JBavaro Banner 728x90

Fases, etapas y reflexiones / Insomnio en niños y adolescentes

Escrito por FÉLIX LAROCCA / felixlarocca85@gmail.com.

Insomnio en cualquier edad es síntoma que requiere análisis detallado de sus causas y secuelas posibles. El trasnoche en adultos ha sido examinado en este mismo espacio en previas lecciones.

En el niño las manifestaciones de este fenómeno se conforman a la etapa del desarrollo juvenil y, debe lógicamente, ser entendido desde ese punto de vista; por lo que elude la simpleza y los riesgos asociados con el acato de pautas que, frecuentemente, ofrecen legos sin conocimientos.

Existen tres tipos de insomnio:
• Inicial (conciliar el sueño resulta difícil).
• Intermitente (dormimos, aunque repetidamente despertamos).
• Terminal (concertamos el sueño, si bien despertamos temprano,cansados, sin reposo e incapaces de restaurar el proceso interrumpido).

De acuerdo al somnólogo James Walsh las causas más comunes del insomnio en todas las edades es una higiene defectuosa en la estructura del sueño.

Estas involucran:

• Horas de dormir irregulares.
• Actividades estimulantes antes de retirarse.
• Uso de bebidas azucaradas o cafeinadas. Las demás representan síntomas asociados con el estrés y sus causas. Otras tienen orígenes metabólicos, neuropsiquiátricos, o pueden ser mera expresiones de conductas inconformistas que ciertos niños utilizan para controlar su medio.

Como asunto de importancia debemos recordar que la necesidad de horas establecidas para la función de pernoctar varía con la persona y con la edad:

• Bebés duermen aproximadamente de 14 a 17 horas al día.
• 4 años, el niño tiende a dormir 12 horas.
• A partir de los 10 años las horas de sueño disminuyen hasta las 10 horas.
• Como adultos, la mayoría de las personas necesitan entre 7 y 8 horas, que merman progresivamente con el envejecimiento.

EL PROBLEMA CON LOS FÁRMACOS PARA TRATAR EL INSOMNIO ESPECIALMENTE EN NIÑOS

Los niños poseen una tendencia natural a reaccionar paradójicamente al uso de las medicinas psicotrópicas, por ello sus aplicaciones se reservan a la supervisión profesional del especialista en pediatría, neurología o psiquiatría infantil.

LAS PARASOMNIAS

Trastornos del dormir que involucran movimientos anormales, comportamientos, emociones, percepciones y fenómenos que alteran la función del sueño. Por sus significados clínicos y por sus complicaciones posibles, no son la provincia de la persona inexperta.

En este mismo semanario, repetimos, hemos ofrecido dos artículos generales acerca del insomnio.

En ellos se brindaron pautas sensibles a seguir para su entendimiento en los adultos. Estas pueden ser adaptadas, usando sentido común, a ciertos niños, en algunos casos.