JBavaro Banner 728x90

BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / Escherichia coli

Escrito por DR. HERVIDO TAVÁREZ / htavarez2883@gmail.com.

Las E. coli, son bacterias que usualmente viven de manera normal en la porción distal del intestino grueso del ser humano y de algunos animales, es decir son saprofitas en esa zona y mayoría de sus cepas suelen ser no patógenas a estos. Pero la E. Coli productora de una toxina llamada shiga puede ser causa de graves y mortales enfermedades contrayéndose a través de alimentos y agua contaminada con heces, especialmente aquella que se obtiene de estanques y pozos tubulares.

Los alimentos que frecuentemente son fuentes de contaminación con este microorganismo son: carnes cruda o poco cocida, leche sin pasteurizar, verduras y semillas crudas, contaminación cruzada, entre otros.

La bacteria puede colonizar a temperaturas entre 7 °C y 50 °C con una media de 37 ºC. Y se vulnera a temperaturas mayores a los 70 °C. La E. Coli productora de shiga tiene la particularidad de producir brotes en grupos poblaciones, lo que la convierte en un serio problema de salud pública, y peor aun cuando esos grupos poblacionales viven en un círculo vicioso de alta vulnerabilidad como en la Republica Dominicana.

Usualmente la bacteria tiene un periodo de incubación 3-8 días una vez se contrae. Se puede transmitir de manera oral-fecal, es decir de persona a persona. Los signos y síntomas que con más frecuencia se presentan en una persona infectada por E. Coli productora de la toxina Shiga son: calambres abdominales, diarrea, que puede progresar a una colitis hemorrágica, vómitos y fiebre.

Con una terapéutica adecuada y oportuna, los pacientes suelen tener una rehabilitación adecuada al cabo de unos diez días, pero los grupos en más alta vulnerabilidad como los niños y ancianos, la mortalidad puede elevarse de manera significativa por complicaciones como el síndrome hemolítico urémico; este se caracteriza por falla renal aguda, anemia por hemolisis y trombocitopenia. Alrededor de 10% de los pacientes infectados por E. Coli productora de Shiga, tiene tendencia a desarrollar este síndrome.

Para prevenir la infección con este y otros microorganismos, se deben aplicar medidas de control en todas las etapas de manipulación de alimentos, desde el productor, hasta el consumidor final.