• Génesis Pache

Genera confusión fecha de inicio del próximo año escolar



Pese a que el futuro ministro de Educación, Roberto Fulcar, dijo que el año escolar 2020-2021 iniciaría en agosto, muchas son las dudas que mantienen padres, estudiantes y profesores con la pandemia del coronavirus en su punto más alto desde su primera aparición en tierra dominicana en marzo pasado. La fecha pautada para el inicio de las clases es el próximo 24 de agosto.


Las actuales autoridades de Educación, así como las recién designadas, han dicho que el año escolar será semi presencial. Pero, ¿tiene el país las condiciones para ello? ¿Cuenta el país con lo necesario para llevar un año escolar virtual o semi presencial? La respuesta, basada en lo acontecido en el recién culminado año escolar 2019-2020, seria no.


Esto así, debido a que se repartió cierta cantidad de laptops y tablets en algunas localidades del país, pero restan grandes cantidades de alumnos que aún no cuentan con las herramientas necesarias para recibir docencia de forma digital.


El año escolar 2019-2020 finalizó de forma atropellada, pues desde mediados de marzo las clases presenciales se suspendieron, quedando los estudiantes de menos recursos económicos a merced de enseñanzas virtuales. En algunos casos, el estudiantado contaba con computadoras, tablets e internet en sus hogares para realizar sus clases, pero en muchos otros casos no.


DIFICULTADES EN VERÓN PUNTA CANA


En esta zona turística sólo el liceo Francisco del Rosario Sánchez había sido beneficiado con la entrega de computadoras, tanto a docente como a alumnos, por lo que la enseñanza a distancia se pudo desarrollar. El resto de los centros educativos no tenía estas facilidades, por lo que usaban la aplicación de Whatsapp para el envío de tareas.


Planteles como Los Manantiales, Verón I, Verón II, Escuela Básica Manuel de Jesús Guerrero (Punta Cana I), Cabeza de Toro, El Cortecito, Friusa, Macao y La Ceiba, no habían sido beneficiados con estas entregas de equipos y hasta la fecha no los han recibido. Hace unas semanas el Minerd hizo entrega de 14 mil computadoras, y de ellas ninguna llegó a las escuelas ni liceos de Verón-Punta Cana, puesto que varios directores expresaron que no habían recibido nada al respecto.


Además del Minerd entregar 14 mil computadoras a distintos estudiantes en el Multiuso Leo Tavares de Higüey, se dieron 11 mil computadoras portátiles pequeñas para los padres, y otras tres mil laptops de última generación para los profesores. Otras dificultades que tienen los planteles de esta zona de Verón-Punta Cana son la condición deficiente de sus infraestructuras, principalmente en los baños y la falta de comedores escolares en los casos donde hay Tanda Extendida.


Hay escuelas en esta localidad que empresas y fundaciones han tenido que hacerse cargo de la reparación de sus baños y del suministro de agua. Cabe destacar que una de las principales condiciones que debe tener un plantel es agua, pues para prevenir el coronavirus las personas deben lavarse constantemente las manos. La sobre población estudiantil en las escuelas de Verón-Punta Cana es otras de las dificultades que deberán enfrentar las autoridades educativas.


En casi todas las escuelas y liceos de esta localidad la cantidad de alumnos sobrepasa el espacio que tiene disponible cada plantel. Hay niveles donde el estudiantado sobre pasa los 40 y 50 por aula, lo que representa gran peligro pues otra de las principales medidas que se han adoptado contra el covid-19 es el distanciamiento social, y en aulas pequeñas con grandes cantidades de alumnos esto resultaría imposible.


EFECTOS PSICOLÓGICOS


La psicóloga Rosanna Gerónimo, quien labora en un colegio de esta zona de Verón-Punta Cana, señaló que esta situación que se está viviendo es una espada de doble filo. Pues, el cierre abrupto del año escolar 2019-2020 estuvo lleno de dificultades y deficiencias, pero la población estudiantil aprendió una nueva modalidad de estudiar.


“Si hay muchas consecuencias, para los niños va a ser muy cuesta arriba iniciar ahora el año escolar. Después de un periodo de confinamiento de tanto tiempo encerrado, ahora van a tener que adaptarse una vez más confrontando los problemas que adquirieron durante ese periodo de encierro”, detalló la psicóloga.


Gerónimo también dijo que para los alumnos el simple hecho de saber que viene un año escolar incierto donde ellos ya saben que tendrán que usar mascarilla, ya eso le está causando malestar. “Otra cosa es que alumnos que iban a reprobar porque sus calificaciones y su rendimiento fue muy pésimo durante el año hubo que pasarlos.


Vamos a tener mucho trabajo el próximo año escolar”, explicó Gerónimo. La psicóloga también indicó que ya han enfrentado problemas con adolescentes que no quieren volver al colegio y por tal razón no fueron a tomar los exámenes. Actualmente están con bastante depresión y sin querer estudiar. Destacó que habrá mucho estrés post traumático en los jóvenes.


Gerónimo cree que los alumnos no estarán en condiciones de recibir las enseñanzas que faltaron por dárseles el año escolar pasado por la pandemia. Consideró que en años normales a algunos estudiantes le da brega asimilar los contenidos, aún más será con estas dificultades que hay ahora. Finalmente precisó que “va a haber un vacío enorme en la educación este año y no vamos a saber cómo llenarlo”.


UN PROTOCOLO

Según notas dadas a conocer por el Ministerio de Educación (Minerd) ya hay un protocolo elaborado por la delegación conformada por el Consejo Nacional de Educación, para que sea viable el año escolar 2020- 2021 durante la pandemia por COVID-19.


El protocolo contiene las variables de este nuevo periodo escolar, además de un listado de las necesidades principales de algunos centros educativos para garantizar la salud de todos. Luego de una de las reuniones de los integrantes de las comisiones para la transición en el Minerd, estos informaron que las soluciones que habían buscado eran para garantizar que inicie el año escolar sin contratiempos, por lo que las nuevas autoridades ya tienen un levantamiento con cada escuela y sus necesidades, lo que implica que, en su momento, se requieran otras medidas para establecer soluciones definitivas.


Tanto la comisión del Gobierno saliente como la del entrante acordaron reunirse tres veces por semana, así como realizar todas las sesiones extras que se requieran, a los fines de establecer fluidez en la emisión y recepción de informaciones. También las autoridades entrantes dispusieron la creación de 21 subcomisiones, cada una por viceministerios, instituciones descentralizadas, direcciones y departamentos de significativa importancia para la administración del Minerd.


Pese a que el protocolo ya se trabajó, aun no se ha dado a conocer, por lo que la comunidad educativa aun está a la expectativa de cómo se hará todo ante esta nueva realidad.

Publicidad