JBavaro Banner 728x90

Muertes trágicas de dos niños en menos de cinco días estremecen munícipes de Higüey

Escrito por REDACCIÓN BÁVARONEWS.

Las muertes de estos niños han enlutado a toda la población.Higüey. Las muertes trágicas de dos niños en menos de 5 días han impactado a la población de La Altagracia, pero en las horrendas condiciones en que sus verdugos cometieron estos hechos ha sobrepasado los límites de indignación en toda la provincia.

El pasado viernes fue hallado el cuerpo de Joneury Daniel Encarnación, de apenas 3 años,  en unos matorrales de la sección Santana, del municipio de Higüey, hecho que impactó a la población. Más tarde, la Policía apresó a un nacional haitiano, quien según la institución confesó ser el autor material, porque el menor peleaba con sus hijos.

No obstante, el pasado lunes fue hallado el cuerpo de la niña Rosairis Maite Rivera, de 11 años. La menor tenía dos estocadas, una de ella en el cuello, su ropa estaba desgarrada, lo que se presume que también fue violada. Horas antes, vecinos en la familia había protestado frente a la Policía Nacional de Higüey exigiendo que aparezca la niña.

El cuerpo de la niña fue hallada en el Distrito Municipal de La Otra Banda, en unos cañaverales detrás del cuartel policial. Rosairis salió de su casa desde el pasado jueves, a las 8:00 de la noche. Su residencia está ubicada en el sector Mamá Tingó de esa localidad y según se dijo salió a un colmado a comprar unos plátanos para la cena.

Por este hecho, la Policía y el Ministerio Público buscan al nombrado “Yoyo”, vecino de la familia, y quien supuestamente acosaba de forma constante a la menor. También se apresó la mujer de este para fines de investigación.

Hasta el cierre de esta edición, las autoridades habían realizado varios allanamientos en la ciudad para dar con el paradero de los responsables de esta muerte. En ambos hechos, que han enlutado a la población, los vecinos de las víctimas han estado vinculados, según las autoridades.

Ciudadanos han expresado su indignación en las redes sociales, no sólo porque se trata de asesinatos, sino porque son niños; pero peor aún, por la forma en que fueron ultimados.