JBavaro Banner 728x90

DETRÁS DEL HORIZONTE / Sobre el transporte en nuestra zona

Escrito por DARÍO YRIZARRY / dr_yrizarry@hotmail.com.

La Biblia nos ha enseñado en Eclesiastés 3-1, que todo tiene su tiempo debajo del sol, y sigue diciéndonos que hay tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado, aplicado a las diferentes circunstancias en que el hombre se ve envuelto y precisado a tomar decisiones. Y estamos seguros de que el tiempo de tomar decisiones para crear los cambios en el transporte de la provincia La Altagracia ha llegado.

En nuestra demarcación somos detentores de los poderes que podrían servirnos para motorizar los cambios, pero estos se mantienen dispersos, lo que nos lleva a pensar que nos hace falta una autoridad capaz de cambiar la voluntad de los representantes de la sociedad y el ejecutivo en un único sentido: la unificación. Y vemos en el señor Ramón Ramírez (pupilo), quien además de ser un funcionario privilegiado de este gobierno y próspero empresario del transporte; además de sindicalista, la persona adecuada para emprender esta tarea, lanzando la voz de alerta para que el Intrant se avoque a intervenir el sistema de transporte de la provincia la Altagracia a los fines de realizar las transformaciones y adecuaciones en el ordenamiento del tránsito.

La incidencia a todos los niveles del Asesor de la Presidencia en materia de Transporte, además de las altas relaciones del director distrital, con el Ministerio de Obras Públicas, son más que suficientes para dar un paso hacia la modernidad, además de tener a su disposición la nueva Ley 63-17 y su aplicación, la cual confiere atribuciones tales como: “mantener el control y coordinación en todos los aspectos ejecutivos de ella”.

Mientras que, por un lado, somos afortunados en tener uno de los mejores aeropuertos del área del Caribe y el mundo, visto desde el punto de vista tecnológico y conceptual, al mismo tiempo y en contraste, poseemos un sistema de transporte urbano e interurbano manejado con los mismos principios de épocas que creíamos superados.

El llamado a la unificación de criterios de todos los agentes sociales que inciden directamente en esta comunidad en torno a un solo objetivo, como son la Asociación de Hoteles y Turismo, los sindicatos y asociaciones de transporte turístico, grupos económicos y juntas de vecinos, no debe hacerse esperar.

Organizar el caótico tránsito no debe ser solo en el Distrito Municipal; sino, también, en La Otra Banda y en el municipio de Higüey, donde exhibimos un desorden mayúsculo. De modo que, don Ramón Ramírez, el líder, como gran gestor, puede devolverle a esta provincia parte de lo que ella le ha dado y casarse con la gloria. He ahí su oportunidad.

Es hora ya de combinar el poder con la experiencia para crear un plan maestro, de modo que hagamos una transformación real del caótico sistema del transporte en nuestra provincia.