JBavaro Banner 728x90

Catedrales del Este son sellos distintivos del catolicismo y de arraigada devoción

Escrito por Patricia Heredia pheredia@editorabavaro.com.

Basílica Nuestra Señora de La Altagracia, monumento turístico por excelencia de Higüey.Higüey. La región Este tiene la bendición de poseer dos catedrales, con estructuras e historias diferentes que se encuentran enclavadas en el corazón de dos provincias que han tenido un antes y después. Estas son La Altagracia con la basílica Nuestra Señora de La Altagracia y San Pedro de Macorís con la catedral San Pedro Apóstol, mismas que les trasmiten su escancia a estos templos y las han convertido en sus sellos distintivos, no solo del catolicismo, sino de sus culturas y tradiciones.

La Basílica Catedral Nuestra Señora de La Altagracia es un marca ciudad de esta provincia y eje central del turismo del municipio cabecera Salvaleón de Higüey. Se encuentra ubicada en el centro de la misma.

Este es un santuario dedicado a la virgen María, y recibe la visita de miles de feligreses dominicanos y extranjeros, por lo que se le considera el centro de peregrinación por excelencia, no solo de la región Este sino del país, especialmente por los fieles católicos, que vienen desde distintas partes del mundo, especialmente el 21 de enero, para regocijarse en las festividades que le realizan, en honor a la madre espiritual del pueblo dominicano.

En la ruta de la región Este, al llegar a Higüey, se hace obligatoria esta parada, junto a la parroquia San Dionisio, también enmarcada en esta localidad, que es parte importante del patrimonio religioso de la provincia, y sobre todo, de los devotos del culto mariano.

Según el historiador Ernesto Rivera Cedeño (Duque) dijo que el 1924 había un sacerdote en el viejo santuario (San Dionicio) llamado Tomás Montas, a quien le surgió la idea de que debía levantarse una gran basílica a la Virgen de La Altagracia, como existía la de Guadalupe, en México.

“Este estaba tan entusiasmado que hasta empezó la obra al lado del antiguo santuario, pero la obra no prosperó porque luego pensó que el viejo santuario estaría siendo parte de la basílica y habría que desbaratar medio pueblo y desistió de eso”, apuntó Cedeño.

Comentó que para el 1943 monseñor Eliseo Pérez Sánchez revivió la idea del sacerdote Montas, y empezó a trabajar en esta iniciativa y se nombró una comisión colectora y otra para que convocara para un concurso internacional, donde asistieron arquitectos e ingenieros de diversas partes del mundo.

“Después que esa comisión evaluó las propuestas que tenían, escogieron la del arquitecto francés A. Dunover de Segonazc y el ingeniero también francés Pierre Dupré”, explicó.

Sostuvo que el primer picazo fue dado en 1956 y estaban todas las autoridades civiles y militares, el secretario de Obras Públicas, el ingeniero Nager, y que iniciaron la construcción de inmediato. Dijo que se inauguró el 21 de enero de 1971, y que estuvieron presentes diversas personalidades, civiles y militares, así como también religiosa.

Señaló que los terrenos donde se construyó la basílica fueron donados por el Ayuntamiento y por un higüeyano, que se llamaba don Baudilio Garrido. Dijo que esta posee más de un kilómetro de terreno.

ESCULTURA CON ORIGEN FRANCÉS

Rivera exteriorizó que la basílica tiene una arquitectura única, cuidada muy celosamente y que está compuesta por una nave central entrelazada con varias naves, que al entretejerse forman un arco, formando una bóveda que se van escalonando en eslora mayor, hasta llegar a bóveda alta que se aprecia con gran facilidad desde varios puntos del municipio.

Indicó tiene un altar donde se realizan los oficios religiosos, el área del coro con el órgano y en la parte posterior está una escalinata, donde los peregrinos suben a venerar el cuadro de la Virgen y está en un nicho de plata enclavado en un naranjo simbólico que está hecho de caoba.

También, explicó que tiene un área donde están los confeccionarios, a la izquierda y a la derecha está una capilla, el sagrario y el espacio donde está enterrado monseñor Hugo Polanco. Y además la puerta de entrada es de bronce con un baño en oro de 24 kilates, y fue bendecida por el papa Juan Pablo II, en Roma y un campanario con 45 campanas de bronce.

Manifestó que en sus laterales de fuera hay unos arcos techados, donde los peregrinos que no han podido entrar a la basílica se guarecen del sol y de la lluvia, y un monograma que contiene escrita las letanías de la Virgen. Exteriorizó que el arco que posee esta tiene 80 metros de altura y al final de este hay una cruz, y de noche la misma esta iluminada por luces de colores.

