JBavaro Banner 728x90

Cementerio de La Ceiba llegó al colapso y el nuevo no da señales de inicios

Escrito por Julio González jgonzalez@editorabavaro.com.

La construcción de lo que será el Cementerio de Verón muestra pocos avances.

Verón. El Cementerio de La Ceiba, único campo santo con el que cuenta el Distrito Verón-Punta Cana, disponible para una creciente población de más de 50 mil personas, llegó al colapso de sus instalaciones.

Este cementerio está a unos 20 kilómetros de Verón, aproximadamente, y en reiteradas oportunidades tuvo que ser remozado por la Junta Distrital, puesto que no estaba en condiciones para sepultar a los fallecidos. Cada vez que llovía, el agua inundaba los terrenos donde están los nichos, y reflejaba la angustia de los residentes que acudían a sepultar a alguien o a visitar las tumbas de sus seres queridos.

La Junta de Vocales prohibió la venta y construcción de tumbas

Hoy en día luce sólo con una notable mejoría en su apariencia, en comparación con los últimos dos años, pero ya sin espacios para atender la demanda en la zona turística. Y esta fue la razón por la que el tema llegó a la Junta de Vocales de Verón-Punta Cana, donde sus integrantes ven con preocupación la situación que enfrenta el campo santo.

La instancia, durante su tercera sesión efectuada el pasado 4 de julio, emitió una disposición en la que prohíbe la construcción y venta de tumbas en el cementerio de La Ceiba a personas físicas, puesto que ya está colapsado y no cuenta con los espacios suficientes para tal fin.

El presidente de la Junta de Vocales, Miguel Carpio, informó que sólo autorizaron la construcción de nichos tomando en cuenta que el campo santo de La Ceiba está en su máxima capacidad de ocupación.

“En La Ceiba entendemos y vamos a gestionar con uno de los proyectos que se ejecutan en esta área, la donación de terrenos para ver si podemos seguir garantizando el entierro de los difuntos que son de la comunidad. Por ahora, la construcción de unos 32 nichos solucionará un poco hasta que se entregue el Cementerio de Verón”, señaló Carpio.

A esos 32 nichos a los que se refiere le fueron aprobadas la ampliación de construcción a la Fundación “Mi milagro Isanely”, dirigida por la señora Wendy Gómez de Ramírez. De acuerdo a la comunicación enviada a la Junta de Vocales se pide una cantidad de terrenos para tales fines, a objeto de contribuir al entierro de personas con bajos recursos económicos y que no tienen familias.

La petición fue aprobada en virtud de que estarían ahorrando estos trabajos a la Junta Municipal, y según Carpio durante la discusión del tema en la plenaria no va en contradicción con la prohibición de ventas de lo que es el suelo. “Hay una ‘ele’ en la parte final, que ya tiene dos niveles y ellos estarían solicitando otro nivel más”, dijo Carpio.

La vocal Mirtha Herrera, quien además es conocida como luchadora social de la comunidad de La Ceiba, explicó que tanto la Junta Municipal como cualquier otra institución que desee construir nichos le será permitidos, pero lo único que no desean es que se vendan terrenos.

Herrera sostuvo que la comunidad lo permite, ya que es necesaria la sepultura de cualquier fallecido y que lo pide la referida fundación es el permiso para seguir construyendo nichos en los terrenos, que en la pasada gestión distrital de Radhames Carpio le fueron otorgados.

El Cementerio de La Ceiba ya está colapsado y es el único campo santo de la zona turística.

CEMENTERIO DE VERÓN

A raíz de situaciones anteriores, como inundaciones y descuido del campo santo de La Ceiba, desde finales del 2016 las autoridades distritales han anunciado la construcción del Cementerio Municipal de Verón, que permitiría descongestionar el ya existente y tendrá mejores condiciones para una sepultura digna.

Los terrenos fueron donados por el hacendado Víctor Manuel Castillo, quien donó 63 tareas, equivalente a casi 40,000 metros cuadrados para el desarrollo de los trabajos, que se ejecutan en la zona conocida como Los Farallones, un área comprendida entre el Hoyo de Friusa y Las Dos Jardas.

Durante los casi dos años de su anuncio, mucho se ha hablado del “confort” y las “bondades” que este cementerio pudiera ofrecer a los familiares de los difuntos, entre las que figuran: cámaras de seguridad, wifi gratis, capilla, áreas verdes, parqueos y baños.

El director municipal de Verón-Punta Cana, Ramón Ramírez, había prometido que para el 2017 esta obra sería una realidad. Ha pasado el primer semestre del 2018 y los avances del campo santo han sido pocos significativos.

Actualmente, los accesos para ingresar a este lugar son extremadamente difíciles, dependiendo por cual lugar se piensa acceder. Si es por Las Dos Jardas, el trayecto es transitable hasta cierto punto, luego de unos 2 kilómetros aproximadamente de recorrido partiendo desde Verón. De allí, no se puede acceder en vehículo ya que las condiciones del área no lo permiten por su falta de acondicionamiento.

Si el ingreso es por el Boulevard Turístico, cerca del Hoyo de Friusa, el acceso es aún más difícil, tomando en cuenta que el recorrido hasta la obra del cementerio es de alrededor 5 kilómetros y durante el trayecto se visualizan vertederos improvisados, falta de acondicionamiento de la vía y sobre todo el personal adelantando la construcción.

Los trabajos parecen estar paralizados, pues el lugar permanece bastante desolado y solo se observa que se ha construido lo que será la fachada de entrada y el área de nichos, además de la maleza y los materiales de la obra abandonados.

De acuerdo con lo anunciado con Ramírez, a principios del 2017, la primera fase del Cementerio de Verón sería entregada en el mes de abril de ese mismo año, cuyo campo santo sería el más moderno del Este del país. Cabe destacar que el costo total de inversión, luego de finalizada la obra, es de unos 20 millones de pesos.

Iniciando el 2017 se le entregó a la contratista 1 millón 162 mil correspondiente y en esa oportunidad Ramírez había anunciado que los empresarios Leonel Taveras, Víctor Castillo, Juan Morales, Juan José Montilla, Tony Termini, entre otros, trabajarán los primeros tres kilómetros y aportarán la maquinaria para abrir la trocha que sea necesaria hasta llegar al campo santo.

“ESTAMOS TRABAJANDO”

A pesar de las condiciones en las que se encuentra la construcción de lo que será el nuevo cementerio de Verón, el director municipal dice que “está prácticamente listo y el tema de la calle pues tiene un monto muy alto y nosotros no tenemos los recursos; estamos haciendo negociaciones con empresarios y amigos para poder adelantar esto”.

La autoridad distrital indicó que están colocando las vigas de la entrada, terminando los nichos y acondicionando las áreas, además del espacio de los solares que estarán a la venta se está preparando.

“Eso también va a estar listo en los próximos días, lo que tenemos que agilizar es el tema de los tractores y otras maquinarias para culminar los dos kilómetros que nos faltan y que empalmarían con Verón”, manifestó Ramírez.

En el Cementerio de La Ceiba para sepultar a los fallecidos, según la encargada de la Funeraria Municipal, Katty Altagracia Molina, se excavan hoyos a los fines de atender entierros.

Para estos fines, la Junta Municipal exige copia de la cedula de identidad del solicitante, quien solo deberá pagar 1,500 pesos al sepulturero. La instancia sólo cobra 6,500 pesos el nicho, monto que se desembolsa cada cinco años.