JBavaro Banner 728x90

¿Cuán ventajistas son realmente las elecciones en Venezuela?

Escrito por Fuente Externa redaccion@editorabavaro.com.

Maduro enfrenta las primeras elecciones a las que el chavismo llega por debajo en las encuestas

Venezuela. “Pura sangre de Chávez”, “Ingenio Hugo Chávez”, “Esfuerzo de Hugo Chávez”, “Por aquí pasó Chávez”.

Así se llaman algunos de los nuevos centros de votación registrados por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

A diferencia de las mesas tradicionales, instaladas en escuelas, estos nuevos centros de votación identificados con el fallecido expresidente se encuentran en consejos comunales o complejos habitacionales de Misión Vivienda, espacios que bien pueden considerarse como el corazón de la Revolución Bolivariana, el fruto de sus ambiciosas políticas asistencialistas.

CÓMO SE VIVE EN LAS “CASAS DE CHÁVEZ”

Unos 350.000 electores están registrados para votar en estos centros, una cifra estadísticamente irrelevante si se compara con las más de 19 millones de personas inscritas para votar en las legislativas.

“Pero así sea irrelevante en números, lo que esto muestra es que el oficialismo está empleando todas las estrategias posibles para ganar las elecciones”, le dice a BBC Mundo Eugenio Martínez, uno de los expertos electorales más influyentes del país.

El periodista de El Universal ha reportado la fuente electoral durante estos últimos 17 años en los que Venezuela, en medio de una creciente y profunda polarización, ha visitado las urnas 19 veces.

Y no duda en afirmar que ésta ha sido la campaña más desequilibrada de la historia reciente de Venezuela.

Aunque acota, coincidiendo con otros expertos en la materia, que eso no significa que haya fraude electoral.

Incluso la oposición, que se agrupa en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), ha declarado que el fraude electoral es prácticamente imposible, debido a que, entre otras cosas, la totalización de los votos se hace a través de un sistema encriptado que los testigos de ambos partidos pueden vigilar en todo momento.

Pero, a diferencia de elecciones pasadas, el chavismo llega por primera vez muy por debajo de la oposición en los sondeos de intención de voto.

La escasez de algunos productos, la inflación más alta del planeta y la recesión económica –sumado a la inseguridad y la ausencia del carismático Hugo Chávez– han hecho que la oposición, pese a su división interna, sobrepase al gobierno por hasta 30 puntos porcentuales según el último sondeo de Datanálisis, la principal encuestadora del país.

Otras encuestadoras, incluso aquellas consideradas “del gobierno”, también vaticinan un triunfo opositor.

El escenario es inédito, y a eso los expertos atribuyen el aumento del supuesto ventajismo.

Incluso, antes de que Chávez subiera al poder, el sistema electoral ya era considerado desequilibrado.