JBavaro Banner 728x90

Profesores del sector privado aspiran trabajar en el público por mejores salarios y nuevas oportunidades

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Verón. La salida de un profesor del sector privado, dígase colegio, se da en muchas de las ocasiones por la cantidad de oportunidades que les ofrece el sector público, el Ministerio de Educación (Minerd).

Estos docentes al ingresar al Minerd y ser nombrados, empiezan a percibir un salario ma yor al que antes recibían en un colegio, pasan al seguro de salud que les proporciona el Estado dominicano a los docentes, el Seguro Nacional de Salud (Senasa).  

Ligia Pérez, profesora del sistema público de educación.Otro beneficio que tienen los maestros de sector público es la facilidad de pensión al retirase de su oficio. Además de que tienen acceso a la Cooperativa Nacional de Servicios Múltiples de los Maestros (Coopnama), y otros incentivos que han ido dignificando la carreta docente.

Teresa Polo Polanco, una maestra que pasó del sector privado al público, dijo que como profesora a nivel privado no tenía tantos beneficios como ahora tiene a nivel público.

Destacó que “me encanta el nivel público porque este tiene más privilegios, está la cooperativa, el seguro, aunque a nivel privado también hay seguro, pero la cooperativa le da gran ayuda a todos los maestros”.

En su opinión el sueldo a nivel público es mejor. “Y siempre la gran mayoría de los profesores desde que son licenciados aspiran a estar en el nivel público, por los beneficios”, destacó Polo.

Cuando Polo daba clases en un colegio le pagaban un sueldo de 20 mil pesos más el seguro médico de salud, ahora cobra sobre los 35 mil pesos, seguro médico, la cooperativa, y además de los incentivos por años de trabajo y por preparación académica.

Otro beneficio es una beca por el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (Inafocam) para estudiar dentro y fuera del país.

Ligia Pérez, maestra a nivel público, fue profesora en un colegio por diez años a nivel privado donde percibía un salario de siete mil pesos por tanda. “Beneficios no teníamos muchos”, agregó esta docente.

Pérez comentó que los dueños de colegios ajustan los salarios de los maestros de acuerdo a lo que perciben económicamente y además sacando sus ganancias, por lo que los salarios siempre resultaban mínimos.

Esta maestra ya cumplió su primer año a nivel público, para ella es mucho mejor los beneficios que tiene ahora. Destacó que un docente de básica recibe un salario de 38 mil pesos mientras que uno de media (ahora secundaria) percibe un sueldo de 46 mil pesos.

“Algo bueno es los incentivos que le dan a los maestros de acuerdo a la especialidad que tengan, ya sean en maestrías, diplomados”, refirió.

DIRECTORES Y AUTORIDADES

Sagrario Desí, directora del Distrito Educativo 12-01, opinó que el cambio que hacen los maestros del nivel privado al público se debe a los beneficios que reciben los del sector público.

“Digamos que tenemos un seguro médico muy bueno, también tenemos una cooperativa que nos ayuda en los que nosotros queremos gestionar, ya sea una casa, un autobús, los enceres del hogar. Pero también cuando nos retiramos la pensión es muy buena”, agregó Desí.

La directora del Distrito Educativo 12-01 señaló que los maestros al retirase además de recibir un porciento por los años trabajados también siguen cobrando igual, mientras que en los colegios cuando se termina de trabajar hasta ahí llegó el contrato.

Inmaculada Santana, directora del Liceo Francisco del Rosario Sánchez, precisó los cambios de los profesores de colegios al novel público se debe a la diferencia de salarios y los demás beneficios que perciben.

Santana comentó que en el liceo que dirige tiene muchos maestros que vienen del nivel privado. Explicó que la mayoría de los profesores del nivel público antes de concursar estaban trabajando en colegios.

Ivelisse Valdez, directora de la Escuela Básica Camila Henríquez Ureña en Macao, comentó que el salario es uno de los principales motivos para este cambio. Opinó también que el sector privado se les exige más a los maestros, tienen más trabajo, pocas vacaciones, menos incentivos y menos beneficios en sentido general.

LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN

Sagrario Desí, directora del Distrito Educativo 12-01

La Ley No. 66-97 (Ley Orgánica de Educación de la República Dominicana) contempla todos los beneficios que tienen los docentes del nivel público. Es en su artículo 129 que se crea el Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio, como órgano descentralizado adscrito a la Secretaría de Estado de Educación y Cultura (hoy Ministerio de Educación).

Según esta ley el Inafocam tiene como función coordinar la oferta de formación, capacitación, actualización y perfeccionamiento del personal de educación en el ámbito nacional.

En el artículo 131, se establece que el sistema de formación y capacitación permanente ofrecido por la Secretaría de Estado de Educación y Cultura (Ministerio de Educación) será gratuito para todos los docentes.

En el artículo 151 se señala que la política salarial, de valorización del trabajo docente se vinculará al Escalafón Magisterial, con el esquema de incentivos primero por incentivos personales y la profesionalización; incentivos institucionales; incentivos de seguridad social; e incentivos laborales.

Con esta ley también se crea el Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (Inabima), en el artículo 159. Este organismo tiene como fin de coordinar un sistema integrado de servicios de seguridad social y mejoramiento de la calidad de vida del personal de la Educación Dominicana y sus familiares, tanto activos como pensionados y jubilados.

Según el art. 160 el Inabima comprenderá, entre otras actividades, el régimen de seguridad social y calidad de vida: el seguro médico, el seguro de vida, la dotación de vivienda, el ahorro y préstamo, los servicios múltiples de consumo, la recreación, el transporte, el régimen de vacaciones y el régimen de retiro, pensión y jubilación y cooperativo.

La Ley No. 66-97 también crea el Programa de Pensiones y Jubilaciones del Sistema Educativo en su art. 167. Este programa agrupa por igual, a los empleados y funcionarios administrativos y al personal docente y técnico de todos los niveles, tanto de la educación pública como de la educación privada.

Para acceder a la jubilación esta ley contempla en su art. 171 que el servidor del sistema adquiere el derecho a la jubilación automática de acuerdo a la siguiente escala: primero por haber cumplido 35 años en servicio, sin importar la edad; también por haber cumplido 30 años en servicio y 55 años de edad; y por haber cumplido 25 años de servicio y 60 años de edad.

La ley también señala que “todo beneficiario de una jubilación automática, recibirá una mensualidad equivalente a la duodécima parte de la suma de los salarios percibidos durante los últimos 12 meses de trabajo”.

Y el art. 172 explica que tendrá derecho a pensión todo servidor declarado en inhabilidad física después de haberse comprobado su incapacidad para el trabajo activo por una junta médica al servicio del régimen de pensiones y jubilaciones, siempre que haya cumplido 5 años en servicio ininterrumpido o haber acumulado 60 cuotas o cotizaciones al mismo.