JBavaro Banner 728x90

FUERA DEL AIRE / Disney o la inocencia perdida

Escrito por FERNANDO PLACERES / fplaceres@editorabavaro.com.

La escena, inverosímil por tratarse de una película dirigida a niños, en que se muestra por primera vez, abiertamente, la homosexualidad en una producción de Disney, ha generado enorme polémica.

Hay quienes han salido a defender el desacierto confundiendo el respeto a las minorías y la no discriminación por raza, color o preferencia sexual, con el desaguisado de presentar contenido inapropiado para niños.

No se trata de discriminar a nadie. No se trata de una discusión libre entre adultos. No se trata de asegurar el derecho a la libre elección de personas adultas que tienen  el debido desarrollo comprensivo para definir, sin injerencias, sus preferencias. No!

Se trata de que en la etapa de desarrollo en que se encuentra la mayoría de los niños que asisten a disfrutar las producciones infantiles que antes, con gran atino, solía presentar Disney posicionando valores universales, en dicha etapa esos infantes no están en condiciones de definir con claridad cosas tan complejas como sus futuras preferencias en el sexo.

Hemos entrado a un ciclo histórico en el que los mejores valores humanos no importan.

Si durante tanto tiempo hemos sido tan cuidadosos con el  contenido que se presenta a los menores, hasta tal punto que las escenas con alguna carga erótica o violenta, solían ser clasificadas como “no apta para menores”, ¿por qué ahora, de repente, matamos esa inocencia infantil presentando un tema que pudiera confundirlos prematuramente?

Sin duda, hemos entrado a un ciclo histórico en el que los mejores valores humanos no importan. Todo es nada. Cualquier cosa puede hacerse en nombre de la libertad  y el respeto a la libre elección. Si quiero caer en el fetiche es mi elección. Si prefiero el sadomasoquismo es solo una muestra mi apertura mental. Si decido pervertir mi familia y mi matrimonio asistiendo a orgías en los clubes swinger, eso solo es una manera de sacarme el estrés de la semana.

Por lo que parece, dentro de poco glorificaremos la zoofilia, la pederastia y el incesto como libres expresiones de las preferencias libérrimas humanas.

Lo lamentable no es que Disney se equivoque de esa manera, lo que preocupa a quienes luchamos por defender el derecho de todos, pero preservando los valores más preciados de la familia y la cultura dominicana, es que tantos padres expongan sus hijos sin meditar en el  trauma potencial que pudieran provocarles esas escenas que, a toda luces, desbordan la comprensión de los infantes. 

Si ama sus niños no los lleve a ver estas películas “infantiles” en las que se promueven la homosexualidad y otras conductas complejas.