JBavaro Banner 728x90

EPISODIOS / Periodismo no es igual a Relaciones Públicas

Escrito por ROSSANNA FIGUEROA / rfigueroa@editorabavaro.com.

Aunque las relaciones públicas se apoyan mucho del periodismo y son disciplinas muy relacionadas en el mundo de la Comunicación Social, ambas tienen roles diferentes y sus actores también.

Como profesional de la Comunicación Social tengo especialidad y vasta experiencia en el ejercicio de ambas, y sé ocupar el rol cuando debo ejercer con una y la otra, o ambas a la vez.

Hago esta observación, porque cuando un funcionario público me hace “bembitas” por los trabajos periodísticos que en un momento determinado son vistos como “odiosos”, me produce mucha satisfacción como profesional de este oficio.

Cuando eso mismo le dicen a uno de los periodistas que forman parte del equipo de trabajo que lidero en los periódicos BávaroNews y El Tiempo, siento mucho mayor satisfacción, porque esto me confirma que el equipo realmente está haciendo su trabajo, un ejercicio crítico.

Cuando la crítica viene de un “periodista” o de un “comunicador”, convertidos en voceros o personeros de los que administran la cosa pública; entonces, me produce mucha pena, porque han escogido un escenario profesional pensando que están ejerciendo, sin darse cuenta que una cosa es periodismo y otra relaciones públicas.

Lo que pasa es que el periodismo es denunciativo, combativo, aguerrido, y quienes definen por este ejercicio deben saber que la misión de esta carrera no es para hacer “relaciones públicas”, o para vivir con temores del estado de ánimo de quien se interpela a través de una información, sea político, funcionario público, empresario o miembro de la sociedad civil.

Sin embargo, la pena mayor es cuando un compañero de la prensa actúa ante una crítica de un denominado “poderoso” y quisiera desaparecer del mapa.  Es como sinónimo de que le están llamando la atención y podría “calentarse”.  No, eso no es periodismo, ni en su más remota convicción.

Como siempre digo, no aludo a nadie en mis escritos, mucho menos juzgo la forma de pensar de mis colegas periodistas, ni de los comunicadores que han optado por el periodismo como profesión. Sólo entiendo que para el ejercicio de este o cualquier oficio hay que estar preparado para las situaciones que haya que enfrentar, pero siempre con la mayor dignidad y defendiendo lo que entendemos es nuestra profesión.