• Nancy González

Las mismas obras pendientes a tres días de las elecciones


El Distrito Turístico Verón-Punta Cana, por lo que representa económicamente para las arcas recaudadoras del Gobierno, se ha consolidado como una de las zonas más importantes de República Dominicana. Sin embargo, sigue carente de algunas infraestructuras. La expansión territorial en ese sentido juega un papel importante.


Hace 25 años en estas tierras apenas empezaban a construirse hoteles. Hoy en día puede apreciarse a simple vista, el desarrollo que ha experimentado este distrito perteneciente a la provincia La Altagracia. Tal comportamiento también se refleja en términos estadísticos. Según el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (Mepyd), dicha provincia registra un crecimiento anual de un 6.262%, porcentaje del cual Verón-Punta Cana es parte.


En términos económicos también se puede apreciar su importancia. Pues Verón-Punta Cana aporta entre un 15% y 17% al producto interno bruto (PIB). No obstante, conforme con el Presupuesto General del Estado, este año solo le fue otorgado el manejo de 39 millones 939 mil 120 pesos, lo que representa menos de un uno por ciento del Presupuesto.


En ese proyecto además se contempla la construcción del destacamento de la Policía Nacional en Verón, por 3 millones 024 mil 790 pesos; dos estancias infantiles, una valorada en 2 millones de pesos y otra por encima de los 10 millones de pesos, así como su equipamiento que superan los 24 mil pesos; y la construcción de la circunvalación entre las carreteras Higüey - La Otra Banda – Verón, por 100 millones de pesos. Al menos esta última obra no se ha iniciado en lo que va de año.


En ese sentido, es preciso recordar que al inicio del primer trimestre del corriente, llegó la pandemia del coronavirus a República Dominicana. De manera que se vieron paralizadas la mayoría de las actividades económicas y de construcción, aunque paulatinamente se han ido reactivando luego de iniciar la desescalada.


AÑO ELECTORAL


El país arriba este domingo a unas nuevas elecciones presidenciales y congresuales, pero estas vuelven a encontrar esta zona con una larga lista de obras pendientes. Varios candidatos se disputan la presidencia y el Congreso Nacional.


El desafío en este sentido podría centrarse en dar solución a las necesidades de este Distrito. Para ello habría que considerar el aporte de Verón-Punta Cana genera al PIB, pero en términos electorales los números no suman igual. Este distrito apenas suma unas 24 mil 435 personas habilitadas en el padrón electoral, y de ellas, un gran porcentaje se abstiene de votar.


Y es que, esto se relaciona, porque al momento de los diferentes candidatos presentar sus propuestas a nivel presidencial, optan por las grandes ciudades como Santo Domingo, Santiago, y otras localidades en las que pudieran conquistar una mayor cantidad de votos. Lo que les representa Verón-Punta Cana es un porcentaje muy bajo, con relación a las otras demarcaciones.


Por eso suele notarse la presencia de los diferentes candidatos en los últimos días de sus campañas políticas. De Verón-Punta Cana ser un padrón electoral mucho más elevado, se pudiera decir como el refrán… “Otro gallo cantaría.”


CUENTAS PENDIENTES


El rosario de cuentas pendientes en esta localidad es largo. Un ejemplo de ello es el levantamiento del hospital de Verón-Punta Cana. Esta obra presupuestada en 2019 por 367 millones 200 mil pesos, inició su construcción a finales del mismo año, pero a la fecha se continúa con las labores y no se ha definido una fecha para su terminación y entrega.

La falta de un sistema de alcantarillado en la zona, hace que las calles principales se inunden de agua cuando llueve.

Otra obra pendiente, más no contemplada todavía en el Presupuesto General del Estado, es la construcción de un acueducto para el abastecimiento del agua en la zona. En 2019 el Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarilldos (Inapa), publicó una resolución (Nº 06/2019) en la que se declaraba de interés público la concesión de un proyecto de esta naturaleza. Hasta ahora no se ha dado a conocer cuando se iniciarían los movimientos que permitan a Verón-Punta Cana dotarse de este servicio básico y de interés colectivo.


Igualmente sucede con el sistema de alcantarillado, que al adecuarse eliminarían las inundaciones que se forman en las calles principales de Verón y Bávaro cuando llueve. Según Inapa, para entonces también se contemplaba esta construcción comprendida entre Punta Cana y Macao, pero todavía no se han iniciado las gestiones pertinentes.

Tampoco se han presentado soluciones viables por parte del Gobierno, para remediar definitivamente el problema que supone basura en el vertedero de Guiri-Gui. Este afluente de desechos sólidos fue intervenido hace alrededor de dos años, a través del Plan Dominicana Limpia.


Desde entonces no ha sido tratado. De hecho, recientemente se incendió durante los días de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Quienes viven en los alrededores son los más afectados cuando ocurren siniestros en este lugar. A estos le siguen los hoteles donde se alojan cientos de turistas, y los propios ciudadanos de la zona turística, pero todavía no se ha dado una solución terminante al cúmulo de basura que allí se maneja.


ESCUELAS Y PLANES SOCIALES


En otro orden figuran las escuelas. El inicio del año escolar 2019-2020, en esta zona fue marcado por un listado de más de 200 niños que no podrían acceder a sus enseñanzas. Esto fue debido a la acostumbrada falta de cupos que se da en los centros educativos.


Con la llegada del coronavirus, también se añadió otra complicación. Las clases serían virtuales y con una carencia de equipos y conocimientos necesarios en muchos de los alumnos.

La escuela del sector Nuevo Amanecer tiene varios años construyéndose y aún está paralizada.

Rodeados de este déficit educativo también afectado por la falta de maestros, los estudiantes deberán iniciar un año escolar nuevo, según los dictámenes del Ministerio de Educación. Mientras esto sucede, hay una escuela que lleva años levantándose en el sector Nuevo Amanecer de Verón. En el mismo vaivén se encuentran los programas sociales.


Este año por la pandemia, el presidente Danilo Medina anunció que el Plan Social de la Presidencia estaba en capacidad de servir a 45 mil familias cada día.

Sin embargo, sin desconocimiento de razones, las ayudas no llegan a Verón-Punta Cana. El sector privado en conjunto con líderes comunitarios han sido los que han asumido esta responsabilidad social en la zona.


Han llevado tanto alimentos cocidos como raciones crudas, a lugares como Monte Verde, el Hoyo y Los Altos de Friusa, entre otros barrios necesitados de Verón.

Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020