JBavaro Banner 728x90

ENMIENDAS DEL HOMBRE / Mujeres Vs. Hombres

Escrito por ÁNGEL LEONARDO ROJAS PERALTA / ingangelrojas@hotmail.com.

Los de género masculino, en términos generales, nos vemos en la incertidumbre del trato con la mujer. Este es un tema que reconozco haber evitado, pues en absoluto me considero experto, y mi compromiso con el lector ha sido la certeza sobre lo que les comparto. Más algunas cosas puedo asegurar al respecto.

Considero dos enormes limitantes para el progreso en la relación entre el hombre y la mujer, una es la falsa creencia de que ambos géneros somos iguales, la otra, la excesiva competencia en los roles de dominio del uno sobre el otro.

Física y emocionalmente somos distintos, reaccionamos diferentes, actuamos disímiles. Aun nuestros cerebros poseemos zonas que se desarrollan  más en uno que en otro, y está demostrado científicamente. Mientras el hombre posee la capacidad de la fijación y concentración exclusiva en un tema o labor, la mujer es capaz de manejar diferentes temas y labores al mismo tiempo; nosotros logramos con facilidad una visión y ubicación en el espacio, ellas distinguen las más mínimas variaciones de tonos en el color; la competitividad se hace natural en nosotros, en ellas la sensibilidad es de mayor importancia. El macho con su desarrollo corporal está diseñado para tareas de fuerza, la dama con su suavidad, para lo delicado y armonioso. Así otras muchas características nos diferencian.

Aun no logro entender el afán de buscar una igualdad que realmente nos separa. Tendencias de estos tiempos que alejan al hombre de su naturaleza y no es capaz de defender y cuidar de la mujer, haciéndolas sentir inseguras, somos incapaces de realizar una simple reparación en la casa, acomodados  y de manos delicadas. Hembras que compiten con nosotros convirtiéndose en altaneras, arrogantes y de expresiones vulgares, haciéndose repulsivas al buen trato.

En el tema de la mujer sé que todas añoran un príncipe, pero, son ellas todas princesas?, Los hombres sueñan la mujer perfecta, pero, carecemos nosotros de mañas?

Soy de la vieja crianza, y con esta aprendí que la verdadera gracia y exquisitez entre nosotros se encuentra precisamente en nuestra diferencias, las que al unirnos son capaces de convertirnos en un solo ser poderoso. ¿Qué tiene de malo poseer diferencias en capacidades y talentos, si éstas al juntarse completan el menú perfecto para salvar la posibilidad de hacer familia? ¿Entendernos, tolerarnos, aceptarnos, reconocer nuestras propias limitaciones podría ser el gran secreto. No somos iguales, y qué?  ¿Por qué competir por algo que debemos lograr juntos?