JBavaro Banner 728x90

PROTAGONISTA - José Aparicio

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

“Trabajo por la persecución de objetivos y la satisfacción del deber cumplido”

“Para mí, la palabra amigo es como decimos aquí en dominicana, hermano”, José Aparicio.Bávaro. José Aparicio ha dedicado su vida por completo al turismo, convirtiéndose en un referente a la hora de hablar de turoperadores. Inició sus labores al servicio de este sector económico desde que tenía trece años, en una agencia de viajes en su país natal España.

La creación de turoperadores en la República Dominicana se inicia en la década de los 90. Nexus representa uno de los más importantes receptivos de este país, siendo Aparicio director de país de esta marca, desde hace dos años y medio.

El entrar a su oficina es una muestra de que Aparicio es un ejecutivo cargado de ocupaciones. Se define adicto al trabajo. “Yo no podría vivir sin trabajar. Yo no trabajo por dinero; es difícil, hay mucha gente que no lo entiende. Muchas veces no sé lo que gano y no sé si la nómina me ha llegado al banco”, comentó.

Trece años en este país le han servido de experiencia para hoy, junto a su equipo de trabajo, tener a Nexus bien posicionado. Al principio trabajó para el desaparecido turoperador Club Caribe, que en su momento era el más grande de la zona.

Años más tarde, Aparicio pasó a la empresa Blue Travel, desde la cual salió para incorporarse a su actual compañía. De manos cruzadas y sentado en su oficina, explicó que al incorporarse a Nexus, dos años y medios atrás, esta era una pequeña empresa y no lo que es hoy.

Argumentó también que este cambio se dio con un poco de miedo, porque “en Blue lo tenía todo hecho y ya tenía 53 años de edad, pero fue un nuevo reto. Era una empresa pequeña; había muchas cosas que hacer; quienes estaban lo habían hecho bien, pero era un nuevo proyecto. Fue un nuevo comienzo; empezar otra vez de cero”.

Expuso que el trabajo de un director de país de un turoperador es complicado, porque reciben cientos de miles de pasajeros al año. Aparicio levantó ambas cejas para decir que en estos momentos puede haber mensualmente unos 8 mil traslados de pasajeros. Señaló que cada pasajero es un mundo y cada uno tiene sus problemas.

MÁS QUE UN TRABAJO

“Trabajo por la persecución de objetivos y la satisfacción del deber cumplido. Busco destacar a Nexus del resto de las empresas, y eso para mí es una satisfacción personal”, dijo Aparicio.

Este incansable caballero aseguró que no ha dejado de trabajar ningún día de su vida. Cada minuto libre lo comparte con su familia, pero insiste en que si no trabajara se moriría. Contó que los sábados y domingos está pendiente del teléfono y de la computadora, por si surge algo.

“Quizás me he convertido en un enfermo del trabajo. A mí me satisface trabajar”, recalcó. Pese a que definió la labor de los turoperadores como bastante estresante, dijo que el trabajo de ellos es darle al pasajero lo que compró en un catálogo; hacérselo realidad en unas vacaciones, lo que asegura es casi siempre posible, pero complicado.

Aparicio consideró que los turoperadores nacen porque son un bien necesario. Refirió que evidentemente un cliente, al llegar a un país, necesita un traslado que le lleva al hotel; un representante que esté con él en el hotel y que le diga donde hay una farmacia o si se le enferma el niño, qué es lo que puede hacer. Al igual que alguien que le compre los tours.

Moviendo el teclado de su computadora, señaló que hoy en día no se puede vivir sin un turoperador receptivo. Argumentó que el trabajo de ellos comienza desde que reciben al cliente y termina cuando lo llevan al aeropuerto y lo sacan de este país.

Para Aparicio, el turoperador receptivo es responsable de ese pasajero que recibe ante el país y también está comprometido con cualquier cosa que le pase.

Aparicio participó en la fundación de la Asociación de Turoperadores Receptivos de la República Dominicana (Asoture), fue presidente de la misma por ocho años y es el actual vicepresidente. Explicó que desde este cargo inició las negociaciones con los hoteleros, transportistas y operadores.

HOMBRE DE FAMILIA

José Aparicio junto a su esposa Zunilda Simón y sus hijos Ashley y José MiguelJosé Aparicio es el mayor de tres hermanos, proveniente de una familia española humilde, de padres segovianos. Hizo un alto en sus explicaciones, se puso de pies para cerrar la puerta, y a seguidas dijo que sus progenitores, quienes aún viven, son muy humildes y con poca formación académica; que siempre le han dado todo lo que han podido a sus hijos.

Dijo que sus padres ya están muy mayores, pero que cree que la formación familiar que tiene la recibió de ellos. “Para mí, la familia lo es todo”, expresó. A José Aparicio le impulsa para seguir adelante su familia, ser feliz y su trabajo.

Aseguró que es un hombre totalmente feliz. Luego de 25 años de un primer matrimonio, Aparicio volvió a casarse hace ocho años. “Mi mujer es una persona joven; estudió enfermería y está terminando la carrera de Derecho. Trabaja (en el sector) turismo; es dominicana de color y estoy totalmente enamorado”, dijo.

Aparicio es padre de dos niños, a quienes describió como “un café con leche”. Su primera hija, quien tiene ocho años, es su niña “morenita preciosa”, de nombre Ashley, y a quien calificó como muy despierta. Su segundo hijo, de cuatro años, lleva por nombre José, lo que explicó es una tradición de muchos años, ya que tanto su padre como él tienen el mismo nombre.

Aparicio se describió como un hombre muy extrovertido, con “muchísimo” carácter; amigo de sus amigos, feliz y con demasiado corazón. Se consideró como alguien que tiene muchas personas conocidas, pero con solo dos amigos en la vida.

“Me produce alegría mi familia, mi trabajo y mis amigos. Me produce tristeza la desigualdad, el mal reparto de las riquezas y la poca justicia”, dijo Aparicio.

Aspira a que esta zona pueda tener en el futuro un boulevard turístico y que Punta Cana, como sector turístico, tuviera las ventajas que otras provincias tienen, tales como una mejor organización y estructura turística, ya que siente que aun el distrito se encuentra muy arrabalizado.