JBavaro Banner 728x90

Pulseras, la creatividad de un oficio artesanal que sustenta la vida de decenas de familias

Escrito por Diannelys Santos Redaccion@editorabavaro.com.

Exhibición de pucas de hilo en la Plaza Bávaro

Bávaro. Con precios aceptables y siendo una de las obras artesanales más buscadas en esta región, generando ventas sorprendentes, el comercio de las pucas o pulseras de mano es uno de los negocios más crecientes y prósperos en esta zona turística, tanto que de este oficio viven muchos comerciantes que se dedican al mismo.

Las pulseras son un elemento decorativo para las muñecas, que con el tiempo han empezado a evolucionar y se han fabricado de muchas formas y materiales. Los diseños se fabrican con materiales variados y por medio de máquinas o de forma artesanal, o sea, por medio de la mano de la persona que las comercializa.

Entre esas pulseras fabricadas a mano están: El ojo de tigre, la puca de coco,  piedra volcánica, larimar y de piel (cuero). Estas son muy buscadas en las tiendas artesanales y gift shop, especialmente por los extranjeros y estudiantes cuando llegan a este polo turístico en una excursión.

PRECIOS Y VARIEDADES 

Muchos de esos artesanos son dominicanos y otros extranjeros. El artesano, Juan Manuel Suberví, dijo que el oficio de las pulseras viene realizándose en su familia desde hace tiempos atrás por sus descendientes y así fue como aprendió.

“Me fui apasionando y empecé a fabricar esas obras artesanales en San Cristóbal, que es mi ciudad de origen, para distribuirlas en tiendas de Higüey, y posteriormente traerlas a comercializarlas a todo el litoral playero, donde estoy ubicado en Punta Cana”, explicó Suberví.

El valor de las pulseras las mide por categoría: grandes, medianas y pequeñas. Las llamadas pucas que llevan un coco y son hechas a base de hilo, por ejemplo, cuestan 5 dólares. El tiempo que se tarda en elaborarlas oscila entre los 10 y 45 minutos, dependiendo del tipo de pulsera que sea.

La temporada alta es de enero a mayo y la baja es de junio a diciembre. Mientras que, Lover Mercedes, vendedor de un gift shop en las afueras de la playa, cuenta que los proveedores ecuatorianos son quienes les suplen para ellos vender.

“Tienen muy buena salida las pulseras; tenemos todo tipo de precios, ya que contamos con una amplia variedad de pulsas”, explicó el comerciante. Los negociantes de estas prendas señalan que como actualmente es temporada baja, no han tenido buenas ventas en estos últimos meses.

Entre las variedades que tienen están las de goma, coco e hilo, que en las temporadas altas los niños compran mucho cuando visitan la playa. En tanto que, Félix Jiménez, secretario general de la plaza ubicada en la playa Bibijagua, explica que compran en talleres ubicados en Higüey. El precio al que vende la pulsera “larimar” está entre los 50 y 70 pesos por unidad.

Además, José Sánchez, dueño de los locales 11 y 12, ubicados en la Plaza Bávaro, explica que les compra a varios suplidores de diferentes zonas y de diferentes nacionalidades. Relata que vende las pulseras desde 1 a 5 dólares, todo dependerá del estilo y del trabajo que se lleve en fabricarlas.

Agregó que entre las variedades que tiene está la de hilo, con una plaquita hecha en coco con el nombre de Punta Cana y República Dominicana. Mayormente, a estas se les agrega más material y colores llamativos, para que se vea más linda y, por ende ,tener más valor.