JBavaro Banner 728x90

Vertederos improvisados atentan contra la estabilidad ambiental

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

Los vertederos improvisados abundan buena parte del Distrito Verón-Punta Cana, a la vista de los turistas que ingresan a la zona.

Verón. La zona turística cuenta con potencialidades naturales excepcionales y un desarrollo que cada día demuestra que el Distrito Verón-Punta Cana está en la mira de muchos que desean invertir, pero que a su vez ese crecimiento que experimenta el área puede verse amenazado por focos de contaminación y daños irreparables a los recursos naturales.

En casi todas las comunidades, arterias viales, zonas costeras, calles y avenidas de esta demarcación, se observan cúmulos de basura y puede percibirse el mal olor como consecuencia de la descomposición de los desechos sólidos.

La cantidad de espacios que aún están sin explotar y el abandono de muchos de los terrenos por parte de sus propietarios, aunado a la contundente debilidad de las autoridades distritales, provinciales y nacionales, competentes en la materia, crea las condiciones para que estas áreas sean convertidas en vertederos no autorizados y por tanto constituyen focos de contaminación.

Los millones de turistas, que anualmente ingresan a la zona, se percatan de esta situación durante sus recorridos y le refleja un panorama desagradable al destino. A esto se le suma la falta de conciencia ambiental de algunas personas, que ven más fácil arrojar montones de desperdicios en cualquier espacio de Verón-Punta Cana.

En la demarcación, una de las áreas que más sufre de esta situación es el Boulevard Turístico del Este, que a lo largo de su trayecto, puede verse tanto en los bordes como en su interior, vertederos improvisados que incluyen restos de materiales de construcción, fundas repletas de desechos descompuestos y hasta sargazos.

Y es que, por uno de los caminos laterales de una estación de gasolina cerca del cruce de CEPM y que conectaría al Boulevard Turístico con Las Dos Jardas, donde además se construye lo que será el Cementerio Municipal de Verón, los desaprensivos aprovechan la poca afluencia de personas, vehículos y asentamientos para botar grandes cantidades de basura.

Camiones cisternas descargan aguas residuales sobre la vegetación.

También, lo hacen camiones cisternas recolectores de aguas servidas, para descargarlas en plena vegetación situada en el interior del lugar, creando un daño ecológico de grandes proporciones y que a su vez infringe la legislación ambiental dominicana.

Igualmente, los laterales del Boulevard Turístico del Este y la Autovía del Coral, cercano a La Rotonda, siguen luciendo cantidades de desechos sólidos, arrojados principalmente por transportistas turísticos, quienes continúan utilizando estas vías como zonas de parqueo, mientras esperan la llegada de visitantes que ingresan por el Aeropuerto Internacional de Punta Cana (AIPC).

Estas áreas no están zonificadas como estacionamiento, sin embargo cada día se incrementa el número de choferes que parquean sus vehículos; lo que constituye un deterioro significativo de los espacios y un riesgo de accidentes.

El lugar luce repleto de fundas de vasos, fundas, platos, envases, diversos materiales de plástico y hasta excrementos humanos, como si se tratase de un vertedero. Los choferes al estar parqueados en estos lugares, dejan todo este tipo de servicios específicamente en los matorrales. 

SIN ATENCIÓN

La presencia de vertederos improvisados en el Distrito Verón-Punta Cana parece haber escapado del control contundente de organismos como la Junta Municipal y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pues en zonas como la carretera vieja de Macao y la vía hacia Cabeza de Toro cada día surgen más botaderos de basura.

En el caso de la carretera vieja de Macao, la situación es más grave, por cuanto lleva muchos años y la actuación de las autoridades ha sido nula. En el área, este medio contabilizó alrededor de unos 10 vertederos improvisados y algunos de ellos estaban prendidos en llamas, lo que agrava más el foco de contaminación.

