JBavaro Banner 728x90

UNA ESPONTÁNEA/ El respeto

Escrito por VIANELA BLANCO / vinelamedina26@gmail.com.

El respeto es la base de toda convivencia en sociedad; también es una forma de reconocimiento, de aprecio y de valoración de las cualidades de los demás, ya sea por sus conocimientos, experiencia o valor como persona. El respeto tiene que ver además con las creencias religiosas.

Todos tenemos una posición con respecto a la religión y a la espiritualidad, y por ser esta tan íntima se ha convertido en una de las mayores fuentes de problemas en la historia de la humanidad. Y aquí entra en juego el concepto de la pluralidad, es decir, de las diferencias de ideas o posturas sobre algún tema en particular. Ser plural es establecer hasta dónde llegan mis posibilidades de hacer o no y donde comienzan las posibilidades de los demás.

Desafortunadamente, tanto los conceptos de pluralidad como de respeto han quedado relegados a un segundo y hasta un tercer plano. En mis tiempos de niñez (no hace tanto, jijiji), los maestros y vecinos podían llamarnos la atención por haber hecho algo malo e incluso darnos una pela y nuestros padres no se ofendían por eso, todo lo contrario, agradecían su colaboración en nuestra crianza; y ¡ay! de quien fuera a quejarse con sus padres sobre de que fulano le dio una pela porque de seguro sin mediar palabras nos daban otra. Pero esto es cosa del pasado.

En la actualidad hay que tener mucho cuidado al corregir un niño ajeno porque posiblemente se encuentre usted en tremendo problema con sus padres. Ya ni siquiera los educadores nos atrevemos a corregir con reciedumbre a un alumno, y si lo hacemos debe ser con mucha cautela porque el niño luego puede alegar maltrato y muchos padres de ahora, sin siquiera tomarse la molestia de investigar qué fue lo que pasó, vienen e insultan y hasta amenazan al educador.

Padres, es nuestro deber inculcar en nuestros hijos el respeto: respeto a Dios, a los demás, a los animales y hacia la naturaleza. No deleguemos esta responsabilidad a la escuela, a la trabajadora, a la televisión, a los celulares ni a la computadora. Esta forma de crianza esta dando como resultado una sociedad totalmente irrespetuosa.

Volvamos a la buena crianza de manera integral. ¡Que Dios los continúe bendiciendo, hoy y siempre!