JBavaro Banner 728x90

Obispo de Higüey: si se deja de amar a la Virgen, se perdería la soberanía

Escrito por Romayra Morla rmorla@editorabavaro.com.

Actos conmemorativos por el Día de La Altagracia

Higüey. Como cada 21 de enero, el presidente Danilo Medina Sánchez participó de los actos solemnes que se celebran en conmemoración al Día de la Virgen de La Altagracia, madre protectora del pueblo dominicano, en la Basílica de Higüey.

Durante la eucaristía, el obispo de la Diócesis de La Altagracia, monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, manifestó en su mensaje central que mientras el pueblo dominicano conserve su fe católica será siervo y vasallo de la Virgen, mientras lo sea seguirá siendo dominicano; sin embargo, que si deja de amarla, dejaría de ser independiente y soberano; que la devoción por ella es la mayor garantía de supervivencia como Nación, así lo demuestra la historia.   

Asimismo, enfatizó que la Iglesia, como María, esta llamada a tener una actitud de acogida para todos los que sufren en el país; los ancianos, la niñez desprotegida, la juventud descarriada por falta de oportunidades, los hogares destruidos, el irrespeto a la vida de las personas, tanto a los que se refieren al crimen callejero como a los que se les priva la vida antes de nacer.

En tanto que, la vicepresidenta de la República; Margarita Cedeño de Fernández, expresó que el Día de La Altagracia debe celebrarse con regocijo y, a la vez, agradecer por las familias, por el trabajo, por todo lo que reciben y por aquello que les quitan.

También asistieron a la misa, la Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina; el ministro de Obras Púbicas, Gonzalo Castillo, La ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino; el ministro de Defensa, Rubén Darío Paulino Sem; el presidente de GRUPO PUNTACANA, Frank Rainieri y su esposa Haydée Rainieri; el senador Amable Aristy Castro; el gobernador provincial, Ramón Güilamo Alfonso, la alcaldesa Karina Aristy, entre otros funcionarios, quienes participaron en el almuerzo que les ofrece el Obispado de Higüey.