• Jean Garrido

El mandato presidencial de Luis Abinader no será un jardín de rosas


Luis Abinader será el próximo presidente de la República Dominicana y estamos a un mes y 10 días de que tome posesión el 16 de agosto.


No obstante Luis Abinader y su gobierno estarán observados bajo una lupa controlada, principalmente, por la población dominicana y, por que no, también por la oposición. En ese sentido, existen cuatro temas claves e importantes que definirán el éxito de su mandato presidencial y que favorecerán una hipotética reelección de Abinader.


La corrupción, salubridad, pobreza y educación, serán los principales aspectos críticos que tendrá que enfrentar el ya 54° presidente de la República Dominicana.


Corrupción


Existen muchos casos de corrupción que se han quedado en el aire y que el actual Gobierno no logró resolver o no mostró el interés en hacerlo. Se podría decir que la principal materia por resolver por Luis Abinader es la corrupción e impunidad política.


Existen muchos casos que deben resolverse como el caso Odebretch, Tres Brazos, OISOE, el narcotráfico, entre muchos otros.


Todos esos casos de corrupción anteriormente mencionados ocurrieron durante los gobiernos de Leonel Fernández y Danilo Medina, quien aún preside.


Ya lo mencionó Roberto Fulcar, coordinador de campaña de Luis Abinader, hace unas semanas "Los casos de Obdebretch y OISOE restan credidibilidad al PLD y su gobierno".



Salubridad


Luis Abinader tomará posesión en medio de una pandemia mundial que está azotando fuertemente al sistema de salud dominicano.


En ese sentido, los casos de covid-19 siguen en aumento. El virus tiene cuatro días consecutivos superando los 800 casos diarios de infectados y más de 800 dominicanos han fallecido por culpa del mismo.


Al inicio de su campaña presidencial el covid-19 no existía y las propuestas de Luis no estuvieron enfocadas en hacerle frente a la pandemia, pero hoy día la realidad es otra y el virus convive con los dominicanos.


Hasta el momento el futuro mandatario no ha propuesto nada para afrontar la situación del covid-19, propuestas que deberían empezar a ejecutarse en sus primeros 100 días de campaña.


Pobreza


En seguimiento con las consecuencias del covid-19, la propagación del virus tanto en República Dominicana, como en el mundo, a parte del sistema sanitario también traerá repercusiones económicas.


Desde que se detecto el primer caso de covid-19 en febrero del presente año y el gobierno decretó el estado de emergencia nacional el 19 de marzo, en el país se han perdido más de 450 mil empleos, más de 50 mil empresas han pedido que se extiendan los periodos de suspensiones laborales y se espera que exista una recesión económica de un 2.0%.


Pero no solo eso, desde antes de la pandemia, la nación dominicana, a pesar de que se expresaba constantemente el "milagro dominicano" de la economía latinoamericana, por el gran crecimiento económico del país, la pobreza y la desigualdad social aún seguían y siguen siendo un problema nacional.


En los índices de Pobrezas estamos cercanos al fondo. Ocupamos el lugar 18 en Sur y Centroamérica; nuestra expectativa de vida no llega a los 74 años, mientras que en otros países de la región ya superan los 78.  En cuanto a mortalidad infantil, todavía estamos en 22.7 por mil nacidos. Costa Rica está en 15, Panamá en 13, Nicaragua en 12, y Uruguay en 6.


En el Índice de Desarrollo Humano ocupamos el puesto 89 en el mundo, y el 12 en Iberoamérica. Nos superan Ecuador, Colombia, Costa Rica, México, Brasil, Panamá y Cuba.


Educación


República Dominicana es uno de los países más pobres de Latinoamérica cuando de educación se refiere. el gobierno de Danilo Medina se enfocó en la creación de infraestructuras como escuelas, liceos y politécnicos, no obstante ha sido bastante criticado por las carencias de la capacidad profesoral.


Y es que recientemente obtuvimos los resultados más bajos de la prueba PISA (Evaluación Internacional de Alumnos) realizada entre jóvenes de 15 años que cursan el bachillerato y además, fueron muy bajas las calificaciones de competencia de nuestra educación superior y de nuestros maestros.


En otro sentido, también existen otros temas a los que tendrá que enfrentarse Luis Abinader, tales como la delincuencia, el transporte y la desconfianza de las autoridades policiales.

Publicidad