Según el historiador, este monumento se puede considerar el santuario más importante del país, porque a pesar de los años este tipo de arquitectura es única.

El gobierno dominicano declaró a la basílica Nuestra Señora de La Altagracia el 12 de octubre de 1970 Monumento Nacional, y más tarde el papa Pablo IV la declaró Basílica Menor y el 15 de agosto de 1972 pasó a ser catedral de la Diócesis de Higüey.

CATEDRAL SAN PEDRO APÓSTOL DE SAN PEDRO DE MACORÍS

Catedral San Pedro Apóstol, esplendida aun cuando el sol oculta sus rayos y las nubes la abrigan de grisUn monumento representativo de la provincia de San Pedro de Macorís, levantado en honor a San Pedro Apóstol. En tu visita a esta ciudad debes ir a visitar este esplendoroso monumento, que te cautivará de inmediato.

Según el arquitecto Ramón Castro, esta catedral es una de las edificaciones más representativas y antiguas de esa provincia y que la misma no siempre tuvo la fachada que luce hoy día ni el esplendor que exhibe haciendo lujos de su majestuosidad.

Castro declaró que en 1856 empezó la historia de la Iglesia católica de San Pedro Macorís, y es en este año se crea una ermita de madera techada de yagua, pero una tormenta destruyó totalmente.

“Luego, en 1876, se construye otra ermita en el mismo lugar, dotada de pino y techada de cana, y un incendio cercano a la iglesia la reduce a cenizas y entonces cuando la comunidad y el cabildo se reúnen para hacer una iglesia más importante, no una ermita. Esta se manda a confeccionar a Estados Unidos, en madera americana (pino tratado), y cubierta en tejas, consagrada en esa época el arzobispo Fernando Arturo de Meriño en el 1887”, expresó.

Enunció que esta iglesia era una obra de arte en madera, que tenía 60 pie de ancho y 120 de largo; una torre de madera de 120 pie de alto, tenía un reloj en el campanario. Debido a que en esa época no había energía electica, las lámparas eran de gas y con la brisa una de ellas se rompe y se quema la iglesia nuevamente.

El 8 de octubre del 1896, esta había sido construida con la ayuda del Gobierno y aportes de colonos azucareros y personas del puerto aportaron una cuota para su construcción.

Detalló que fue en 1910 cuando se comienza la construcción de la catedral, aunque realmente en 1902 el ayuntamiento hizo una torre de ladrillo, se hizo un reloj, pues en el pueblo casi nadie tenía reloj y ese era el reloj del ayuntamiento, esa obra la realizo el ingeniero Francés Eduardo García.

Habló que es aquí que el pueblo toma la decisión de hacer la iglesia de ladrillos, piedras y mampostería, el mismo ingeniero la confecciona en estilo gótico en inglés, este ingeniero solo llego a hacer la torre y los planos de la iglesia, pues antes de ser construida el murió.

Sin embargo, comentó con la muerte García, la obra pasó a manos del ingeniero Antolín Nechodoma, quien desechó la utilización de ladrillos y trae el hormigón armado, cambia el estilo neogótico y construye en hormigón armando, convirtiéndose a esta en la primera edificación hecha en hormigón armado en República Dominicana, marcando el inicio de la modernización urbanista en el país.

Sustentó que por falta de recursos se paralizó la obra en varias ocasiones, pero 1997 que el templo fue reinaugurado después de un profundo proceso de reestructuración.

ESENCIA ARQUITECTÓNICA

El arquitecto indicó que esencia arquitectónica que tiene este templo es la novedad constructiva y un diseño gótico modificado para hacerla más elegante y atractiva y que dentro de los detalles más llamativas que tiene para los turistas son los vitrales que fueron hechos con la técnica gliceril que es una técnica primitiva de la edad media.

Ostentó que la catedral se destaca por su gigantesca torre-campanario que puede ser vista desde cualquier punto de la ciudad, e interior romántico con arcos de medio punto y bellos vitrales creados por el maestro alemán Gustav Van Treck, considerado el picazo de los vitrales a nivel mundial.

Castro señaló que su interior te seduce, te sintoniza con las arras románticas, posee una nave central que está abovedada y que posee lucernarios (aberturas) con arcos de medio punto hechos de vitrales que permite la entrada de luz, posee un altar, un área del coro en su segundo nivel y dos niveles laterales están iluminados por vitrales instalados en arcos ojivales.