JBavaro Banner 728x90

BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / No se debe postergar más la APS

Escrito por DR. HERVIDO TAVÁREZ / htavarez2883@gmail.com.

En Kazajistán, 6-12 de septiembre del año 1978 se llevó a cabo la Conferencia internacional sobre Atención Primaria de Salud de la Alma-Ata; donde participaron alrededor de 134 países y 67 organizaciones internacionales. Dicha conferencia contó con la gestión de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) por sus siglas en inglés, y el patrocinio de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS.) En este magano evento, Republica Dominicana fungió como país signatario.

En la Alma-Ata se definió la Atención Primaria de la Salud (APS) como la asistencia esencial, basada en métodos y tecnologías prácticos, científicamente fundados y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias de la comunidad, mediante su plena participación, y a un costo que la comunidad y el País puedan soportar en todas y cada una de las etapas de su desarrollo con espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación. Esto marcó un referente para el mundo en materia de salud y atención primaria (AP.)

La APS ha sido irresponsablemente infravalorada por los gobiernos de la Republica Dominicana. Desde que se promulgó la Ley General de Salud (42-01), el 8 de marzo de 2001. Ya a casi 17 años, se estableció la APS como eje fundamental del sistema para dar solución y respuestas a los distintos problemas de salud; sin embargo, ha sido una verdadera odisea poder hacer que funcione.

Si se aplicase la APS como debiera, se resolverían más del 80% de los problemas troncales y los gastos en salud disminuirían drásticamente. ¿Dónde radica el problema? En que existe una élite de poderosos comerciantes de la salud, que no permiten el desarrollo de la APS. En la actualidad, el país cuenta con un poco más de dos mil centros de AP, inoperantes en su mayoría, pero la realidad es que necesitamos no menos de un centro de Atención Primaria por cada 700 familias.