JBavaro Banner 728x90

El español dominicano

Escrito por RAMÓN ZORRILLA / ramonzorrilla@gmail.com.

De la pésima forma de hablar y escribir de nuestros jóvenes se culpa a la Internet, a la nueva era… Frases como: la dema, la para, a cualta, o te solté en banda, no son muy entendibles para los que no estamos en el ambiente del reggaetón o el dembow, pero tampoco es muy entendible el lenguaje coloquial del campo dominicano:

Veamos: “ese tipo ejun camaján difícil, dende que vide al “pretamita” seguido me dijo: ––soliviántame ete muchacho ahí que yo vengo ahora”, y me encaquetó un tajalán grandísimo y yo que taba jerviendo una paila de epaguete tuve que llamá al taita mío pa´ pedirle ayuda”.

También solemos hablar en lenguaje encriptado, como en este fragmento de un cuento de Rafael Peralta Romero:

“Papá, vamos a casa que allá están fulano y fulano y yo no sé en lo que andan, pero creo que buscan esto, esto y esto”.

Más claro no canta un gallo.

CARTAS:

Música molestosa 

Soy residente en Luna del Caribe, y quiero, que por favor hagan público esta denuncia. Aquí los colmadones no dejan dormir a la gente, a ninguna hora; es un escándalo; ya estamos cansados; día y noche es una zozobra. Aquí vivimos gente de trabajo y necesitamos descansar. Hay un villar que entrega dinero a los policías para seguir abiertos. Viene a cobrar su peaje. Esa situación se está llevando a cabo desde meses. Pido a la Fiscalía de Verón hagan algo con estos centros nocturnos. Es bueno recordar que existen controles y horarios establecidos para estos negocios, pero el problema es que nada de eso en la práctica se cumple. 

Miguel Santana Reyes