• Génesis Pache

Lluvias se convierten en pesadilla para los residentes del sector Domingo Maíz


Cada vez que el cielo se nubla Lidia Mármol debe recoger sus ajuares y elevarlos del piso para que las aguas producto de las lluvias que entran a su casa no le arruine sus trastes. Su hogar se encuentra ubicado en el sector Domingo Maíz de esta zona turística.


Junto a Lidia vive su padre de 96 años, quien no puede valerse por sí solo. Ella ha dedicado su tiempo a cuidarlo quedando a expensas de sus familiares para la manutención de ambos y de la caridad de sus conocidos para llevarle al doctor cada vez que tiene una complicación de salud.


Su pequeña casita de madera es propia, pero luce los estragos dejados por las lluvias más recientes de la tormenta Laura. El piso de cemento aun luce con lodo y las goteras en el zinc del techo se observan claramente debido a la entrada de la luz del sol.


Lidia ha optado por amarrar una cubeta en una de las goteras más grandes para evitar que toda el agua se derrame en su pequeña habitación. Aun sus ropas y demás están amontonados en espera de que no vuelva a llover para poder colocarlos en su lugar.


Junto a la casa de Lidia hay al menos cuatro más. Según ella misma señala en el patio que comparten hay unas cuatro habitaciones más una casa en la que el agua penetra. Lidia señala que las autoridades no le han visitado.


Y que ella en una ocasión visitó la Junta Municipal para dar a conocer la situación en la que vivía. Al ser cuestionada sobre el daño a sus electrodomésticos por las lluvias dijo que “todavía no yo siempre engancho todo. Cada vez que llueve se mete el agua aquí”.


Al igual que ella están varios haitianos que viven junto a su familia en varias casitas que han quedado por debajo del nivel de la vía que se hizo en ese sector. Ellos dijeron a este medio que sus camas se les mojan cada vez que llueve, pues el patio se inunda con facilidad y el agua entra a sus casitas hechas de madera y de zinc. El sector Domingo Maíz ha sido asfaltado en casi todas sus calles.


La altura a la que está el asfalto hace que algunas casitas de madera queden en desnivel con la vía y por ende el corre hacia allá.


En esta situación de inundación se encuentran al menos 12 casas del sector Domingo Maíz. Los patios de esas casas, que se encuentran prácticamente juntas, permanecen llenos de lodo y con charcos como resultado de las lluvias acaecidas.


La temporada ciclónica 2020 es una de las más activas de los últimos años. Se espera que se formarán de 13 a 19 tormentas, de las cuales de 6 a 10 se convertirían en huracanes y tendrán vientos de al menos 120 kilómetros por hora.


Hasta el momento se han formado unas trece tormentas y la temporada ciclónica que empezó el 01 de junio termina el 30 de noviembre.

Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020