JBavaro Banner 728x90

Moradores de Villa Esperanza se sienten olvidados por las autoridades

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

Moradores de Villa Esperanza se sienten olvidados por las autoridades

Verón. La comunidad de Villa Esperanza, conocida como Villa Playwood, forma parte de esos sectores de Verón que gozan de gran popularidad y uno de los más antiguos de este distrito municipal. Sus moradores aseguran que estas características parecen no importarle a las autoridades, pues enfrentan múltiples deficiencias en casi todos los servicios públicos, lo cual implica un deterioro en su calidad de vida y la de su entorno.

Villa Esperanza, dicen sus habitantes, pasó a sumar la lista de comunidades que mantienen una larga espera por el cumplimiento de las promesas ofrecidas por las autoridades nacionales, provinciales y distritales, como el asfaltado de sus calles, la efectividad en la recogida de basura, el alumbrado público y la construcción de áreas recreativas para el sano esparcimiento de los niños del lugar.

La única área, donde los más pequeños pueden desarrollar prácticas deportivas, es en el famoso play de Villa Playwood, conocido también como play de Verón. Allí, los infantes y adolescentes ven la oportunidad de jugar béisbol y futbol, pero aun así consideran que se deben incrementar los espacios para el buen uso del tiempo libre en los linderos de su comunidad.

Isabel Leonardo, muy identificada por todos como María Villa Playwood, y quien es además la presidenta de la Junta de Vecinos de Villa Esperanza, señaló que desde hace varios años el sector presenta diversos inconvenientes, vinculados específicamente a los servicios públicos.

“Estamos a la espera de nuestro director municipal que ha prometido tantas cosas para nosotros como la colocación de lámparas, sobre todo en la vía principal, lo que ha generado que aumenten los atracos por la oscuridad reinante. Además de eso, todas las calles están malísimas sin asfaltar y cada vez más sumergidas en el polvo propensos a padecer de enfermedades respiratorias”, indicó.

El asfaltado de las calles es uno de los clamores de los residentes de Villa Esperanza.

Leonardo expresó que constantemente mantienen reuniones con las autoridades distritales con la finalidad de que la comunidad sea incluida en el plan de asfaltado, que adelanta el Ministerio de Obras Públicas y la Junta Municipal, pero dichas acciones solo se han quedado en promesas.

La dirigente comunitaria precisó que a todos los problemas que enfrentan se suma la falta de aceras y contenes, que también forma parte de los ofrecimientos del director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez, quien prometió realizar inversiones en esta materia.

En cuanto a la inseguridad en el sector, manifestó que la Policía Nacional efectúa permanentemente operativos de patrullaje, lo que se traduce en una reducción de los índices delictivos en la zona. Sin embargo, en los lugares donde no hay alumbrado público, se registran asaltos a cualquier hora de la noche sin importan la presencia de transeúntes.

“Yo soy realista, entiendo que hay muchos sectores que atender, pero no queremos continuar en esa larga espera, que se trata de años incluso, para que todas esas carencias que hoy tenemos sean resueltas satisfactoriamente y la calidad de vida de nosotros como habitantes y de la comunidad mejore”, dijo la presidenta de la Junta de Vecinos de Villa Esperanza.

Igualmente, Manuel Pérez Feliz, vecino del sector, aseguró que la zona cuenta con gran presencia de nacionales haitianos, quienes a su juicio, la mayoría están en estatus migratorio irregular y son los principales promotores de riñas sobre todo en colmadones.

“Aquí viene la policía casi que a diario más no controlan mucho las constantes peleas y Migración se mete por todos lados menos para Villa Esperanza. Por eso es que se siguen formando todos estos desordenes”, señaló.

Para Pérez Feliz, la falta de ocupación de los jóvenes del sector también preocupa y eleva el consumo de alcohol y drogas, quienes no están acudiendo a los centros educativos y no desarrollan actividades productivas que beneficien a la comunidad.

Otro de los problemas que enfrentan en la comunidad es el surgimiento de un vertedero ilegal donde se acumula mucha basura y malos olores.

Servicio de agua

Isabel Leonardo (María Villa Playwood), presidenta de la Junta de Vecinos de Villa Esperanza.Otro de los problemas que denuncian los moradores de este sector es la deficiencia en el servicio de agua. Eusebio Martínez, quien vive en la calle principal de Villa Esperanza, destacó que el preciado líquido no está llegando permanentemente al sector, situación que no solo se vive en esta zona, sino en diferentes lugares del distrito Verón-Punta Cana.

“El agua durante un tiempo ha estado viniendo regularmente, pero en los últimos días ha estado llegando con fallas, es decir, con dificultades por el poco tiempo en que la ponen que no da chance a que la cisterna se llene lo suficiente”, expresó.

Martínez agregó que en la comunidad existen personas que utilizan el sistema de agua compartido. El líquido es extraído del suelo, con una bomba sumergible, que posee una de los vecinos del lugar, pero corren el riesgo de consumir el agua contaminada de diferentes bacterias.

“El problema también está cuando a esa persona, que le pagamos para el suministro del agua, se le echa a perder la bomba, porque agrava más la situación y una gran parte de la gente se ve directamente afectada”, acotó.

Vertedero ilegal

Manuel Pérez Feliz, vecino del sectorEn la comunidad de Villa Esperanza, en una de las calles principales, los vecinos se han estado quejando del surgimiento de un vertedero ilegal, que cada día aumenta considerablemente los niveles de basura.

Osiris Méndez Batista, propietario de una de las viviendas cercana a este vertedero, denunció que la acumulación de desechos y la generación de malos olores no permiten que los habitantes de la zona puedan vivir en paz.

“Lo peor viene en la noche cuando hay personas, que además de no tener conciencia, queman toda esa basura y el humo se mete en nuestras casas al punto que no podemos ni respirar. Esa acumulación de basura tiene ahí bastante tiempo y ya no sabemos qué hacer para detener eso”, manifestó.

Méndez refirió que una vez llegan los camiones recolectores de desechos, estos optan por llevarse la basura puesta en las viviendas de los vecinos, pero no recogen la que está puesta en dicho que vertedero que surgió ilegalmente.

“Si ellos se llevaran esa basura la gente entonces no estaría agregando más desechos y ese sitio no estuviera tan contaminado como está. Nosotros tenemos miedo a enfermarnos con la cantidad de moscas que entran a nuestras casas”. Hizo un llamado a las autoridades distritales para que asomen al lugar y puedan constatar tal situación, a los fines que se apliquen los correctivos necesarios.