• Jean Garrido

Luis Abinader, un mes después: Entre líos políticos y aceptación popular


Gracias al deseo de cambio que tenía y sigue teniendo la mayoría del pueblo dominicano, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) ascendió al Poder Ejecutivo hace 30 días con el presidente Luis Abinader como principal líder, y desde entonces este gobierno ha afrontado retos derivados de un pandemia que aun no cede y confrontaciones dentro y fuera de esa organización.


En estos 30 días, el Gobierno ha tenido que lidiar con escándalos con ribetes de corrupción, aunque la mayoría de ellos aun no adquieren la formalidad de una investigación encaminada por el Ministerio Público.


En estos 30 días, el Pode Ejecutivo también ha denotado confusión en la forma en que habrá de encarar el inicio del año escolar. Esto, además de que dentro del Gobierno se han dado nombramientos cuestionados de parientes, lo que según la opinión pública se puede considerar como una práctica de nepotismo.


Educación


Este sector vive una crisis nunca antes vista en la historia moderna de la República Dominicana, debido a que el covid-19 ha puesto en jaque al pueblo y a todas las instituciones educativas y, además, casos de la enfermedad, más que un nuevo Estado de Emergencia de 45 días y un toque de queda sectorizado.


Desde entonces, el Gobierno ha mostrado luces y sombras de lo que puede ser esta gestión gubernamental. destapó las falsedades de las “promesas cumplidas” del anterior Gobierno.


Para enfrentar dicha situación y con solo una semana de haber tomado posesión, el ministro de educación, Roberto Fulcar, presentó un Plan Nacional de Educación que prometía vencer la crisis e iniciar el año escolar de forma exitosa.


Roberto Fulcar sostuvo que el año escolar iniciaría el 2 de noviembre de forma remota y que llegará a todos los estudiantes del país pese al avance de la pandemia del COVID-19 en el país.


Para ello, el ministro explicó que en los próximos cuatro meses el Gobierno iba a dotar de laptops y tabletas a todos los estudiantes de República Dominicana para impartir las clases virtuales, gracias a la eficiente infraestructura de conectividad con que contaba el país y tanto ostentó el ex presidente Danilo Medina con su afamada República Digital.


No obstante, a pocos días el director del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), Nelson Arroyo, explicó que el año escolar deberá iniciarse en la República Dominicana por radio y televisión, debido a los bajos niveles de conectividad que existen en el país, por lo que puso en la cuerda floja el plan de Roberto Fulcar. Hasta el día del cierre de esta edición, y a menos de dos meses de la fecha prometida, no se ha vuelto a revelar qué medidas tomará el gobierno ante esta problemática.


Covid-19 el “cuco” del nuevo gobierno


Al día del cierre de esta edición, el covid-19 ha infectado a más de 101 mil personas en el país, y entre ellas han fallecido 1914 por culpa del coronavirus y desde que hubo el cambio de Gobierno, no se han tomado medidas innovadoras para aplanar la curva estadística de los casos de la enfermedad, más que un nuevo Estado de Emergencia de 45 días y un toque de queda sectorizado.


Aun así, el ministro de Salud Pública, Plutarco Arias expresó que se logró aplanar la curva de contagios por covid-19 a pesar de que el mes de agosto es que más muerte registró por culpa del coronavirus en el país.


Según expertos en el sector médico, las declaraciones de Plutarco Arias no son del todo ciertas, debido a que si se redujeron los contagios en el país fue por la disminución de las pruebas PCR, entre ellos estuvo el epidemiólogo Carlos Féliz quien manifestó que, a finales de agosto e inicios de septiembre, las pruebas PCR redujeron cerca de un 40%, en comparación con días anteriores.


Por ejemplo, según un análisis realizado por El Tiempo el día 15 de agosto, Salud Pública informó que se habían realizado unas 4 mil 352 pruebas PCR. De este monto, mil 57 resultaron como nuevos positivos. Dos días después, la cantidad de pruebas realizadas fue de 2 mil 407, y por eso se reportaron únicamente 428 casos nuevos de COVID-19.


Aún se desconoce por qué están disminuyendo los números de pruebas PCR, pero el ministro de Salud Pública reiteró que para a mediados del 2021 el país podría estar libre de covid.19, gracias al toque de queda impuesto por el Gobierno y las medidas que se han tomado para evitar la propagación de la enfermedad.


No obstante, cabe destacar que en tiempos de campaña presidencial los principales líderes políticos del PRM, expresaban que los toques de queda impuesto por el Gobierno de Danilo Medina eran innecesarios, y sólo servían de estrategia política para posicionar a Gonzalo Castillo, quien era el candidato presidencial por parte del PLD.


Tanto así, que la Cámara de Diputados no iba a probar más estados de emergencia sugeridos por Danilo Medina, desde entonces los casos de covid-19 se triplicaron, por lo que luego de las elecciones se decretó un nuevo estado de emergencia que fue renovado por 45 días más por Luis Abinader.


Falta de cohesión


Como partido, el PRM está denotando una falta de organización que también ha llegado al Poder Ejecutivo. Muchos perremeistas han demostrado, de forma pública, la decepción que tienen con los nuevos nombramientos del presidente Luis Abinader y los ministros y directores institucionales.


El primero en mostrar su descontento fue uno de los viejos robles del partido y el ex presidente del PRD, Ramón Alburquerque, quien fue designado presidente ejecutivo de la Empresa Generadora Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID) y rechazó el cargo por ser lo “no acordado” en momento de campaña con Luis Abinader.


A partir de entonces se han destapado mucho descontento por integrantes de partidos que esperan un cargo como funcionario público y que aún no se les ha nombrado. No obstante, aunque el presidente Luis Abinader expresó que no existirán despidos masivos de los empleados del Gobierno, existen otros dirigentes políticos que aseguraron que ningún perremeista se quedará sin empleo.


“Compañeros y compañeras no desesperéis, tengan un poco de calma”, fue el llamado de la gobernadora de La Vega, Luisa Altagracia Jiménez Cabrera, a sus compañeros de partido, a quienes les garantizó que no se quedarán fuera del Gobierno el pasado 31 de agosto.


Todo ello denota una falta de comunicación interna en el partido, además que, mientras Luis Abinader busca el apoyo de los demás partidos políticos como el PLD, la Alianza País y la Fuerza del Pueblo, los ministros y viceministros actuales no paran de denunciar de forma pública la mala gestión y presunta corrupción del pasado Gobierno en cada una de sus instituciones.


Hasta el día del cierre de esta edición, un mínimo de 10 ministros y directores de instituciones públicas han denunciado que encontraron irregularidades y deudas altísimas que no logran ser explicadas, además de un gran número de botellas en cada una de sus instituciones. Han pasado 30 días, y el Gobierno aún no ha mostrado una cohesión partidaria ni política.


Además, que, durante esos mismos 30 días, aún no logra establecer una gestión digna de confianza ni mensurada. En 30 días el Gobierno aún no ha realizado ninguna acción que de seguridad de una gestión exitosa, sino que han dejado más sombras que luces en el porvenir.



Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020