JBavaro Banner 728x90

UNA ESPONTÁNEA/ Amor al prójimo

Escrito por VIANELA BLANCO / vinelamedina26@gmail.com.

“Ama a tu prójimo como a ti mismo”, dice el segundo gran mandamiento bíblico, el cual es un resumen de los últimos 6 de los 10 mandamientos. Desafortunadamente este mandato no está siendo practicado ya que el cariño entre los seres humanos es cada vez más escaso. Nadie se anda preocupando por los problemas de los demás. Por el contrario, cuando alguien cae en desgracia y le llegan los problemas, especialmente monetarios, sus “amigos” se le alejan y cortan todo vínculo con él: llamadas telefónicas, visitas, redes sociales, etc. Al considerar que el caído ya no sirve más a sus intereses personales terminan aislándolo y, como dicen popularmente, “Si te he visto no me acuerdo”. Que pena que tanta y tanta gente piensa y actúa de ese modo.

Días atrás comentaba con alguien que darse la mano entre hermanos es cosa del pasado, lo cual lamentamos ya que el identificarnos con el dolor ajeno es lo que nos mueve a ayudar a un extraño o conocido en dificultades sin esperar nada a cambio. Fue justo lo que nos enseñó el Maestro en la parábola del buen samaritano.

En la actualidad debido a la falta de aprecio y respeto a la vida ajena es que vemos tantos crímenes. Ejemplo de esto que digo es que en las últimas semanas han resultado asesinadas varias personas a manos de desalmados simplemente para sustraerles sus teléfonos celulares, lo que deja al desnudo la falta evidente de amor al prójimo.

El amor al prójimo es libre de egoísmo, traiciones, orgullos, ambiciones y de todo sentir malsano. Así que valoremos a las pocas personas que nos dan su amor y amistad desinteresada y sincera en este mundo de tanta indolencia.

La mejor descripción sobre el amor al prójimo la hallamos en 1ª Corintio 13:4-7: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. Dios los bendiga.