• Luis Orlando García.

Una dama en silencio

Tu historia en verdad no sabía de vivencias extremas. Tus peores momentos, nunca habían ido más allá de quedarte sin trabajo y sin dinero una que otra vez.


Tus excelsos saberes te hacían un individuo simple, un neófito de la existencia. Sin embargo aún sin magnánimas cualidades, aunque resultara increíble, lograste vencer el desafío, de tomar de la mano a una dama en silencio. La colmaste de anécdotas amorfas de lo que tú llamabas tus grandes aventuras. Alardeaste de hombría sin calcular cuán mujer era ella.


Presumiste de macho, sin imaginar cuánta hembra había en esa sola fémina. Te autocalificabas, prometías, especulabas...Le hablaste de un futuro que te convertía en pasado. Concluiste que lo habías logrado todo por llevarla a tu cama esa primera noche, y comenzaste a ganar la batalla de confundir sexo con amor, mientras perdías la guerra.


Tan concentrado estabas en tu vigor, que no tuviste tiempo de explorarla zona por zona, de seducirla con los besos que no conocías, de incitarla con las caricias que jamás habías aprendido…y mientras más alto era tu ascenso, más profunda era tu caída entre los brazos de una dama en silencio.


Luego tu embriaguez pretendiendo divertirte, y de inmediato comienzas a ponerle reglas que no venían al caso. Tus exigencias se tornan asombrosas, cual si fueras el esposo que nadie te ha nombrado. Dueño de nada insistes en controlar todo, lo cual corroboras con tus amenazas, en medio de esos gritos delirantes que denominas conversar; hasta que la madrugada se burla de ti, y entrevistándote con el piso culminas durmiendo solo, totalmente ajeno a que una dama en silencio visitaba tu lecho.


Al sol le daba vergüenza despertarte, pero era ya tan entrada la mañana que no tuvo otra opción. Tu cama desordenada como siempre, te había extrañado la noche entera. Las huellas de una transparencia fantasma olían como una mujer. Anteriormente, casi amaneciendo, únicamente los gatos del barrio habían sido testigos, de la escapada silueta de una dama en silencio.

Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020