• Jean Garrido

Otro problema más entre la NBA y el COVID-19



Nadie dijo que fuese a ser sencillo. Si bien todo apunta a día de hoy a que se reanudará la temporada y tendremos un campeón a finales de verano, el camino hasta llegar a ese momento se sigue mostrando tortuoso.


Hace semanas que la NBA dio permiso a los equipos para abrir sus instalaciones para que los jugadores realizasen entrenamientos voluntarios individuales, siempre obedeciendo las directivas gubernamentales.


Pues bien, 15 días después aún quedan nueve franquicias sin poder llevar a cabo tal parte del plan. Con ese escenario, las organizaciones que aún conviven con las restricciones de sus gobiernos han preguntado a la Liga si los jugadores pueden saltarse el retorno a sus mercados para dar el salto directamente a lo que podría ser un training camp en un lugar intermedio y, de igual manera, hacer lo propio hasta la hipotética sede burbuja; informa Adrian Wojnarowski de ESPN.


El objetivo del tal petición sería tanto minimizar riesgos como evitar lo que podría ser una doble cuarentena.


Los equipos situados en lugares más afectados por el coronavirus tienen una gran cantidad de jugadores fuera de su mercado, y estos, en caso de regresar para los entrenamientos individuales, deberían guardar una cuarentena de unos 14 días antes de poder ejercitarse.


Esta situación se repetiría al llegar a la ciudad burbuja; es decir, hablamos de una doble cuarentena.


Atendiendo a esta demanda, la NBA ya ha comunicado a los equipos que están estudiando posibles soluciones y que dejan abierta la puerta a que esas franquicias se dirijan directamente a las ubicaciones burbuja para iniciar allí sus respectivos training camp.


Ya no hablamos solo de seguridad, sino de equidad en la preparación de los equipos. Según el citado periodista, Knicks, Nets, Celtics y Raptors están entre las franquicias que se han dirigido a la oficina de la Liga planteando este problema.


Ciñéndonos a ellos, podría darse el caso de que la NBA indique a los equipos que a partir del 1 de junio reúnan a sus plantillas en sus mercados; y en ese caso, con las instalaciones cerradas y con una posible cuarentena, estas podrían ver frenada de cuajo su preparación.


Wojnarowski pone el ejemplo de Kyle Lowry, quien a expresado por cuenta propia que ha estado entrenando en Philadelphia y que teme que su trabajo no sirviese para nada si vuelve a Toronto y no puede seguir entrenando durante varios días.


Con este panorama, y a la espera de que la NBA diese permiso de manera oficial, algunos equipos estarían estudiando la posibilidad de realizar sus training camp en paradas provisionales antes de llegar a la sede burbuja, ya sea Disney World en Orlando o Las Vegas. La cuestión es que esto entronca directamente con otro problema, ya que cualquier paso que se dé depende de se decida reanudar la temporada; es decir, con los 30 equipos o con menos.

Publicidad