• Jean Garrido

ALGO MÁSQUE PALABRAS

La realidad nos ha impuesto un cambio de actitud. Hace tiempo que hemos perdido la orientación, el buen estilo de hacerse todo en todos, de compartir y de dejarnos acompañar.


Con el embarazoso impacto de la crisis COVID-19 en todas las sociedades del mundo, hay que tomar otro espíritu, al menos para que ganemos en confianza, y aglutinemos una mayor cooperación entre todos, a fin de que las naciones mejoren el propio bienestar social de sus moradores, pues aunque en el mundo hay alimentos suficientes, hay un problema de acceso por parte de un nutrido sector de la población, que aunque ya venían atravesando la pesada epidemia de la exclusión, ahora se ha agravado como indica el último informe de la agencia de la ONU para la alimentación.


Desde luego, no podemos continuar bajo el lenguaje de la superficialidad, o del dejar hacer, hemos de exigirnos, por propia conciencia humana, ser más coherentes entre lo que decimos y hacemos, y también propiciar otros impulsos más auténticos encaminados a esa unidad y unión, que hoy se requiere más que nunca, cuando el tejido social se está rasgando y la gente está sufriendo como jamás.


Nuestro mundo se enfrenta a muchos enemigos comunes; ya no solo estamos en guerra con un virus, también estamos en contienda permanente con nuestros seres más próximos, a los que apenas les prestamos tiempo y atención. Está visto que el presente solo se forma con el fondo del ayer, y lo que se encuentra como consecuencia estaba ya en la motivación.


Por tanto, produzcamos menos enfrentamientos y más encuentros. Motivemos ese otro mundo posible en base a la concordia entre análogos. Si conociéramos el verdadero fondo de todo tendríamos clemencia hasta de los nubarrones. Sin duda, el cielo se gana con trabajo y constancia.


Por desgracia, tenemos unos dirigentes que suelen caer siempre en lo mismo, en el absurdo, suelen prometer lo que no está en los escritos y algunos hasta se ponen a construir puentes aunque el río no exista.


Ante esta atmósfera tan degradada, por su necedad y falta de principios, urge un cambio de formas de ser, cuando menos más solidarias, máxime en un momento en el que millones de trabajadores migrantes están perdiendo sus empleos, y muchas familias que dependen de las remesas son empujadas repentinamente por debajo del umbral de la indigencia.


Nuevas estimaciones del Fondo Monetario Internacional indican, precisamente, que cerca de cien millones de personas de todo el mundo podrían caer en la pobreza extrema, suprimiendo así todos los avances en la reducción de la estrechez logrados en los últimos tres años.


Por esta razón, todos debemos de hacer más, cada cual desde su posición, para promover una recuperación más inclusiva, que beneficie a todos los segmentos de la sociedad. Decirlo es fácil, hacerlo no tanto.

Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020