JBavaro Banner 728x90

PROTAGONISTA - Claudia Lorena Garrido

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

“Quisiera cambiar la situación de los niños de Bávaro y del mundo”

Bávaro. Claudia Lorena Garrido Caraballo es una mujer de carisma y actitud, representante del Ministerio Público, con asiento en el Cuerpo Especializado en Seguridad Turística (CESTUR), en Bávaro. Reconocida por sus múltiples labores a favor del rescate de la niñez y en contra del maltrato a la mujer.

Desde su posición como fiscalizadora en Bávaro, esta imponente mujer ha realizado diversos operativos para sacar a los niños que se encuentran en las calles en esta zona. Dentro de los casos con los que esta magistrada ha tenido que lidiar, los que más le impactan son, precisamente, los relacionados con la niñez.

“Lo que más me impresiona de mi trabajo en esta zona, son los niños en la calle y la dejadez de sus familiares para contrarrestar ese mal. Ver una familia que yo le reubico su hijo, voy y se lo entrego en su propia casa y le digo que no lo quiero ver más en Bávaro, y volver a encontrármelo de nuevo, eso es la parte más difícil de mi trabajo”, dijo Garrido.

A lo largo de toda la conversación, Garrido se encontraba jugando con su lapicero, y apuntando con él explicó que ella quisiera tener una barita mágica con la que pudiera cambiarles los sentidos a las personas, en cuanto a los niños.

Refirió que esa niñez que hoy vive en la calle va a ser el futuro de este país en lo adelante, y que no tienen la culpa de lo que están viviendo. Para esta fiscal, la niñez es esa etapa de la vida que forja a la personas para ser alguien en el futuro.

“Yo tuve una niñez maravillosa; todavía mi mamá cree que soy chiquita. Eso me marca mucho, porque yo quisiera cambiar la situación de los niños de Bávaro, y no solo aquí sino en el mundo. Si yo tuviera la oportunidad de elegir algo que pudiera cambiar, sería la condición de esos niños en situación de calle”, advirtió.

SU PROFESIÓN

Esta mujer apasionada por las leyes contó que de pequeña decía que sería diseñadora de interiores o decoradora. Con el pasar del tiempo, entendió que necesitaba hacer una carrera con otros fundamentos, y fue cuando se dio cuenta que le apasionaba el área de Derecho, la diplomacia, el Derecho Internacional y la migración, por lo que se inclinó por dicho sector.

Garrido estudió Derecho, en la Universidad Católica del Este (UCADE), en Higüey. Más tarde, se trasladó al extranjero, a la Universidad Complutense de Madrid, donde realizó estudios en Derecho Internacional, con mención en Extranjería y Migración.

“Mi trabajo siempre lo tomo por el área social, más de ayudar y empoderarme de los problemas que está viviendo mi sociedad. Mi trabajo es de perseguir y buscar las personas que están incumpliendo con el orden público”, explicó.

El trabajo de un fiscal podría resultar complicado. Según Garrido, esto se debe a que, en ocasiones, toma decisiones entre dos partes en la que hay una que no queda muy de acuerdo o no se siente conforme.

Expuso que a ella lo que le gusta es que la gente se vaya agradecida de su oficina, y que se sientan cómodos con la gestión que ella hace. La parte de su labor que ve difícil, es que no siempre puede hacer las cosas como las personas quieren que se haga.

Dice que se motiva a hacer su trabajo, porque quiere que la República Dominicana sea un país diferente en algún momento y pueda ser una gran nación. Un día en la vida de Claudia Lorena Garrido Caraballo inicia a las 7:00 de la mañana, cuando se levanta en Higüey, ciudad donde vive.

A las 9:00 de la mañana, llega a Bávaro, donde labora, y revisa los casos que tiene en la Fiscalía. A las 2:00 de la tarde, saca tiempo para almorzar y regresa a la oficina a las 3:00, para revisar lo que llegó durante su ausencia. Ya en horas de la tarde, regresa a Higüey y va a la Universidad Católica del Este, donde también trabaja como docente.

TRABAJO ALTERNATIVO

Llevándose la mano hasta su mentón, Garrido resaltó que por ahora está trabajando en el área de derecho penal, pero que su pasión es su especialidad de Derecho Internacional.

A los 16 años, la actual fiscal de Bávaro empezó a trabajar en la Universidad Católica del Este (UCADE), como recepcionista, lugar en el que aún labora. Garrido es la directora del departamento de protocolo de esta universidad, y es también docente de la materia de Derecho Internacional.

De no haber estudiado Derecho, dice que le hubiera gustado ser organizadora de bodas, porque resaltó que le gusta ayudar en la organización de las cosas. Dijo que en ese momento las novias quieren que todo sea perfecto, que las cosas estén bien, y que a ella le encanta la perfección.

UNA MUJER FELIZ

Garrido Caraballo nació en Higüey, provincia La Altagracia, de padres, abuelos y bisabuelos higüeyanos; con todas sus raíces en ese pueblo. Es la mayor de dos hermanas, y junto a ellas se crio un primo, a quien consideran como un hermano.

Sus padres, a quienes definió como maravillosos, son Domingo Garrido, administrador de empresas y propietario de un negocio de contabilidad y administración, y Auria Caraballo, ama de casa dedicada a sus hijas.

“A mí todo me causa alegría, porque yo soy muy feliz. Sobre todo me da mucha alegría la justicia, ver niños contentos, que las cosas anden bien y que todo esté correcto”, resaltó Garrido. La impulsa en la vida Dios, y el deseo de tener una familia más céntrica, con hijos, y así poder desarrollarse como mujer en esa área.

Expresa que le causa tristeza la desunión familiar, el desmembramiento de la sociedad, los pocos valores con los que se vive hoy, la falta de ética y de moral de muchos ciudadanos y el poco temor a Dios.

Entre risas y chistes, Lorena Garrido se describió como una persona con muchos deseos de superación, con ganas de ayudar, colaboradora, comunitaria y optimista. Lleva casi cuatro años de casada con Luis Acevedo.

A su esposo, lo definió como una persona maravillosa, que aparte de todo la entiende bastante y que lo más importante es que es compatible con su trabajo. Resaltó que su marido disfruta de su labor tanto como ella y que la ayuda dentro de lo posible.

Para ella, la justicia es una norma que obliga a las personas a mantenerse en las sendas de lo correcto. Le apasiona que exista la justicia. Garrido finalizó este encuentro diciendo que: “Le aconsejo a los moradores de esta zona turística que le teman a Dios, y que se enfoquen directamente en los designios del Altísimo”.

¿QUIÉN ES?

Nombre: Claudia Lorena Garrido Caraballo
Edad: 30 años
Nacimiento: 30 marzo 1985
Esposo: Luis Acevedo
Estudió: Derecho en la Universidad Católica del Este (UCADE