JBavaro Banner 728x90

Washington denuncia Colombia sigue inundando su territorio de cocaína

Escrito por Fuente Externa redaccion@editorabavaro.com.

Washington denuncia Colombia sigue inundando su territorio de cocaína

Washington. El adiós a las armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla colombiana, y su compromiso a abandonar negocios ilícitos debería estar suponiendo un descenso drástico de la producción de cocaína en Colombia.

Sin embargo, eso no es así y la llegada de la droga desde ese país a Estados Unidos sigue en aumento, en una tendencia al alza puesta de manifiesto en el informe anual de la DEA, la agencia antidroga estadounidense, publicado la semana pasada.

La DEA considera “inciertos” los efectos que la implementación de la paz en Colombia puede tener a largo plazo en el narcotráfico, negocio en el que las FARC han jugado un papel destacado desde hace años y con cuyos beneficios económicos, según indican los expertos, financiará su actividad política.

De momento, lo que indica el informe de la DEA es que el cultivo de hoja de coca en Colombia seguirá aumentando este año, por lo que en 2018 continuará el incremento de cocaína colombiana que llega a EE.UU. Se trata de la mayor cantidad de cocaína llegada a ese país en diez años, y también del mayor número de consumidores y de muertos, con un incremento del 25% en fallecimientos por sobredosis en el último año.

Según esas cifras oficiales, más del 92% de la cocaína que alcanza el mercado estadounidense procede de Colombia; el 6% llega desde Perú.

Washington y Bogotá discrepan sobre la producción de cocaína en Colombia. EE.UU. estima que entre 2015 y 2016 la producción aumentó un 35%, pasando de 520 a 710 toneladas, mientras que la extensión cultivada se habría incrementado un 18%, pasando de 159.000 a 188.000 hectáreas.

El Gobierno colombiano, siguiendo datos de Naciones Unidas, sitúa la última cifra en 146.000 hectáreas. En cualquier caso, ambas instancias coinciden en que ha habido un pronunciado aumento del cultivo de coca y de la producción de cocaína.

Estados Unidos lo atribuye en parte a la decisión colombiana de mediados de 2015 de suspender las fumigaciones con pesticida, alegando razones de salud pública, pero también lo achaca al proceso de paz.