• Nancy González

Aspirantes a empleo del gobierno son desafiados por cambios institucionales


Luego de un proceso arduo de campaña electoral, quienes afincaron sus esfuerzos en el proceso, esperan que su candidato ganador les tome en cuenta para algún puesto.

Para citar un ejemplo, el encargado de recibir documentos laborales en el Distrito Turístico Verón-Punta Cana, La Altagracia, es Juan Francisco (Franco) Cedeño. Este asegura en esta zona tienen una estructura amplia de compañeros, ya que “solamente entre delegados, suplentes y gerentes de recintos estamos hablando que sobrepasan los 100.”

Por años esta ha sido una práctica común apoyada desde diferentes estructuras políticas. De ahí a que el Partido Revolucionario Moderno (PRM), organizara comisiones por provincias, municipios y distritos, que puedan depurar los currículos de quienes aspiran hacia algún puesto.

El impasse en este proceso es que, se desconoce cuáles son los puestos disponibles. Es decir, los aspirantes a un empleo presentan sus documentos, rellenan un formulario en el que indican donde les gustaría colaborar, pero no saben si aplican para una vacante realmente libre.

A nivel provincial, el abogado Lenin Carpio, también dirigente del PRM y coordinador de campaña en la provincia La Altagracia, promedia la existencia de unas mil personas o más.

Un dato para recordar es que antes de la toma de posesión del presidente electo, Luis Abinader, este informó sobre la eliminación o fusión de algunas instituciones. Partiendo de ese punto, y en esas condiciones, se desconoce efectivamente cuáles son los puestos de trabajo disponibles.

En ese caso se estaría hablando de miles de personas desempleadas, a las cuales se tendrían que sumar las que ahora aspiran a un empleo en el gobierno. Todo esto precisamente cuando arrecia la pandemia del coronavirus COVID-19, que ha provocado una crisis en diferentes sectores económicos del país.

Publicidad