JBavaro Banner 728x90

PROTAGONISTA - Miguel Henrique Otero

Escrito por Oscar Quezada oquezada@editorabavaro.com.

Presidente de El Nacional de Venezuela: “El periódico no ha cambiado ni va a cambiar”

Miguel Henrique Otero

Punta Cana. El presidente y editor del diario El Nacional de Venezuela, Miguel Henrique Otero, es uno de esos tantos periodistas que forzados por la situación que viven los medios de comunicación en esa nación sudamericana tuvieron que abandonar el país, básicamente presionados por ataques y procesos judiciales contra el ejercicio periodístico desafecto a las ejecutorias oficiales.

Otero ha caminado varios países y estamentos con jurisdicción internacional, denunciando lo que considera un atropello a la libertad de expresión de parte del gobierno venezolano. Hace poco, estuvo en la Reunión de Medio Tiempo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), realizada en Punta Cana.

En este escenario, Otero volvió a hablar del tema y apartó algunos minutos para hacerlo en exclusiva para el periódico BávaroNews. La conversación con Otero inició, precisamente, recordando las razones que lo obligaron a vivir lejos de su patria, y despachar desde fuera los asuntos propios de su condición de presidente de uno de los periódicos más emblemáticos de Venezuela.

Tengo un procedimiento por una demanda que introdujo Diosdado Cabello (presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y hombre clave del gobierno presidido por Nicolás Maduro), porque nosotros publicamos una noticia que fue publicada primero por (el periódico) ABC de España, cuando un fiscal federal del estado de New York abrió una averiguación de narcotráfico a Diosdado Cabello”, indicó Otero.

Aunque fue una información difundida por decenas de periódicos en todo el mundo, incluida República Dominicana, el gobierno de Venezuela demandó ante los tribunales de esa nación al presidente de El Nacional y al comité editorial de ese rotativo.

Otero se mostró poco optimista sobre los resultados que puedan desprenderse del proceso judicial en su contra, porque asegura que el sistema de justicia de Venezuela está en manos del gobierno.

“En Venezuela la justicia funciona de tal manera, que nunca hay sentencias. Las sentencias casi no existen. El único sentenciado es Leopoldo López,Y ya sabemos lo que pasó con ese juicio”, expuso Otero.

Leopoldo López es el líder del opositor Partido Voluntad Popular de Venezuela. Fue apresado en el 2014 y sentenciado a 13 años, 9 meses y 7 días de prisión, acusado por el gobierno de participar e impulsar un plan de derrocamiento del presidente Maduro, llamado “La Salida”.

En su expediente se incluye instigación a delinquir, intimidación pública, daños a la propiedad estatal y homicidio intencional calificado. “Entonces, en Venezuela las sentencias nunca llegan. Son medidas cautelares. Cuando quieren criminalizar a alguien de la disidencia, todo el mundo tiene un expediente, como en la Alemania oriental, antes de que cayera el Muro (de Berlín)”, cuestionó Otero.

Reveló que bajo este esquema, en Venezuela hay personas que tienen hasta doce años en prisión, sin haber sido sentenciados en un juicio donde se les pruebe responsabilidad de algún hecho punible.

“O sea, es una manera moderna y sofisticada de hacer lo mismo que hacía Chapita, las dictaduras bananeras, pero le ponen un manto legal, entre comillas, a través de las medidas cautelares”, observó Otero. Todo esto explica por qué desde hace un año este empresario de los medios de comunicación no tiene un sitio fijo de residencia. ¿Y hasta cuándo vivirá en ese estatus? “Hasta que caiga el régimen”, respondió Otero, subrayando que el gobierno no suele levantar fácilmente las medidas cautelares. Señala que la intolerancia ha llegado al colmo de imponer medidas cautelares a personas por haber twiteado mensajes contrarios al régimen.

Sin embargo, Otero afirma que se mantiene al tanto de todo cuanto ocurre en su periódico, el cual asegura mantiene su línea informativa crítica, y dijo que publica todo cuando entienda con valor noticioso y de interés para sus lectores.

“El periódico no ha cambiado ni va a cambiar”, advierte. Pero admite que no todo es color rosa. “El gobierno no nos permite comprar papel; mantiene medidas cautelares contra el equipo directivo; el acoso tributario, el acoso publicitario y la amenaza permanente a través de los programas (radiales y televisivos) que ellos tienen”, sostiene Otero.

