• Génesis Pache

Cierre de UNAP Bávaro por robo aumenta demanda de vacunación en Centro Pediátrico


La inhabilitación de las instalaciones donde funcionaba la Unidad de Atención Primaria (UNAP) de Bávaro, tras el robo cometido recientemente en este lugar, ha incrementado la demanda en vacunación y otros servicios a los niños que ofrece el Centro Pediátrico Oscar de la Renta, ubicado en Verón.


Muchas madres residentes de las comunidades de Friusa, Mata Mosquitos, El Cortecito, El Ejecutivo y zonas aledañas, tienen que salir bien temprano en la mañana para trasladarse a Verón y poder obtener uno de los 50 números que diariamente se distribuyen para poder vacunar a sus hijos.


Algunas de estas madres son de bajos recursos económicos, lo cual dificulta la posibilidad de llegar desde Friusa o sus alrededores, pues muchas de ellas han tenido que dar incluso varios viajes, ya que cuando llegan al Centro Pediátrico Oscar de la Renta los números para la vacunación de niños han sido repartidos, por lo que tienen que volver al día siguiente.


La subdirectora de este centro, Mayerlin Peña, expresó que vacunan 50 niños diariamente (40 en la mañana y 10 en la tarde), pero la demanda ahora es mayor, porque la UNAP de Bávaro, que vacunaba a los niños de las comunidades de esa zona, no está prestando estos servicios luego del robo de insumos y equipos médicos de que fue víctima ese centro.


“Tenemos una sobrecarga de pacientes, pero el Servicio Nacional de Salud (SNS) está trabajando para que se pueda asignar una enfermera para suplir esa necesidad extra con los niños que vacunamos de Bávaro”, indicó Peña.


Explicó que la mayor demanda en los servicios del centro es en la vacunación de niños (recién nacidos, un año, año y medio, cuatro años y catorce años). Esta área específicamente presta sus servicios en el horario de la mañana, de lunes a viernes, a partir de las 8:00 de la mañana.


A las 7:15 de la mañana empieza la organización de las personas, para mantener el orden y el distanciamiento social, y además inicia la distribución de los tickets. El Centro Pediátrico Oscar de la Renta es el único en la zona que gratuitamente ofrece estos servicios a la población. Pero la demanda en la vacunación, con el cierre de la UNAP de Bávaro, diariamente dobla el número de los pacientes estipulados a atender.


RECORRIDO FORZOSO


Para una madre o padre con pocos recursos económicos, trasladarse de Bávaro a Verón no es nada fácil, más cuando no ha llegado a tiempo al Centro Pediátrico Oscar de la Renta para obtener uno de los 50 tickets que diariamente se reparten.


Tal es el caso de la madre Escarlet Guzmán, quien vive en las cercanías de Los Corales. Salió de su casa a las 6:00 de la mañana, y mientras esperaba una unidad de transporte público, más el recorrido hasta Verón, llegó al Centro Pediátrico a las 7:45 de la mañana, pero no le dio tiempo a conseguir un ticket. Guzmán es peluquera y acudió al centro de salud a ponerle la vacuna del año a su hija. La primera vacuna fue aplicada en la UNAP de Bávaro.


“Es el segundo día que vengo y no he llegado a tiempo, y son más de 100 pesos diarios que he gastado sólo en transporte, aparte de agua y otras cosas que necesita la niña cuando estoy con ella en la calle”, señaló Guzmán. Diana Jiménez, habitante de la avenida España, cerca de la Plaza Bávaro, es otra de las madres que acudió a vacunar a su hijo de un año.


Desde el viernes lo estaba intentando, pero llegaba tarde, hasta que el pasado martes logró estar en el Centro Pediátrico ante de las 7:00 de la mañana. “Las otras veces venía pagando pasaje, sin embargo el martes un vecino se ofreció en su vehículo a traerme, y así fue que pude llegar temprano”, dijo Guzmán.

Publicidad