• Julio González

Maduro y Guaidó enfrentan “guerra del oro” con Trump de por medio


En Londres, una corte abrió el lunes las audiencias entre los delegados del gobierno de Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente de la nación suramericana por más de 50 países, para decidir sobre el oro venezolano depositado en las bóvedas del Banco de Inglaterra, un litigio que en las últimas horas se vio contaminado por declaraciones de Donald Trump.


El presidente de Estados Unidos manejó el domingo una posible reunión con Maduro, al que no reconoce como presidente de Venezuela, lo que fue interpretado como una renuncia al apoyo a Guaidó.


La Casa Blanca luego tuvo que aclarar que el apoyo a Guaidó sigue intacto, y Trump que solo se reuniría con Maduro para fijar los términos de su salida del poder en Venezuela. Esto, cuando tanto Maduro como Guaidó tienen la atención puesta en las audiencias que se abrieron en Londres, por la demanda del Banco Central de Venezuela (BCV), controlado por el gobierno “chavista”, para obligar al Banco de Inglaterra (BOE) a liberar los lingotes de oro que tiene en sus bóvedas.


Los abogados que representan al BCV dicen que necesitan vender el oro, que representa alrededor del 15% de las reservas de Venezuela, para financiar la respuesta del país al coronavirus y mejorar un sistema de salud colapsado. Mientras, los abogados de Guaidó argumentan que buscan proteger el oro y no creen en la versión del régimen de Maduro. El Banco de Inglaterra se ha negado a entregar el oro a Maduro porque el gobierno británico no lo reconoce como presidente de Venezuela.


Así, el inicio de la audiencia vio a los dos equipos legales enfrentándose sobre quién es reconocido como autoridad legítima para mover el oro venezolano. En principio la disputa es por unos 1,000 millones de dólares en oro, de los más de 14,000 millones que tiene Venezuela en el Banco de Inglaterra.


Las audiencias, celebradas por videoconferencia debido a la pandemia de coronavirus, deben durar un máximo de cuatro días, pero se desconoce si el juez Nigel Teare, del juzgado comercial de la Alta Corte de Londres, tomará una decisión inmediatamente después. El BCV, presidido por Calixto Ortega, se querelló en mayo ante dicho tribunal para recuperar 31 toneladas de oro depositado en la institución británica y asegura que lo usará en la “emergencia humanitaria” por la pandemia del coronavirus.


Pero el Banco de Inglaterra afirma verse atrapado entre esta junta directiva del BCV y otra, nombrada por Guaidó, al que medio centenar de países, incluido el Reino Unido, consideran presidente interino de Venezuela hasta que se puedan celebrar elecciones “fiables”.


Por eso, antes de abordar la cuestión de la devolución del oro, el magistrado decidió que se determine, en esta causa a parte, a quién reconoce el tribunal como legítimo representante de la república venezolana, propietaria última de los lingotes. La decisión del tribunal británico puede sentar un importante precedente en relación con otros bienes de Venezuela bloqueados en el extranjero. La causa principal, sobre el retorno de los lingotes, podría prolongarse más allá de septiembre.


¿TRUMP-MADURO?


En medio de este litigio en una corte de Londres, el presidente Trump abrió otra polémica al manejar una posible reunión con Maduro. Sin embargo, luego aclaró que solo se reuniría con el presidente venezolano para conversar sobre su “salida pacífica del poder”.


“Al contrario que la izquierda radical, yo SIEMPRE estaré en contra del socialismo y con el pueblo de Venezuela. ¡Mi Gobierno siempre ha estado del lado de la LIBERTAD y contra el régimen opresor de Maduro! ¡Solo me reuniría con Maduro para abordar un tema: una salida pacífica del poder!”, escribió Trump en Twitter.


Trump reaccionaba así a la entrevista que publicó este domingo el diario digital Axios, y en la que se mostró abierto a reunirse con Maduro, una posibilidad que también barajó durante la Asamblea General de la ONU de 2018, pero que no llegó a producirse.


“Quizá sí pensaría en ello. A Maduro le gustaría reunirse (conmigo). Y yo nunca me opongo a reunirme, muy pocas veces me opongo”, respondió Trump. “Siempre digo que se pierde muy poco con las reuniones. Pero por ahora, les he dicho que no”, agregó el mandatario en aparente referencia a supuestos esfuerzos del chavismo de concertar una cita.


Preguntado en esa entrevista por si se arrepentía de su decisión de respaldar a Guaidó como presidente interino de Venezuela, Trump dijo al principio que “no particularmente”.

Publicidad