JBavaro Banner 728x90

BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / A propósito de Dominicana Limpia

Escrito por DR. HERVIDO TAVÁREZ / htavarez2883@gmail.com.

Se considera como basura a cualquier objeto inservible, pero que alguna vez tuvo utilidad, y que las personas queremos desechar no importando de cual o cuales formas.

La basura se suele clasificar en dos grandes grupos, 1 según su composición y 2 según su origen, dentro de estas dos clasificaciones existen varias subclasificaciones, mismas que poseen una relevancia importantísima a la hora de dar un manejo integro a estos desechos.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los latinoamericanos producimos alrededor de 0.63kg/hab/dia de residuos sólidos domiciliarios. La basura es parte de nuestro diario vivir y como tal debemos darle un manejo adecuado evitando así la proliferación de afecciones patológicas infecciosas a nosotros mismos, quienes nos rodean y nuestro medio ambiente.

La basura en la Rep. Dom. Es sin lugar a dudas una neoplasia maligna que cada dia avanza hacia una metástasis social, por lo que ya tiene grandes males instalados en el país. Pero ¿Realmente es la basura un problema? No, no lo es, obviamente si lo analizamos desde una óptica y perspectiva con raciocinio integral; con retóricas y pragmatismo organizacional y democrático; ya que un mal manejo de la basura nos afecta a todos sin acepción de personas.

Por eso pienso que el verdadero problema radica en que la ciudadanía ignora los grandes males a los que expone con este tema, y por otro lado las autoridades que nos han dirigido a través de la historia, al parecer han aprovechado esa ignorancia para irresponsablemente no dar soluciones a este y otros males que nos afectan.

El tema de la basura “no” se resuelve solo con recolectar y transportarla en camiones al granel, y luego depositar en un vertedero a cielo abierto; es un asunto que conlleva logísticas, políticas publicas serias que vayan en beneficio de la colectividad para de esta manera ser más “proactivos que reactivos” y no solo lamentarnos cuando llegan los males que pudimos haber evitado