JBavaro Banner 728x90

Especialista explica efectos de una depresión post parto

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Las consecuencias de la depresión post parto recaen en la madre, en los relacionados a ella y en el bebé.Bávaro. La depresión post parto es una serie de síntomas y signos que se presentan en la mujer posterior al nacimiento de su bebé. Los cambios emocionales normales se diferencian de aquellos que pueden indicar una necesidad de apoyo más allá de la familia.

Los principales síntomas y signos que denotan la depresión post parto se dan durante los dos primeros meses y durante el primer año. Estos pueden ser fatiga constante, dolor de cabeza, dificultad para dormir, llanto sin razón aparente, melancolía, pérdida del interés en actividades comunes, falta de apetito, dificultad para concentrarse, enojo, ansiedad, preocupación excesiva, mal humor, irritabilidad, sentimientos negativos, descuido por la higiene corporal, entre otros.

Según la doctora Virginia López, terapeuta sexual, de pareja y familiar, estos cambios pueden estar asociados a que la madre tenga la preocupación de no saber cuidar correctamente de su bebé, o que en cualquier momento pueda sentirse incompetente de manejar cualquier situación de emergencia.

López refiere que no se puede determinar una sola causa de la depresión post parto sino que es una combinación de factores bioquímicos, medioambientales, psicológicos genéticos, entre otros.

CONSECUENCIAS

Los principales síntomas y signos que denotan la depresión post parto se dan durante los dos primeros meses y durante el primer año.Las consecuencias recaen en la madre, en los relacionados a ella y en el bebé. En la madre: esta al sentirse así puede profundizar más la impotencia de enfrentar esa nueva etapa complicándose su situación y llegando al extremo de la depresión post parto llamada psicosis puerperal.

En los familiares: estos podrían verse angustiados por ver a la madre en esas condiciones, al no saber manejar las consecuencias y cómo ayudarla a rebasar esa etapa. El miedo de los familiares de que él bebé y la madre se afecte permanentemente, es una de las razones por las que asisten a terapia y posteriormente inducen a la madre.

En el bebé: una depresión postparto no tratada, puede dejar consecuencias cognitivas y emocionales en el recién nacido, como trastornos psicomotrices, de aprendizajes y hasta de sociabilidad. El manejo de parte de familiares y de la propia pareja, puede determinar que esas consecuencias no lleguen a ser tan severas.

¿SE PUEDE PREVENIR?

“No podemos decir que existen factores exactos que indiquen que una madre se deprima y otra no, pero si podemos citar estudios realizados en donde describen que existen factores de riesgo que inciden muy marcadamente en su aparición”, señala López.

Los factores de riesgo más frecuentes son episodios depresivos recurrentes, intentos de suicidio, antecedentes psiquiátricos, abuso de sustancias tóxicas durante el embarazo, embarazo no deseado, entre otros.

“Una ayuda y apoyo sostenido a la madre durante el embarazo y posterior al dar a luz, ha arrojado una luz en el pronóstico de esta condición de la madre. Entiendo que el embarazo no es solo un evento de la madre, es un evento de la familia. El apoyo compresión y cuidado amoroso de la madre es una de las bendiciones que acompañan el crecimiento del bebé”, agrega López.