JBavaro Banner 728x90

Luisa Gómez: “Para mí, ser maestra ha sido una gran satisfacción”

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Las barreras realmente se las pone uno; el límite te lo pones tú, porque las oportunidades siempre están, lo que hay es que aprovecharlas en el momento en que llegan, nunca perder la fe y siempre confiar en Dios”, Luisa Gómez Morillo.

Punta Cana. Luisa Gómez es una profesora dedicada en cuerpo y alma a su profesión, agradecida de la vida, de las oportunidades que ha recibido y ha aprovechado en la empresa en la que lleva más de 10 laborando de forma ininterrumpida.

Es profesora de Matemáticas, en el Puntacana International School (PCIS), centro educativo en el que trabaja desde el 2005. Nació en la sección Batista (hoy distrito municipal), en el municipio El Cercado, provincia San Juan de la Maguana, y proviene de una familia de agricultores, siendo la octava de nueve hermanos.

Para poder ir a la escuela debía montarse en un burro y recorrer una larga distancia para recibir el pan de la enseñanza: “para mí eso era un logro, porque eso es como un joven que crece en la ciudad y tiene una bicicleta para ir a la escuela, yo bajaba en un burro a la escuela y así hice el séptimo y el octavo grado”.

Cuando llegó el momento de hacer el bachillerato, tuvo que irse a vivir con una de sus hermanas mayores a Santo Domingo, pero siempre mantuvo su campo y lugar de origen en el corazón, regresando durante cada período de vacaciones.

“Allá en mi pueblo no había liceo y aun no lo hay; ahora es que lo están construyendo y para hacerse bachiller había que trasladarse”, comentó.

Luisa no eligió ser profesora desde que entró en la universidad, empezó estudiando Farmacia, pero ya había hecho el bachillerato técnico en enfermería, y al salir se quedó junto con las monjas donde había estudiado.

Las monjas de aquella escuela la querían contratar como enfermera, pero no pudieron hacerlo puesto que el Ministerio de Salud Pública no nombraba enfermeras en las escuelas, fue entonces cuando Sor Basilia le recomendó estudiar Educación, por lo que hizo la transferencia de carrera.

LLEGADA A PUNTA CANA

“Yo llegué al Puntacana International School (PCIS) que en ese tiempo se llamaba Centro Educativo Punta Cana (CEPCA), el primero de agosto del 2005”, narra Luisa.

De los recuerdos que tiene de aquel entonces, narra: “cuando llegué a Punta Cana, realmente no sabía ni encender un computador, para mí todo eso era completamente nuevo”.

Recuerda que su campo es un lugar remoto, donde apenas en el 2004 fue cuando instalaron la energía eléctrica, por lo que muchas de las cosas que veía en Punta Cana eran desconocidas para ella, por las características del lugar del cual viene.

Un día leyó en un periódico que solicitaban maestros para el PCIS y envió su currículo, más adelante le llamaron y le pusieron una cita para una entrevista. En aquel momento no podía viajar hacia acá, pero en GRUPO PUNTACANA accedieron a recibirla en sus oficinas de Santo Domingo.

“Desde el principio me facilitaron todo, era como si el Señor se hubiera propuesto traerme a este lugar a esta familia (los Rainieri)”, comentó Luisa.

Luisa Gómez junto a su hijo Huáscar Luis Matos

HISTORIA DE SUPERACIÓN

quien esLa historia de Luisa Gómez, tanto personal como profesional, es de superación. Destaca que cuando mira hacia atrás y piensa en cómo han sido los pasos y oportunidades que Dios ha ido abriendo a través de la familia Rainieri, se sorprende.

Recalca que lo más importante ha sido aprovechar esas oportunidades que le han brindado. “No creo que haya en el país otra empresa que se preocupe por invertir en sus empleados como esta en la que trabajo”, señala.

Luisa explica que a través de la Fundación Grupo Puntacana ha realizado cinco diplomados con becas, y que a través del Ministerio de Educación ha realizado dos maestrías. “Valoro enormemente la oportunidad que me ha dado la empresa”, dice.

Manifiesta que, dentro de los logros que ha alcanzado a nivel personal y que nunca pensó podría hacer, está el visitar Disney World junto a su único hijo Huáscar, de 14 años. “Cuando yo oí hablar de Disney, para mí eso era algo inalcanzable o de otro mundo, para otras personas; sin embargo ya mi hijo y yo fuimos”, precisa.

Otro logro para Luisa ha sido tener un techo propio en donde vivir, ya que a través de la compañía en que labora pudo comprar un apartamento en una zona residencial del mismo grupo empresarial. También tiene un medio de transporte propio.

Algo que ha sido de mucha importancia para ella es la educación de su hijo, quien estudia en el mismo colegio donde ella trabaja. Asegura que su pequeño ya domina tres idiomas, lo que para ella tiene mucha relevancia, puesto que Huáscar es lo más importante en su vida.

Dentro de los planes y metas que le faltan a Luisa por cumplir, está una maestría en Matemáticas, puesto que las dos concentraciones académicas que ha hecho no son en esa área, sino, una en Gestión de Centro y la otra en Psicopedagogía.

SER PROFESORA

Para Luisa Gómez, ser profesora significa ser amiga, madre, compañera y guía. “Para mi ser maestra ha sido una gran satisfacción, porque como en todo, tenemos altas y bajas, pero la satisfacción de ser maestra es ver como luego tus alumnos logrando sus metas, verlos ser profesionales, hombres y mujeres de bien”, dice.

Luisa destaca que esta es una profesión que le devuelve lo que se invierte, que es una buena inversión. A esta profesora le gustaría enseñarles a sus estudiantes, a parte de las matemáticas, los valores morales.

“Tú puedes ser el mejor profesional, pero si no lo acompañas eso con valores como son responsabilidad, honestidad, entrega, pasión, dedicación; pero, sobre todo, la honestidad y responsabilidad en todo lo que hagas, es como lograr a medias las metas propuestas  ”, indica.

La profesora Luisa, quien imparte clases en el Programa de Educación Media a Distancia y Semipresencial para Personas Jóvenes y Adultas (Prepara), los sábados, ve que la zona turística de Verón-Punta Cana tiene grandes desafíos en el tema Educación.

Opina que como en todo el país hay muchas necesidades, especialmente la sobrepoblación en las aulas. Cree que para un maestro lograr el propósito con un grupo de estudiantes no solo debe tener la capacidad, sino que deben darse las condiciones.

Manifiesta que para la correcta enseñanza el lugar donde se impartan las clases debe estar apto para ello y así los estudiantes podrán recibir lo que el maestro les quiere transmitir. Considera que se están dando pasos importantes, puesto que el Gobierno está construyendo escuelas, pero que a pesar de eso, dice que aún hace falta mucho.