• Jean Garrido

¡A votar!


¡La mesa está servida! Tal y como se anunció en el mes de abril, las reprogramadas elecciones presidenciales y congresuales serán este domingo, en medio de una crisis sanitaria por los miles de contagios del virus COVID-19 y con las expectativas puestas principalmente en quien será el próximo que gobierne desde el Palacio Nacional.


Dentro de tres días, unos 7 millones 529 mil 932 dominicanos elegirán sus autoridades legislativas y presidenciales para el período 2020-2024. La Constitución, en su artículo 209, establece que estas elecciones debieron realizarse el pasado 17 de mayo.


Pero, la grave situación sanitaria obligó a la histórica declaratoria del estado de emergencia nacional, desde el pasado 19 de marzo, y a posponerlas para este 5 de julio. En estos comicios, se escogerán 32 senadores y 190 diputados, de los cuales 7 son de ultramar, para representar a las diásporas y otros 20 diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacen).


No obstante, el epicentro del proselitismo y principal objetivo político son las candidaturas presidenciales. Están participando 27 partidos con 6 diferentes aspirantes a jefe del Estado dominicano: Gonzalo Castillo, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y 9 aliados; Luís Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y 8 aliados; Leonel Fernández, de La Fuerza del Pueblo y 6 aliados; Guillermo Moreno, de Alianza País; Ismael Reyes, del Partido Democrata Institucional (PDI) y Juan Cohén, del Partido Nacional Voluntad Ciudadana (PNVC).


Los tres primeros (Gonzalo Castillo, Luís Abinader y Leonel Fernández) son los que han dominado el panorama político durante los últimos meses, pues cada uno de ellos han estado mano a mano en múltiples propuestas, pero también en dimes y diretes, donde fue incluido hasta el narcotráfico.


En esta oportunidad y a diferencia del año 2016, el PLD que se ha mostrado solido durante casi 20 años, va totalmente fragmentado para estas elecciones. Desde octubre del 2019, cuando Leonel Fernández perdió los comicios primarios del partido morado, esta organización se dividió y el tres veces presidente de la República, creó la organización La Fuerza del Pueblo para agrupar a todos sus seguidores.


Esto hizo que la oposición política quedara ahora compuesta por dos grandes bloques, pero con un mismo objetivo: sacar al partido de Gobierno del poder. Desde abril hasta el pasado fin de semana, ya se han publicado unos 39 resultados de diferentes encuestas y sondeos, alternándose en el primer lugar.


Las empresas encuestadoras que gozan de mayor credibilidad han presentado, en forma sostenida, al bloque PRM-Abinader como ganador en primera vuelta con un amplio margen de su principal competidor, Gonzalo Castillo. Esto ha hecho que el propio presidente de la República, Danilo Medina, quien gobierna desde el año 2012, haya anunciado su participación directa en las calles para reforzar el respaldo a su candidato, que es Castillo.


Mientras Leonel como parte de su estrategia ha endurecido su discurso en contra de la gestión del PLD. Sectores de esta organización y de La Fuerza del Pueblo coinciden en que será en una segunda vuelta que se decidirán las elecciones con el argumento que “donde hay tres fuerzas políticas es imposible que un candidato gane en primera vuelta”.


Desde este 5 julio, día de las elecciones, el tiempo transcurrido será de 24 días, poco más de tres semanas, para la celebración de una posible segunda vuelta, que según las firmas Gallup y Greemberg, también las ganaría Abinader con un 56%. Como consecuencia de la presencia del virus COVID-19 en el país, las diferentes campañas, tanto en sus formas como en sus contenidos, se distancian en mucho de todas las anteriores en República Dominicana.


Desaparecieron los mítines, las grandes marchas, largas caravanas de vehículos y las concentraciones multitudinarias, dando paso al uso intensivo de las vallas y afiches en árboles y paredes, presencia en los medios de comunicación e importantizando a las redes sociales.


Durante esta atípica campaña, con el pretexto de la solidaridad con los afectados económicamente por el virus, resurgió la modalidad del clientelismo y asistencialismo con propósitos de conquistar adhesiones entre los electores, ubicados en las franjas sociales más vulnerables de la sociedad.


EN LA ALTAGRACIA


En la provincia La Altagracia las expectativas en torno a este proceso comicial están más dirigidas a los candidatos senatoriales, por los siguientes factores: Amable Aristy es quien ha sido senador de esta demarcación por 30 años (1990, 1994, 1998, 2002, 2006, 2010 y 2016) y en esta contienda tiene como principal rival al doctor Virgilio Cedano, hombre muy conocido no solo del ámbito de la salud, sino también de la gestión pública y apoyado por figuras como el candidato presidencial Luís Abinader y el alcalde del municipio Higüey, Rafael Barón Duluc.


En esta campaña las sorpresas no se hicieron esperar a nivel de la aspiración senatorial altagraciana, Aristy luego de mes y medio de haber perdido su hija la Alcaldía de Higüey, anuncia el rompimiento de la alianza con el PLD que tenía para apoyar su candidatura y además manifiesta su apoyo a Luis Abinader.


Así surge Robert de la Cruz, como sustituto de Amable en la aspiración senatorial del PLD, quien desde el año 2012 ha sido el hombre de confianza del presidente Medina, siendo su asistente.


De la Cruz ha sido fuertemente promovido a partir del mes de mayo por figuras significativas de la política nacional y local, como el candidato Gonzalo Castillo, el director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez (Manolito), los diputados Juan Julio Campos y Hamlet Melo.


¿Podrá Robert de la Cruz o Virgilio Cedano acabar con 30 años de la senaduría de Aristy? Es la gran pregunta que surge de los electores altagracianos y más por los resultados de los sufragios municipales de marzo, donde Karina perdió por más de 10 puntos porcentuales con Rafael Barón.


Sondeos realizados recientemente dan ventaja a Cedano, pero en segundo lugar está Aristy en la preferencia del electorado.


VOTANTES


En las elecciones presidenciales y congresuales de este domingo, está hábil para votar, en La Altagracia, un universo de personas de 168 mil 754; 106 recintos y 352 colegios electorales.


La mayoría de los votantes se encuentran en Salvaleón de Higüey con 118,865 sufragantes; en segundo lugar con gran número de electores está el Distrito Verón-Punta Cana, con 24,435; luego el Distrito La Otra Banda con 10,226 y Las Lagunas de Nisibón con 6,869.


En San Rafael del Yuma votan unos 5,737 electores; 1,684 en Boca de Yuma y unos 1,382 en Bayahibe. A partir del martes, el proceso electoral pasó a estar bajo control de las 158 juntas municipales, que se encargaron de repartir el material necesario a cada uno de los funcionarios de los colegios electorales para los comicios presidenciales y congresuales del próximo domingo.


En los comicios, funcionarán a nivel nacional 16,001 colegios electorales en el orden local distribuidos en 4,168 recintos, en el caso del exterior serán 1,099 mesas ubicadas en 277 recintos. Los votantes elegirán los cargos de: presidente de la República, diputados y senadores.

Publicidad

Carretera Veron-Punta Cana, próximo al cruce de Verón, Grupo de Medios EB, La Altagracia, República Dominicana

En colaboración con Naranja China 2020