JBavaro Banner 728x90

Para Rusia y China, África se ha convertido en el nuevo territorio de disputa

Escrito por Fuente Externa redaccion@editorabavaro.com.

AfricaRusia. “África debe entender que China al igual que Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y Brasil llegaron no por el interés del continente, sino por interés de cada uno de ellos”.

Esas son palabras de Sanusi Lambido Sanusi, otrora director del Banco Central de Nigeria, en un artículo de opinión que publicó en el Financial Times, en 2013.

Sanusi reflejaba así una realidad que empezó con el colonialismo europeo, siguió con la puja de influencia entre EE.UU. y la URSS durante la Guerra Fría y que ahora se puede aplicar a las nuevas fuerzas que buscan campo fértil para sus intereses económicos y políticos.

A medida que Occidente ha empezado a reducir su presencia en África, ese vacío ha quedado a disposición de las estrategias que Pekín y Moscú puedan tener en el continente.

Rusia, por su parte, ya no goza de los mismos fuertes vínculos que tenía en épocas de la Unión Soviética con sus aliados africanos “antiimperialistas” durante la Guerra Fría; sin embargo, su últimas iniciativas apuntan a la reactivación de esa histórica relación e incluso la incursión en nuevos territorios.

Esas metas rusas quedaron en evidencia con la gira el pasado marzo del ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, por Namibia, Zimbabue, Angola, Mozambique y Etiopía, países del antiguo eje de influencia de la URSS.

Además, el reciente asesinato en circunstancias misteriosas de tres periodistas rusos que investigaban la presencia militar de Rusia en la República Centroafricana reavivó especulaciones sobre los nuevos intereses del Kremlin y sus posibles operaciones clandestinas en ese país.

Por el momento no hay una carrera abierta por imponer una huella en el continente africano. Frecuentemente China y Rusia han competido en los mismos mercados, pero han sabido manejar la rivalidad en aras de una buena relación entre ellos.

“Eso no quiere decir que no pueda darse un enfrentamiento en el futuro”, dice Mijail Smotryaev, productor del Servicio Ruso de la BBC que ha investigado el tema.

Las iniciativas chinas en África son relativamente recientes, explica. Hubo una pequeña presencia hace años, pero nada que se comparara a lo que tenía la entonces Unión Soviética en los años 70 y 80.

Pero las cosas han cambiado. El comercio entre China y África Subsahariana hasta ahora ha sido de US$220.000 millones y el país asiático tiene proyectado que para 2020 sea de US$350.000 millones.

Esa cifra sería 100 veces más de lo que Rusia comercia en la actualidad, que está en sólo US$3.600 millones, según las cifras que ofrece el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso.

Para dar un mayor contexto al rezago, el comercio de Estados Unidos con África es de US$37.000 millones, 10 veces más de lo que declaran los rusos. Mijail Smotryaev señala que debido a diferentes acuerdos y condiciones, no es fácil calcular las cifras comerciales exactas, pero está claro que China invierte en África muchísimo más que Rusia.