JBavaro Banner 728x90

El Distrito Educativo 12-01 necesita de al menos 100 maestros para suplir demandas de escuelas

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

El director del Distrito Educativo 12-01, dijo que están esperando la orden del Ministerio de Educación para poner a trabajar los maestros contratados

Los Corales. Comerciantes artesanales de las plazas El Pirata, Becaria, Secret y Meliá, que hacen vida en la playa Los Corales, están dispuestos a dialogar con los vendedores ambulantes agrupados en la Asociación de Vendedores y Pescadores de la Playa Bávaro, Macao y Arena Gorda (Asovepabapuma).

Luís Miguel Alcántara, representante de la plaza El Pirata, aseguró que las autoridades llamaron a una parte de los comerciantes para convocar a una reunión, con la finalidad de que las partes lleguen a un acuerdo satisfactorio que no afecte la actividad turística de la zona.

“Queremos trabajar en paz, sin buscar problemas a nadie, buscándole el pan a nuestros hijos, y mientras menos problemas hayan es mucho mejor para todos. Pedimos respeto para los comerciantes que estamos en regla, y por eso estamos dispuestos a dialogar y establecer acuerdos amigables y convenientes para ambas partes”, destacó Alcántara.

Reiteró que los vendedores que conforman estas plazas poseen su Registro Nacional de Contribuyentes (RNC), y asumen pagos de servicio eléctrico, alquiler, gastos de personal, entre otros.

Dijo que hace algunos meses se acordó que dos de estos comerciantes informales integraran la plaza que dirige, pero que ingresaron alrededor de 28. “Ellos como ambulantes no operaban ahí, hasta unos ocho meses que ocuparon la playa para vender sus productos”, afirmó.

A su juicio, en los últimos días se ha incrementado la presencia de vendedores informales en la playa Los Corales, por lo que considera una competencia desleal y que viola los acuerdos que durante años han establecido con presencia de las autoridades.´

A principios de este mes, los vendedores de la plaza El Pirata iniciaron la reubicación en estas instalaciones, luego de que se emitiera una sentencia a su favor hace algunos meses.

Después de que estos fueron desalojados, en diciembre del año pasado, acudieron a las instancias judiciales, donde obtuvieron una sentencia que les permite la reubicación a este lugar.

Con la anuencia del juez que emitió el veredicto y de la Policía Nacional, los inquilinos efectuaron las labores de reparación de los establecimientos, a los fines de dar inicio con las actividades de venta.