JBavaro Banner 728x90

Decenas de alumnos llevan años caminando hasta diez kilómetros para llegar a su escuela

Escrito por Génesis Pache gpache@editorabavaro.com.

Estudiantes caminan hasta diez kilómetros diarios para llegar a la escuela en Macao

Macao. No sólo los estudiantes de Juanillo y Cabeza de Toro han tenido que pasar por la situación de viajar largas distancias a pies, y esperar a que un conductor se apiade de ellos y los lleve a su destino. Esta misma odisea la viven 56 estudiantes de la Escuela Básica Camila Henríquez Ureña, de la comunidad de Macao.

La directora del centro Educativo, Ivelisse Valdez, confirmó que los 56 niños que a diario viajan a pies están entre las edades de 5 a 17 años. Los mismos son provenientes de comunidades como El Cajuil, La Ceiba, El Salado, Sueño Verde, Guiri Gui y Machiplán. Esta última comunidad queda a unos 10 kilómetros de la escuela donde estudian estos niños.

Estos estudiantes se enfrentan a diario a la peligrosidad del Boulevard Turístico, puesto que deben cruzar justo en la intersección entre Macao y La Ceiba, y caminar hasta que alguien se detenga y los lleve a dicho centro de estudios o por lo menos los deje cerca.

Valdez dijo que estos estudiantes no sólo deben regresar a sus casas a pies, sino que de mañana deben levantarse muy temprano para llegar a tiempo a la escuela, porque es larga la distancia que deben recorrer.

Niños de la escuela de Macao esperando en el Boulevard Turístico.

“Vienen pidiendo bola (ser transportados gratis), porque a veces el transporte público no los quiere montar. A veces no encuentran transporte por esa zona y vienen pidiendo bola, como pueden, en las mañanas”, agregó Velez.

La directora también informó que esta situación hace que los estudiantes lleguen tarde, aunque salgan temprano, pero se les permite la entrada al plantel, por vivir muy lejos de la escuela.

Contó que tuvo una situación con una niña que fue retirada de la escuela por su madre, porque en ocasiones llegaba a las 8:00 de la noche debido a que no encontraba transporte.

“He tenido otros niños que se me han accidentado, porque al estar pidiendo bola se suben en camionetas y motores y se han caído”, señaló la docente. El Boulevard Turístico representa un peligro para estos estudiantes, porque es una de las vías en las que más accidentes de tránsito ocurren en la zona turística de Verón-Punta Cana.