• Julio González

Un acueducto para Verón-Punta Cana, necesidad impostergable


El Distrito Verón-Punta Cana durante décadas ha esperado por la construcción de una de las obras más significativas, y que cada vez más se hace necesaria. Se trata del acueducto, que es un sistema que permite transportar agua en forma de flujo continuo desde un lugar en el que está accesible en la naturaleza hasta un punto de consumo distante, generalmente una ciudad o poblado.


En mayo del año pasado, el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), mediante resolución administrativa Nº 06/2019, declaró de interés público la iniciativa privada, presentada por la sociedad comercial PCVC Acueductos & Alcantarillados S.A.S., para la concesión de la construcción y operación de un proyecto de acueducto y alcantarillado en el Distrito Municipal Verón-Punta Cana.


El proyecto comprende desde Punta Cana hasta Macao, específicamente en el polo turístico Punta Cana-Macao número 3, abarcando las comunidades de Verón, Friusa, Arena Gorda, Bávaro y Punta Cana. ¿El objetivo? resolver de manera integral el problema de abastecimiento de agua potable en las zonas residenciales, viviendas de bajos ingresos, centros comerciales y complejos turísticos de la zona, así como la recolección y tratamiento de las aguas residuales que se generen. De acuerdo al Inapa,


el proyecto consiste en un sistema de abastecimiento de agua potable, que en su primera etapa, beneficiará a los hoteles, comercios y residencias; proveyéndoles además, de un sistema de recolección y tratamiento de aguas servidas, en cumplimiento de la normativa nacional vigente. Este sistema se abastecería de agua subterránea y los hoteles se integrarían a su red.


El último censo de población de 2010 refleja que residían en la zona más de 54,000 personas, cifra que en la actualidad sería de aproximadamente unos 100,000 habitantes, según cálculos de las autoridades locales. Debido a la falta del servicio, el agua potable consumida en el territorio se extrae de campos de pozos y de sistemas privados, que varios de ellos operan sin control ni supervisión de una entidad reguladora, y podrían generar una sobreexplotación de los acuíferos.


ENFERMEDADES


En los centros de salud pública que existen en la zona diariamente llegan personas con afecciones de la piel, amibiasis y otras enfermedades vinculadas a malestares estomacales. En su gran mayoría, son residentes de las comunidades de Verón y Bávaro. En las Unidades de Atención Primaria (UNAP) la información recopilada por este medio, indica que entre 8 y 10 personas acuden diariamente a estos centros asistenciales con síntomas de escabiosis, amibiasis y diarrea, como consecuencia de la ingesta de agua no tratada.


En el Centro Pediátrico Oscar de la Renta, su directora Julissa Grullón, indicó que entre los meses de abril y septiembre han atendido unos 150 niños con enfermedades del tracto gastrointestinal. No todos los casos están vinculados estrictamente a la ingesta de agua no purificada, pero si en una parte importante se ha confirmado que es la causa principal de los malestares estomacales.


¿QUÉ SE SABE DEL PROYECTO?


Con la llegada de las actuales autoridades, la necesidad de la construcción de un acueducto en Verón-Punta Cana ha resurgido. La obra incluso forma parte de las promesas ofrecidas por el presidente Luís Abinader, durante la campaña electoral, cuando vino dos veces a la zona.


Ha sido además uno de los temas principales entre el sector turístico y el Gobierno, para que ya se puedan dar pasos concretos y materializar la obra. Tanto el gerente general de la Fiduciaria Reservas, Andrés van der Horst, como el director general de Alianzas Público-Privada, Sidmund Freud, han dicho que el acueducto de Verón-Punta Cana será una obra que ejecutará bajo la modalidad público-privada mediante un fidecomiso, al igual otros proyectos de esta magnitud.

Publicidad