JBavaro Banner 728x90

Falta de castigos en casos relacionados al transporte avivan disputas entre gremios

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Taxis de Siutratural estacionados en una plaza comercial de la zona.

Verón. Los disturbios y encontronazos que en los últimos días ocurrieron entre taxistas del Sindicato Unido de Transporte Turístico de la provincia La Altagracia (Siutratural) y otros conductores de la zona, dejan al descubierto la debilidad del sistema judicial que impera en La Altagracia.

Los taxistas de este sindicato son reincidentes en este tipo de agresiones, pero el Ministerio Público de La Altagracia no tiene siquiera un registro de todos estos altercados, lo que evidencia el grado de desinterés que le ha prestado esta institución a los pleitos que han dejado incluso a decenas de heridos.

En el más reciente de estos pleitos por el control de rutas y pasajeros, un taxista de Siutratural y un conductor de traslados turísticos se enfrentaron y se agredieron en presencia de una familia de turistas boricuas, poniendo en riesgo a quienes vinieron a vacacionar a esta localidad.

Toda esta situación quedó grabada y luego circuló por las redes sociales. Edwin Encarnación Medina, fiscal titular del Ministerio Público en La Altagracia, dijo que a partir de la creación de la Ley 63-17, de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, basados en el artículo 146, es que tienen un mecanismo para poder procesar este tipo de casos.

Este artículo, que versa sobre obstáculos al libre tránsito, establece que: “queda prohibido incendiar neumáticos, colocar clavos, grapas o cualquier objeto en las vías públicas o paseos dentro de la servidumbre de paso que obstaculice el libre tránsito. Quien viole esta disposición con el fin de impedir el libre tránsito por las calles y carreteras será sancionado con la pena de prisión de uno (1) a seis (6) meses o con multa de cinco (5) a diez (10) salarios mínimos del sector público centralizado, o ambas penas a la vez”.

Sin embargo, mucho antes de la creación de esta nueva legislación existía la Ley 241, del 28 de diciembre de 1967, sobre Tránsito de Vehículos, que sí contemplaba el castigo para infracciones vinculadas con el tránsito. Esta ley decía en su artículo 51, que “todas las infracciones previstas en las leyes sobre tránsito de vehículos de motor, sin importar la naturaleza, serán de la competencia, en primer grado, de los juzgados de paz especiales de tránsito y dichas causas se juzgarán y fallarán conforme al procedimiento que se sigue en materia correccional. En los municipios donde no existan juzgados de paz especiales de tránsito, serán competentes los juzgados de paz ordinarios correspondientes”.

El enfrentamiento entre taxistas y conductores del sector Turismo fue tema de debate durante la reunión del Comité de Seguridad de Verón-Punta Cana, integrado por el Cuerpo Especializado en Seguridad Turística (Cestur), la Policía Nacional, Ministerio de Turismo (Mitur), Ministerio Público, los departamentos de seguridad de los distintos hoteles y complejos de la zona, así como los demás organismos de seguridad que tienen presencia en esta localidad.

“Antes de la ley, cuando pasaban estos acontecimientos, actuaba la Policía Nacional, Cestur, y actuaba en ese entonces Turismo también, y realizaban una labor magnifica, porque hacían lo que es el diálogo, pero no tenían un mecanismo coercitivo en ocasión a la violación a la ley”, destacó Encarnación.

El magistrado señaló que en virtud de lo sucedido recientemente hicieron un oficio dirigido al comandante del Cestur en Verón-Punta Cana, coronel Osvaldo Pérez Feliz, y también al comandante de la Policía Nacional en la zona, coronel Carlos Martínez Martínez, en el que le solicitan cumplir con lo establecido en el artículo 146 de la ley.

Encarnación indicó que no van a permitir que bajo ninguna circunstancia se obstruya el libre tránsito.

Los taxistas alegan que quienes ellos llaman “piratas” acuden a darles servicios a pasajeros sin formar parte de ninguna organización dentro de ese sector. Encarnación apuntó que también hay sanción para quienes operan de forma ilegal, sin licencia o rótulos de identidad, según el artículo 44 de la nueva ley.

El artículo 44 señala que “la persona que opere un servicio público de transporte de pasajeros sin la previa emisión de la licencia de operación correspondiente o exhibiendo un rótulo de identificación que no haya sido debidamente autorizado será sancionado con el pago de una multa de cinco (5) a diez (10) salarios mínimos del que impere en el sector público centralizado”.

Siutratural está integrado por 400 unidades que tienen presencia en 30 hoteles de la zona y todas las plazas comerciales

DIVERSIDAD DE OPINIONES

El director distrital de Verón-Punta Cana, Ramón Antonio Ramírez, explicó que estos problemas son históricos en la zona, y que él se reunirá con los encargados o secretarios generales de cada sindicato de taxi que tienen presencia en esta localidad.

“La sugerencia que siempre hemos hecho es el tema de la supervisión. Al entrar el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), se ha creado un poquito de… (incertidumbre), y es normal, porque es una ley nueva y hay que crear los reglamentos y capacitar el personal que va a operar, pero es un tema un poquito complicado porque nos hemos sentido abandonados con relación a ese punto”, señaló Ramírez.

El director distrital dijo que hay que exigirle un poco más al Intrant porque los problemas del transporte aquí son permanentes. Recalcó que la zona necesita de una vigilancia permanente debido a que funcionan más de 4,000 mil unidades en el transporte turístico.

El viceministro de Turismo para la región Este, Maireni Castillo, señaló que la ley los ata un poco, porque según la nueva ley es el Intrant quien regula el transporte. Enfatizó en que este tipo de situación afecta al turismo, “y somos un país que dependemos en estos momentos del turismo y eso podría, si sigue este tipo de acciones, hacerle daño al turismo de la República Dominicana”.

TAXISTAS

Hilario Gómez, secretario general de Siutratural, dijo que el video que circula en las redes sociales de la pelea entre el taxista de este sindicato y el conductor de traslados se ha querido distorsionar, pero que en realidad se trató de un accidente de tránsito.

Gómez señaló que condenan la acción del taxista de perder el control y entrarse a golpes con el otro conductor, pero refirió que esto se debió a que anteriormente había tenido una riña y que al volver a encontrarse sucedió eso.

Aclaró que el incidente no se debió a servicios de taxis, sino que más bien fue por el accidente de tránsito. Siutratural está integrado por 400 unidades que tienen presencia en 30 hoteles de la zona y todas las plazas comerciales.

Daniel Cedano, secretario general de la Asociación de Transporte de Taxi Turístico de la provincia La Altagracia (Asotatupal), indicó que este tema del transporte de taxi se ha querido distorsionar, debido a que una gran parte de los empresarios han querido incursionar en este sector.

Asotatupal tiene presencia en los hoteles de Uvero Alto. Cuentan con 138 unidades de taxis.

Según confirmó el departamento de Relaciones Publicas del Intrant, se le impusieron sanciones contra los dos conductores implicados en el altercado, la primera fue contra el chofer que no estaba registrado como transportista turístico, la sanción de este consiste en el pago de ocho salarios mínimos y la retención de su vehículo por un máximo de 60 días.

Contra el taxista la sanción es de ocho salarios mínimos y tres meses de prisión condicional. Esta es la primera sanción administrativa impuesta por el Intrant, que también anunció, la semana pasada, que prontamente abrirán una oficina que funcione para toda la provincia La Altagracia y que tendrá su sede en el Distrito Municipal Verón-Punta Cana.