JBavaro Banner 728x90

PROTAGONISTA - Marino Castillo

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

“Cuando empecé a dar clases aquí en este colegio los niños no sabían de juegos dominicanos, como el “topao” y “el loco en cadena”, que yo nunca los enseñé durante mi carrera pero al llegar aquí me di cuenta de que ellos no lo sabían jugar y los enseñé”, Marino Castillo

Punta Cana. La enseñanza es esa mística que algunos seres humanos llevan dentro, independientemente de la disciplina que se imparta. En el caso de Marino Castillo, es la educación física lo que le apasiona; enseñar día a día a sus estudiantes.

Marino castillo es profesor de educación física en el colegio Puntacana International School (PCIS), para los grados de nivel inicial y elemental. Son alrededor de unos 130 niños los que reciben sus imparticiones.

Oriundo de Salcedo, Castillo nació en un paraje llamado Las Cuevas. Posee 17 años en el ejercicio de su profesión. Sus estudios superiores los realizó en el Instituto Nacional Superior de Educación Física Salomé Ureña en Santo Domingo. Y es el segundo de cuatro hermanos, tres varones y una hembra.

Cuenta que ser profesor de educación física le llegó por casualidad. Relató que ya en su último año de bachiller tenía pensado estudiar Medicina, pero que pensaba que esa carrera tomaba demasiado tiempo y quería también trabajar.

“Me tomé un año sabático y no estudié; me fui donde un tío a trabajar con él y luego del colegio, en el que yo estudié me llamaron y me dijeron que como a mí me gustaban los deportes y el profesor de educación física se iba, ellos iban a tomar mis papeles para prepararlos, para que yo fuera profesor de educación física y estudiara eso. Yo acepté pensando que iba luego a elegir la carrera que yo quisiera y todavía quiero seguir siendo profesor de educación física”, dijo.

PROFESOR DE EDUCACIÓN FÍSICA

Marino Castillo definió su trabajo como una linda experiencia. Entiende que a las personas debe gustarle realmente enseñar. Señaló que se debe tener paciencia con los niños a los que se les imparta clases. Aseguró que después el profesor querrá que los niños, a los cuales les enseñó, cuando sean adultos tengan una buena coordinación, sean seguros, sociables y amistosos. Es por ello que dijo que debe de encargarse de que sea así.

Castillo agregó que: “también uno quiere que el niño confíe en sí mismo y que sienta que puede, pero si en verdad no puede uno lo enseña, y mediante la clase y la práctica poco a poco se le va introduciendo eso que le da seguridad, confianza, compañerismo”. Para Marino Castillo, lo más difícil que podría tener este trabajo es que a la persona que lo realice no le guste. Refirió que existen docentes de la educación física que solo toman un balón y se lo dan a los estudiantes y les dicen que jueguen.

“Me gusta todo de mi trabajo, pero lo que más me gusta es cuando un niño al principio no quiere hacer educación física y luego se divierte tanto en la clase que cuando voy por ahí caminando me vocea míster Marino. Esos niños a veces dejan a sus papás y van y le dan un abrazo a uno, eso es súper para mí”, indicó.

Marino Castillo junto a un grupo de sus estudiantes de IPCIS

UN DÍA EN SU VIDA

Un día para Marino Castillo inicia a las 5:00 de la mañana entrenando a un grupo de personas en Punta Cana, desde las 5:30 hasta las 6:30. Más tarde, va al colegio e inicia las labores a las 7:30 de la mañana y finaliza a las 2:30 de la tarde.

A las 3:00 de la tarde Castillo tiene prácticas de baloncesto o de voleibol con los estudiantes, y a las 4:15 finaliza. Ya a las 6:00 de la tarde entrena a otro grupo de personas hasta las 7:00 de la noche, cuando por fin tiene tiempo para descansar.

Castillo se describió como una persona sencilla, que no puede estar tranquilo, que siempre está en movimiento. Señaló que en todo tiempo está pensando en algo que pueda aportar a alguna persona o grupo en el que se encuentre.

Dijo que comparte su trabajo de profesor de educación física con el de entrenador personal. Hace entrenamientos grupales y a nivel individual, en las mañanas. También entrena personalidades que vienen a la zona y que solicitan un entrenador personal.

Para este profesor de educación física su familia es lo más lindo que tiene. Dijo que a su madre y su padre los quiere mucho, por igual a sus hermanos. “Amo mi familia y sobre todo amo a mis sobrinos. Tengo tres sobrinos y una sobrina,ellos viven en la capital. Mi papá es comerciante y mi mamá es ama de casa. Toda mi familia vive en Santo Domingo. Mi familia es mi norte”, aseguró.

MOMENTOS DESTACADOS

Para Marino Castillo el momento más bonito de su vida fue cuando nació su sobrino, quien es su ahijado. Dijo que en aquel momento se puso loco, porque al no ser padre, le encantan los niños. Narró que el carga y añoña mucho a su sobrino.

En el colegio donde hoy en día labora, también ha pasado por momentos importantes y dignos de mencionar para él, como lo fue: “cuando empecé a dar clases aquí, en este colegio, los niños no sabían de juegos dominicanos, como el “topao” y “el loco en cadena”, que yo nunca los enseñé durante mi carrera, pero al llegar aquí me di cuenta de que ellos no lo sabían jugar y los enseñé”.

Castillo también les enseñó a sus estudiantes a jugar “capitán pasando lista”. Indicó que cuando hay lluvia y no puede trabajar con los niños en el patio entonces realiza esas actividades bajo techo.

Marino Castillo aconseja a los jóvenes a que estudien y que respeten a los padres. Resaltó que: “cuando uno es adolescentes, quiere llevarse el mundo por delante e irrespeta a los padres y después de que los padres se les van entonces quieren valorarlos. Les recomiendo que respeten y valoren a sus padres, porque ellos nunca quieren lo malo para ellos”.

También les pide a los adolescentes que no usen todas las modas que llegan, porque a él le preocupa mucho eso. Considera que no todas las modas se usan, pero que él es simplemente profesor, no diseñador de modas.

“Les aconsejo a los jóvenes que si encuentran que en el deporte ellos pueden tener un lugar en cual puedan sentirse mejor o descargar algo, que acudan a los deportes, que esta es una experiencia muy linda. En mi caso yo empecé en los deportes como desde los ocho o nueve años y sigo en esto todavía”, dijo.