JBavaro Banner 728x90

Venta de drogas, inmigración ilegal y basura, el pan nuestro de cada día del Hoyo de Friusa

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

El Hoyo de Friusa clama por la atención de las autoridades competentes ante tantos problemas que los aquejan.

Friusa. “Este es un pueblo sin ley”, así se expresa la mayoría de los habitantes del Hoyo Friusa, un espacio en medio del Distrito Turístico Verón-Punta Cana, con el mayor cúmulo de problemas sociales de la zona, que se pueden percibir apenas al asomarse a la entrada de este populoso sector.

La venta de drogas, la delincuencia, los vertederos improvisados, la migración haitiana descontrolada y hasta el mal estado de sus calles, hacen de este sitio un foco bastante preocupante. Y no sólo para quienes allí hacen su día a día, sino para algunas autoridades que tratan dentro de su accionar lograr al menos un poco de bienestar y tranquilidad para los residentes del área.

Algunos de sus habitantes viven con miedo de denunciar los graves problemas que a diario enfrentan, como los puntos de venta de drogas, de los cuales dicen que operan permanentemente frente a la mirada de todos, incluyendo de las propias autoridades.

Aunado a eso, tienen que vivir rodeado de basura, puesto que existen lugares que han fungido como vertederos improvisados, lo cual crea las condiciones necesarias para la generación de enfermedades de todo tipo. Pero aun así los comerciantes de la zona ofertan venta de víveres y carnes en las aceras frente a sus negocios, con las moscas merodeando y las aguas negras salpicando sus mercancías.

Víctor Olivo, presidente la Junta de Vecinos del Hoyo de Friusa, explicó que la Policía Nacional hace las redadas en puntos considerados estratégicos, sobre todo los fines de semana, pero que eso no detiene los asaltos ni la venta de drogas.

“Nosotros nos reunimos con ellos constantemente y más o menos identificamos los puntos donde hay más atracos. Entonces los agentes llegan de repente, paran a todo el mundo y lo revisan”, dijo Olivo.

A su juicio, el problema más significativo que enfrenta el populoso sector es la venta de drogas, y le preocupa que las autoridades correspondientes en esta materia no desarrollen las acciones de lugar para evitar esta situación, lo que incide en la inseguridad de quienes allí residen.

El comunitario señaló que a diario, sobre todo en horas nocturnas, se puede visualizar muchas personas comercializando drogas en vehículos y reveló que incluso ofrecen servicios a domicilio.

Dijo que toda esta transacción ilegal se produce con conocimiento de la comunidad, la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y la Dirección Central Antinarcóticos de la Policía Nacional (Dican).

“Aunque tú te reúnas con ellos, no dan respuestas y prueba de ellos. Es que hemos hecho reuniones todas las juntas de vecinos con estas autoridades, para nosotros plantear esta problemática y no dan ningún tipo de respuestas”, se quejó Olivo.

La acumulación de basura en los vertederos improvisados crea las condiciones para la generación de enfermedades.

MODALIDADES

Un ciudadano del sector que pidió el resguardo de su identidad, manifestó que el estilo de quienes se dedican a la venta de drogas en el Hoyo de Friusa, es utilizar a los menores de edad para comercializarla y ubicar a posibles compradores. Dijo que es una práctica constante que se da aún más en las horas nocturnas.

“En la esquina de La Pasión, muy famosa en la zona, eso se da muchísimo; es una cosa terrible y así no se puede vivir. Dicen que quienes más compran la droga son los americanos, pero eso es mentira, porque muchos residentes de Friusa, en su gran mayoría, vienen y la compran allí, principalmente los jóvenes”, acotó el informante.

Según este ciudadano, ha visto cómo los adolescentes, luego de comprar y consumir la droga, se montan en motores y se ubican en sitios de gran concurrencia de personas y vehículos, para cometer asaltos y atemorizar a todo los que pasan estos puntos estratégicos de la comunidad.

Sin embargo, reconoció que en los últimos días han sido incrementados los patrullajes en la zona y situaciones como estas minimizaron un poco, sobre todo los fines de semana, cuando es muy común ver este tipo de acciones.

Otro de los habitantes del Hoyo de Friusa, de nombre Pedro Cuevas, expresó que tiene dos años como residente del sector y ha visto con preocupación la gran cantidad de extranjeros que decidieron establecer en este lugar un sitio de residencia, en su mayoría nacionales haitianos.

“No es que estemos en contra de ellos, pero muchos de estos habitan aquí sin estar regularizados, y en algunos puntos de la comunidad arrabalizan y contribuyen con la acumulación de basura en áreas que saben que no están permitidas para tal fin”, aseveró Cuevas.

Este residente también ratificó que en los últimos días los patrullajes policiales han aumentado de forma significativa, motivo por el cual espera que las autoridades mantengan la vigilancia de estos espacios y reduzcan considerablemente el número de índices delictivos que a diario ocurre.

NUEVA FISCALÍA

A principios de mes, el Ministerio Público abrió las oficinas de una nueva Fiscalía en el Hoyo de Friusa, con la finalidad de atender casos específicos que se susciten en la zona, haciendo énfasis en situaciones de ventas de drogas y robos.

El fiscal de Friusa Raúl Guerrero, puntualizó que en el área son comunes los casos de venta y consumo de drogas, incluso procesan diariamente entre dos y tres situaciones de este tipo.

“Hemos detectado microtráfico, personas con posesión de marihuana o cocaína, en ocasiones procesamos casos de narcotraficantes. La mayoría son descubiertos vendiendo en casas de familia y a jóvenes que transitan en motores y vehículos, ya que es la modalidad más usada”, detalló Guerrero.

De acuerdo al fiscal, constantemente realizan operativos en conjunto con la DNCD, la Dican y la Policía Nacional, quienes al hallar a una persona con cualquier tipo de estas sustancias prohibidas, son procesadas inmediatamente y remitidos a los organismos correspondientes.

También, afirmó que el Ministerio Público tiene un plan de trabajo focalizado a incrementar los operativos, no solo en el Hoyo de Friusa, sino en otros sectores populares del Distrito Verón-Punta Cana, donde han tenido reportes de ventas y distribución de drogas.

“Cuando alguien es hallado con estas sustancias, nosotros como Fiscalía procedemos a enviarlo a Higüey, para aplicar las acciones judiciales de rigor y se le otorgue las medidas de coerción correspondiente”, aseguró.

VERTEDEROS IMPROVISADOS

No sólo son los casos de droga y delincuencia que azotan a los habitantes del Hoyo de Friusa, los montones de basura están a la orden del día en casi todos los rincones de este populoso espacio.

En un recorrido realizado por este medio se contabilizaron al menos unos cinco lugares repletos de desechos sólidos, con insoportables olores como parte de su descomposición.

Los camiones no se dan abasto, debido a la gran cantidad de personas que viven en el sector y la gran cantidad de basura acumulada. Los vecinos se quejan, además, de que el personal que encargado de recoger los desechos les pide dinero para tal fin, situación que han elevado hasta la Junta Municipal Verón-Punta Cana, pero sin obtener respuestas satisfactorias.

“Basura, aguas negras y calles intransitables es lo que nos toca a diario vivir a los que encontramos en esta comunidad un lugar para hacer nuestras vidas. No es justo, que las autoridades nos marginen de esta manera”, manifestó Elena Garrido, residente del Hoyo de Friusa desde más de cinco años.