JBavaro Banner 728x90

¿Qué tipo de presidente será Andrés Manuel López Obrador para México?

Escrito por Fuente Externa redaccion@editorabavaro.com.

Andrés Manuel López Obrador.Ciudad de México. En las votaciones del pasado 1 de julio, los mexicanos eligieron por un amplio margen a Andrés Manuel López Obrador como su próximo presidente. AMLO, como se le conoce, ha sido tachado de populista, izquierdista, autoritario y nacionalista.

No obstante, también se ha dicho que es un pragmático y un conservador en materia fiscal. López Obrador es tanto un ideólogo de izquierda como un político pragmático. Favorece un mayor gasto social y también afirma ser un conservador fiscal. Defiende las elecciones como un demócrata comprometido, pero hace campaña como un populista, y tiene una vena autoritaria.

El nuevo jefe del Gobierno azteca es un capitalista que hace un llamado para que el Estado tenga una mayor intervención en la economía. Insiste en que apoya a las empresas, pero acto seguido critica ferozmente por su nombre a los líderes empresariales de México debido a su historial de pactos favorables con el gobierno. Su coalición incluye a admiradores de la extrema izquierda de Fidel Castro y Hugo Chávez, evangélicos socialmente conservadores y casi a todos los que se encuentran entre estos dos extremos.

Es un político complejo que ha hecho declaraciones aparentemente contradictorias a lo largo de su carrera política y durante la actual campaña presidencial.

López Obrador es un ideólogo que se propone transformar a México en lo político, en lo económico y en lo social, pero que prefiere un cambio gradual a un levantamiento revolucionario acelerado; es un populista susceptible que ataca a sus opositores, pero opera dentro de los límites borrosos de la política mexicana. Sus metas tienen una motivación ideológica, pero sus programas son en su mayoría pragmáticos.

En cuanto a las políticas económicas, el presidente electo dice que espera financiar un marcado aumento en el gasto de previsión social a través de una campaña anticorrupción y programas de austeridad gubernamental. Sus críticos, entre ellos destacados analistas fiscales, argumentan que los ahorros distan mucho de poder cubrir su larga lista de deseos.

A muchos les preocupa que ponga en práctica una economía parecida a la de Hugo Chávez, gastando lo que no tiene, pero las declaraciones de López Obrador y su mandato como jefe de Gobierno de Ciudad de México sugieren lo contrario. Parece probable que arranque sus programas prometidos, pero al ritmo que dicte la disponibilidad de los fondos. Da la impresión de que entiende que actuar de otra forma podría provocar inflación, algo que daña más a los pobres.