JBavaro Banner 728x90

BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / Uso inadecuado de antibacterianos

Escrito por DR. HERVIDO TAVÁREZ / htavarez2883@gmail.com.

Uno de los mayores problemas del uso inadecuado de antibióticos, es la resistencia estos por parte de las bacterias. Se habla de resistencia a los antibióticos, cuando una o varias bacterias, es capaz de soportar la acción y el efecto de uno o varios fármacos de este tipo, sin que el o los mismos puedan ejercer su función específica; ya sea de amplio espectro o espectro reducido; bacteriostático o bactericida.

Los médicos utilizamos los antibióticos bajo tres principios terapéuticos fundamentales, pero nunca “improvisamos”. Estos principios consisten en:

Terapéutico Empírico: es aquel que se inicia sin conocer el agente patógeno, pero el antibiótico seleccionado debe eliminar a la mayor cantidad de patógenos posibles; es decir que sea de amplio espectro.

Terapéutico profiláctico: es cuando utilizamos algún antibiótico basándonos en estudios estandarizados de patógenos más frecuentes según el lugar que deseamos a proteger.

Terapéutico definitivo: es cuando se ha identificado el patógeno infectante bajo un cultivo y su respectivo un antibiograma.

La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo, debido a que la automedicación, y la falta de conocimiento en la población, ha llevado a que las bacterias creen escudo protector mediante mutaciones y aunque antes eran vulnerables a estos preparados farmacéutico hoy resultan ser todo poderosas. En República Dominicana, por ejemplo, conocemos de antecedentes de personas, que toman cualquier tipo de antibiótico hasta por un dolor de cabeza o peor, inician una terapia bajo automedicación y la suspenden de manera brusca y a destiempo sin que haya sido eliminado totalmente el microorganismo; esas y otras prácticas deben culminar por el bien de todos.

La resistencia a los antibióticos puede afectar indistintamente a personas de cualquier edad, sexo o país; cada vez es mayor el número de infecciones, por ejemplo, neumonía, tuberculosis, gonorrea, etc., cuyo tratamiento cada día se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos