JBavaro Banner 728x90

HABLANDO CLARO / La Ley de Partidos Políticos

Escrito por ANDERSON PEÑA HERNÁNDEZ / andersonpenah@gmail.com.

Los legisladores en República Dominicana tienen la costumbre de escribir en los considerandos de las leyes o en sus principios todo cuanto les venga en ganas para engaña a la población y dar a entender que la ley es la mejor del mundo, y que da los mecanismos de participación, imparcialidad y regulación que el ciudadano necesita o merece, algo falso de toda falsedad, si no lean la primera parte de la ley de medio ambiente, de seguridad social o de educación.

En estas semanas, y este escrito será a modo de introducción del tema, me dedicaré a escribir sobre el análisis que he hecho la Ley 33-18 de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos y los reglamentos que la JCE ha emitido, trataré de que cada artículo tenga sustento propio para no enumerarlos.

Sobre el nombre, que denota los errores internos de la ley y su interés partidista de proteger los partidos políticos tradicionales y a los lideres de estos, al final tenemos políticos partidistas siendo legisladores y legisladores controlados por políticos partidistas, es la mejor forma de introducir este tema y el primer análisis que haré.

Luego esto de que la mujer va en franco crecimiento en la participación socio político en el país denota el que las cupulas de los partidos, machistas, incluyéndolo a todos, declara la forma de cómo el género hombre político ha atajado la participación en todo el ámbito de la sociedad a la mujer y como ha entregado migajas siendo una de las masas mas importantes del país y donde su participación socio político ha sido estancado por el género hombre, igual para que regular la participación de la juventud denotando que los que crearon la ley, viejos o pronto lo serán, imponen trabas para la participación juvenil las mismas trabas que ponen para su primer empleo por ejemplo.

No estoy y ninguna persona sensata estará, en acuerdo de que esta ley es mejor que no tener nada como dijeron algunos, las leyes son para sociedades reales, no para las soñadas, por lo que se debe de plasmar las necesidades de la realidad social dominicana sobre el tema de la ley, sin adaptación, no leyes para una parte de la sociedad y la otra parte de la ley que sea simple letras muertas.