VENEZUELA HOY

El presidente del diario El Nacional califica como una “catástrofe” la situación que en sentido general vive Venezuela, lo que dice se expresa con mayor proporción en el desabastecimiento del 60 por ciento de los productos de consumo masivo, y de un 80 por ciento de las medicinas más demandadas por la población. También en el hecho de que es el país con peor índice de seguridad de todo el planeta.

“Hay una inflación del 300 por ciento; hay un millón 300 mil venezolanos que se han ido, huyendo. Además, somos el país con las reservas petroleras más grandes del mundo, y se ha reducido porque ellos han destruido la industria petrolera”, lamentó Otero.

A este estado de cosas-añade-se agrega la agudización de la represión orquestada desde el gobierno, que alcanza la labor informativa independiente en Venezuela. Como consecuencia de este panorama, varios medios de comunicación han desaparecido en Venezuela.

Entre los diarios que han dejado de circular figuran el Carabobeño y el Correo de Caroní. Otero pronosticó que producto de la represión estatal, el periódico El Impulso podría desaparecer dentro de muy poco tiempo.

Resaltó que a pesar de que los periódicos independientes son constantemente asediados, los periodistas no son perseguidos, aunque sufren otros tipos de represalias. “Con los periodistas no se meten. Los periodistas viven el temor de la inseguridad y de los bajos sueldos, por supuesto. Unos periodistas que hace 20 años eran los mejores pagados del continente, ahora son los peores pagados”, apuntó Otero. Atribuye esto último a la reducción sustancial del poder adquisitivo en Venezuela.

Muchos periodistas han tenido que renunciar a sus puestos de trabajo y marcharse del país, en busca de mejor suerte. El periódico El Nacional era uno de los de mayor circulación en Venezuela. Otero explica que de lunes a sábado llegaron a imprimir hasta 100 mil ejemplares, y 250 mil los domingos.

Ahora, fruto de las restricciones del gobierno para la importación de papel y otros insumos, la tirada se redujo a 30 mil y 70 mil periódicos, respectivamente.

EN BUSCA DE APOYO

Otero llevó sus reclamos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde denunció el nivel de intolerancia que según su miradapadecen los medios de comunicación y el periodismo independiente en Venezuela.

“Ellos hicieron un mal negocio conmigo, porque el periódico sigue saliendo igual. Entonces, yo me he dedicado a denunciar el gobierno con el tema de la libertad de expresión y los derechos humanos. He visitado 25 países y me he reunido con los parlamentos, presidentes y medios de esos países”, sostuvo Otero.

En noviembre del 2015, la CIDH acordó medidas cautelares de protección para Miguel Henrique Otero y otros dos directivos de periódicos venezolanos, quienes también publicaron la información que da cuenta del supuesto involucramiento de Diosdado Cabello en asuntos de narcotráfico.

La decisión de la CIDH igualmente favoreció a Teodoro Petkoff, Alberto Federico Ravell, directivos del semanario Tal Cual, El Diario y el portal web LaPatilla.com. Todos fueron demandados por Diosdado Cabello, por replicar en sus respectivos medios noticias publicadas en el diario ABC de España y otros medios internacionales.

En el documento, la CIDH solicita al gobierno venezolano que adopte las medidas necesarias para garantizar el ejercicio legítimo de la libertad de expresión a Petkoff, Otero y Ravell, sin ser objeto de estigmatización y hostigamiento.

Un mes después, en diciembre de ese mismo año, Otero recibió en Madrid el Premio Luca de Tena, uno de los galardones más importantes del periodismo español, de manos de los reyes de España, Felipe VI y Letizia.

Este reconocimiento forma parte de las distintas categorías de los Premios Internacionales de Periodismo del diario ABC. Para este galardón, se supo que Otero fue propuesto por el ex presidente español, José María Aznar, y el ex presidente colombiano, Andrés Pastrana.

El diario español concedió este premio a Otero, por promover la innovación en los medios de comunicación y el periodismo en Venezuela, y por su defensa de la libertad de expresión e información en América Latina, en “las peores condiciones de represión, censura y hostilidad de los últimos años”.