JBavaro Banner 728x90

HABLANDO CLARO / Chapiadoras: autoestima que las mujeres deben tener

Escrito por ANDERSON PEÑA HERNÁNDEZ / andersonpenah@gmail.com.

He escuchado debates relacionados a las famosas chapiadoras, anteriormente llamadas mega divas, y anterior tipificadas como “damas de compañía”.

Un libro titulado “El Manual de las Chapiadoras”, de la autoría de Wilsis Batista Lantigua, tiene como propósito que se deje de usar el término despectivo a la mujer, y demostrar que no es kool ser chapiadora. En días atrás un programa sabatino, tres posibles chapiadoras se deslumbraban al decir que para estar o tener acceso a ellas había que costearles ciertos lujos.

Yéndome por el camino de la autora del libro, hay algunas cosas positivas de las chapiadoras que las mujeres en sentido general deben poner en práctica en su vida diaria, amorosa y emocional. La autoestima de las mujeres llamadas chapiadoras, una frase lapidaria dice: “No hay nada en la vida tan malo que no tenga algo bueno, y no hay nada en la vida tan bueno que no tenga algo malo”.

Hay que reconocer que algunas de estas divas tienen conocimiento precario sobre conceptos generales de historia, actualidad social, ciencia etc., y que basan sus vidas en intentar vivir del intercambio sexual por el económico, y esa no puede ser la base, pues nada es para siempre; si el conocimiento se va con nosotros a la tumba.

De las tres mujeres que participaron en el programa sabatino, hay dos que se ven algo mal estructuralmente, y la restante admitió que como posible “prototipo de mujer sex simbol” le falta hacerse cirugía en los senos.

Sabemos que hay muchas “chapiadoras” en nuestro día a día, que sus operaciones y estructura física están por debajo de lo normal, o que la edad no les permite estar en eso y lo están, pues aun se sienten atractivas; y así, cada una con alguna imperfección, como es normal, se siente ser la mujer más atractiva de todas.

Las mujeres decentes, inteligentes y de crianza moral y ética les ofende sacar algo positivo de estas divas; pero hay que admitirlo, y todas las mujeres deberían de tener el autoestima de una chapiadora, que aún con el embate de los años, un poco pasada de libras o delgadas de más, se cotizan, sienten tener poder sobre los hombres.

No recuerdo haber leído, escuchado o visto el feminicidio de una chapiadora