Desde el tramo comprendido entre el Hotel Hard Rock hasta la entrada de la comunidad de Macao, un espacio que comprende varios kilómetros, hay gran cantidad de montones basura orgánica, escombros, fundas y neumáticos viejos.

Por esta zona, cruzan varias excursiones de turistas en boogies, quienes se llevan una mala impresión por la situación que sucede en el lugar.A lo largo de la vía, es notable la ausencia de policías y cualquier otro efectivo de los organismos de seguridad del Estado, servidores que pueden contribuir con las labores de vigilancia y control que coadyuven a minimizar los impactos negativos que generan la improvisación de estos vertederos ilegales.

Mientras que en la vía de Cabeza de Toro, muy cerca del hotel Catalonia, los espacios rodeados de matorrales cuentan con montones de desechos. Algunos moradores de este sector, aseguran que las horas de la noche son aprovechadas por desaprensivos para botar sus desechos en estas áreas, rodeadas de cuerpos de agua como manantiales.

Pero no sólo en las arterias viales se puede observar este problema, comunidades como Villa La Fe, Mata Mosquitos, Hoyo de Friusa y Villa Playwood, la acumulación de basura y zonas no autorizadas está creando incluso un problema de salud pública. En estos sectores, pese a que la recogida de basura se desarrolla de manera efectiva, todavía persisten espacios en los que se siguen arrojando desechos sólidos y los malos olores no tienen piedad con la tranquilidad de los habitantes. 

LO QUE DICE LA LEY

La Ley 64-00 de Medio Ambiente, en su artículo 107 expresa claramente que “se prohíbe la colocación, lanzamiento y disposición final de los desechos sólidos o líquidos, tóxicos o no en lugares no establecidos para ello por la autoridad competente”.

El texto ordena sanciones para quienes incurran en este tipo de delitos ambientales, como medidas para restaurar el daño ocasionado, multas administrativas, decomiso de equipos y hasta prisión dependiendo de la magnitud del daño ecológico.

Alrededor de unos 10 botaderos de basura se visualizan en la carretera vieja de Macao.

Esta ley carece de contundencia al momento de aplicar sanciones reales a todo aquel incurra en el delito de crear o fomentar vertederos improvisados y por tanto la responsabilidad administrativa se ha convertido en el tipo más frecuente de responsabilidad cuando se comprueba la violación de ordenamientos jurídicos y/o permisos ambientales.

Desde la Junta Municipal Verón-Punta Cana, los departamentos encargados aseguran cumplir con estas disposiciones y evitar la proliferación de botaderos de basura no autorizados por las instancias respectivas.

Francisco Francois, encargado de Ornato de esta institución, manifestó que desde asumieron la gestión distrital de Ramón Ramírez, han venido atacando el tema de los vertederos improvisados. “Hemos eliminado alrededor de unos 28 botaderos de basura que han surgido, dentro de esos el de Villa La Fe que era una situación bastante delicada”, dijo.

Francois destacó que articulan esfuerzos con los presidentes de juntas de vecinos para mitigar situaciones como estas y realizar los operativos de limpieza y poda de árboles, incluyendo recogida de desechos.

Asimismo, explicó para la clausura de vertederos improvisados de trabajan conjuntamente con la Unidad de Gestión Ambiental (UGAM), específicamente en lo que respecta a las sanciones.

“Nosotros hemos eliminado vertederos en Kosovo, Villa Playwood, Juanillo, Las Dos Jardas. Vamos a trabajar para también para erradicar los sitios que permanecen como lugares con gran cantidad de desechos, puesto que sabemos de esto ya que estamos metidos en los barrios”, aseveró el encargado de Ornado de la Junta Municipal Verón-Punta Cana.

El director provincial de Medio Ambiente, Ramiro Sánchez Melo, también señaló que monitorean constantemente la zona turística, en aras de evitar la creación de posibles vertederos no autorizados y dijo resolver varios casos en la demarcación turística.