JBavaro Banner 728x90

Ynomary Fermín, una madre que ha criado a sus hijos afrontando el lado gris de la vida

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Ynomary Fermín junto a sus tres hijos y su actual esposo.

Punta Cana. A propósito de que este domingo se celebra el Día de las Madres en este país, es propicio reconocer a mujeres que han dado el todo por el todo para sacar a sus familias adelante sin importar las adversidades de la vida.

Ese es el caso de Ynomary Fermín, madre de tres hijos y gerente financiero de Brisas del Caribe Corporation, una empresa dedicada a la venta de artesanías dentro del Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC).

Ella representa el modelo de madre que destaca en el ámbito profesional y se desarrolla como tal, a la par de que cumple con su rol de madre dedicada.

Sus tres hijos son, Stefany, de 27 años; Gustavo Adolfo, de 24, y Carlos Daniel, de 19, a quienes ha criado con gran esfuerzo y dedicación. Ynomary ha sabido combinar perfectamente sus dos facetas y destacar en cada una de ellas.

Para esta madre, todo ha sido una labor de mucho amor y sacrificio, pero sobre todo con el deseo de echar hacia adelante. Todo su empeño ha estado en sacar a sus hijos adelante, brindándoles una educación que, según ella, mejor no pudo haber sido, por el entorno en el que han crecido. Sus tres hijos son bilingües.

En el año 2009, la vida de Ynomay y sus tres hijos cambió por completo. El padre de ellos y esposo en aquel entonces, murió. “Siempre digo que es un antes y un después. Aquel golpe inesperado realmente hizo sacar esa fortaleza, pero claro está, sin la ayuda de Dios no hubiera sido posible”, comenta.

A raíz de esa pérdida, Ynomary debió pasar por muchas situaciones difíciles que le dieron el coraje para afrontar todo lo demás. En ese trascurrir, sufrió engaños, decepciones y a la vez obtuvo fuerza y apoyo de personas que la querían y le demostraron que estaban ahí, para apoyarla.

Para Ynomary su mayor logro ha sido ver a sus hijos educados, con un sentido de lo que es el valor del respeto a los demás, el amor por la familia y que son fuertes por haber pasado por una situación difícil. Señala que por esta razón valoran más aún la vida.

Expresa que le hubiese gustado dedicarles más tiempo a sus hijos, porque siempre ha tenido que trabajar, precisamente para garantizarles una vida digna. Aconsejó a las madres que les den mucho amor a sus hijos, servirles de amiga, dedicarles tiempo para escucharlos, y hacer todo lo posible para que ellos sigan hacia adelante.