JBavaro Banner 728x90

El director municipal se disculpó

Escrito por FERNANDO PLACERES / fplaceres@editorabavaro.com.

Cuando se hace periodismo del serio es fundamental mantener la objetividad.

Hay quienes piensan que manipulando los hechos alcanzarán beneficiar a sus amigos y allegados y sin embargo, lo único que se consigue faltando a la verdad, es el descrédito de quien escribe,  y afectar a quien se intentaba defender.

Quienes dedican cientos de miles de pesos para tratar de mantener, artificialmente,  un medio escrito que concita poco apoyo de patrocinadores y de la población, precisamente por sus evidentes compromisos con funcionarios electos, deberían aprender la lección del camello: De nada vale tener “ tutumas” si al final nadie las mira.

Para que un medio pueda tener incidencia se requiere primero ganar algo de respeto en los  lectores. Son muchos los casos de proyectos comunicacionales que han desaparecido sin pena ni gloria.

La línea editorial, si se quiere tener éxito, debe guardar por lo menos  las apariencias. ¡Lo mucho hasta Dios lo ve!

El director municipal, señor Manolito Ramírez, visitó el espacio La Revuelta de la Mañana y admitió que un programa de radio local había estado ligado a su proyecto político durante la pasada la campaña.

Todo Verón escuchó eso. Ahí están las grabaciones. Pero también reveló que el cabildo no guarda ya compromisos con dicho programa. Esa es su versión y debe respetarse aunque no se comparta.

Como todos conocemos, en la zona hay espacios muy ligados a instituciones municipales y nadie oculta que los comunicadores que laboran en esos programas,  curiosamente y en su mayoría, han trabajado, o incluso trabajan todavía en esas entidades. Y también los hay que son familiares muy cercanos de autoridades electas.

Eso no es delito pero es la verdad “londa y lironda”. De todas maneras la actitud del Director Municipal fue la correcta.

Se presentó con sencillez y con humildad y ofreció las aclaraciones de lugar. Eso lo engrandece.

El equipo de comunicadores de La Revuelta de la Mañana,   incluyendo el arriba firmante, le recibió con el mismo trato y cortesía. El director se creció por su humildad  y los recipientes estuvieron a la altura.