JBavaro Banner 728x90

Empresarios del transporte de La Altagracia doblegaron al Intrant y frenaron ruta a Metro

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

Actualmente la ruta Bávaro-Santo Domingo y viceversa la manejan Aptpra y Sitrabapu.

Verón. Ya han pasado casi seis meses desde que el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) aprobara mediante la resolución 03-2018 un acuerdo suscrito entre las empresas Metro Tours S.R.L y Cap Cana S.A, para abrir una ruta de cuatro vehículos diarios, desde el complejo turístico hacia Santo Domingo y viceversa.

Tal decisión generó distintas reacciones violentas por parte de quienes han tenido, durante muchos años, el monopolio del transporte en esta demarcación, lo cual trajo como resultado daños considerables a unidades pertenecientes a la empresa Metro, y hasta la paralización por unas cuantas horas, por parte de choferes y administradores de la Asociación de Propietarios de Autobuses del Transporte Público de la provincia La Altagracia (Aptpra) y el Sindicato de Transporte Bávaro-Punta Cana (Sitrabapu).

Estos hechos violentos también generaron que se conformara una mesa de diálogo entre representantes de ambas empresas y el Intrant, que contó con la participación del senador Amable Aristy como “mediador”, pero que nunca dudó en ratificar su contundente respaldo a los propietarios de Aptpra.

A pesar de contar con una autorización del Intrant, la compañía Metro Tours nunca ejecutó la ruta Cap Cana- Santo Domingo

“Al enterarme pedí una cita con la directora del Intrant, los representantes de Aptpra y de Cap Cana, para acordar la suspensión inmediata de esta nueva ruta, hasta establecer una mesa de diálogo”, destacó Aristy a este medio de comunicación, cuando fue consultado en torno a ese conflicto.

Luego de esa reunión, nunca más se supo en qué quedaron las negociaciones entre ambas partes, y hasta qué punto influyeron los fuertes vínculos con el poder gubernamental de los mediadores y los propietarios de Aptra, para que no se dé la apertura de esta nueva ruta.

A pesar de contar con la concesión del Intrant, la empresa Metro no ejecutó tal medida y desde hace unos cinco meses, aproximadamente, se retiró de Verón-Punta Cana como prestador de servicio de transporte turístico, cuya oficina para dichos fines opera sólo en Santo Domingo.

Al ser consultado por este medio, directivos de Metro Tours, como Martin Pichardo, gerente de Terminales de la compañía, no han querido referirse al tema. Incluso, Pichardo señaló que debía reunirse en consejo extraordinario con los demás representantes de la empresa, con la finalidad de informar el paradero de la creación de la ruta Cap Cana-Santo Domingo.

Sin embargo, una fuente de esta transportista que pidió el resguardo de su identidad, indicó que Metro Tours efectivamente había obtenido la concesión de operación de la ruta planteada, por parte del Intrant, pero que “por algunas presiones”, ésta no se pudo concretar.

La compañía desde el momento de los hechos violentos, suscitados a finales del pasado mes de enero, informó que la suspensión de la ruta se debió principalmente para garantizar el resguardo de los pasajeros y que podrían reanudarla hasta tanto se obtenga un acuerdo en la mesa de dialogo.

También, en esa ocasión, indicaron que el Departamento Legal de la empresa introducirá una querella contra Aptra y Sitrabapu, por los daños ocasionado a una de sus guaguas.

INTRANT SILENCIOSO

Luego de las reuniones que se dieron en la mesa de dialogo entre el Intrant y los propietarios de Aptpra y Metro, no se supo más nada de la operatividad de la ruta.

El Intrant, igualmente mantiene un silencio rotundo en torno a este caso y nunca más adelantó los resultados obtenidos en la denominada mesa de diálogo.

Representantes de esta institución, como el director de Operaciones, coronel Rafael Eduardo Mercedes Catedral, alegan que desconocen en qué quedó finalmente este conflicto, en torno a la creación y posterior ejecución de la nueva ruta ya aprobada por esta instancia.

En la Consultoría Jurídica del Intrant tampoco quisieron ofrecer detalles al respecto, mientras que en la Gerencia de Transporte informaron que sólo tienen conocimiento de una concesión emitida, que autoriza a la compañía Metro Tours a operar la ruta planteada, sin dar mayores pormenores del por qué nunca se desarrolló tal permiso.

Sobre este particular, el Intrant según la resolución 03-2018 que crea esta nueva ruta, dispondrá de las unidades técnicas necesarias para garantizar el cumplimiento de la misma, y cuya autorización debió entrar en vigencia a partir del pasado 12 de enero, por un periodo de un año, hasta que se dé por finalizada la relación contractual entre la empresa transportista y Cap Cana.

Los horarios que propuso esta organización para operar la ruta Cap Cana-Santo Domingo y viceversa, fueron de 7:00 de la mañana, 2:00 de la tarde y 4:00 de la tarde, en cuatro autobuses marca Scania, modelo K124.

LIBRE COMPETENCIA

Aunque el Intrant se haya dejado doblar el pulso frente a los dueños del transporte de La Altagracia, la Constitución es bastante clara en torno al derecho que tiene cualquier ciudadanos de incursionar en el mundo de los negocios, siempre que cumpla con las exigencias definidas por las autoridades.

El artículo 50 de la Sección II de los Derechos Económicos y Sociales, de la Carta Magna, establece que el Estado reconoce y garantiza la libre empresa, comercio e industria y que todas las personas tienen derecho a dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las prescritas en la carta magna y las que establezcan las leyes

Además, en su numeral 1 indica que “no se permitirán monopolios, salvo en provecho del Estado. La creación y organización de esos monopolios se hará por ley. El Estado favorece y vela por la competencia libre y leal y adoptará las medidas que fueren necesarias para evitar los efectos nocivos y restrictivos del monopolio y del abuso de posición dominante, estableciendo por ley excepciones para los casos de la seguridad nacional”.

Como se recordará, para el momento de los incidentes entre las compañías de transporte, el presidente de Aptpra, Junior Castro, no dudó en dejar claro que la concesión a una nueva empresa le había sorprendido, porque no le fue notificado a la organización que dirige y que además es la más antigua de la zona.

Además expresó sentirse sorprendido que se estén dando permisos para nuevas rutas, ya que según él eso no se iba a permitir porque no habían autorizaciones. “Fue una sorpresa de que a la Metro se le ha autorizado un permiso en Bávaro-Punta Cana, cuando somos nosotros los que tenemos el permiso de operaciones de esta ruta”, enfatizó.

Durante los últimos días la zona turística ha sido escenario de hechos violentos entre diferentes taxistas por demostrar quienes tienen el monopolio del transporte en Verón-Punta Cana, situación que en varias de estas ocasiones, se han registrado con turistas a bordo de estas unidades, quienes presencian estas acciones bochornosas para este destino considerado el principal del Caribe.